Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 28 5 2006 53 La ciencia, materia estrella de la Feria del Libro de Madrid con publicaciones, encuentros y exposiciones Vargas Llosa presenta sus obras completas y se cita con numerosos lectores en el Parque del Retiro FESTIVAL DE CINE DE CANNES una película que consigue congregar el universo imposible de Guillermo del Toro, colmado de endriagos, gárgolas, alimañas, quimeras y ruidos y olores a fábula y patraña, con la mustia e infecta época de posguerra, compendiando todo aquel universo doliente, cruel y aconejado en una leve peripecia entre un pequeño destacamento de militares al mando del Capitán Vidal (interpretado por un frío y magnífico Sergi López) y una patrulla de maquis La argucia del libreto en el que nos sume Guillermo del Toro consiste en que el pavor no destruya el hechizo, pero que tampoco el hechizo anule el pavor. Terrorífica y fascinante Película terrorífica y fascinante. Hay escenas de una dureza atroz, violentas visual y espiritualmente, que contraindican el hecho de que sea vista por el público impresionable, pero el engrudo íntegro de El laberinto del fauno es el de un cuento infantil, un terrible, inhumano y desgraciadamente real, verídico, cuento infantil. No sólo está magnífico Sergi López en su papel de engendro del mal, sino que también resulta sorprendente la niña Ivana Baquero: sorprendente tanto por su porosidad para transmitir tantos sentimientos complejos y contradictorios, como por su parecido (físico) a Ariadna Gil, que hace el papel de madre. Maribel Verdú también lleva su tremendo personaje con cara hosca y con mano larga. En fin, de algún modo, la película y todos ellos quedaron ayer colocados en un buen lugar. La película argentina se adivinaba tremenda, un mal trago, pero al menos ya en su título proclamaba, por decirlo de algún modo, su final feliz: Crónica de una fuga La acción transcurre en un caserón en el que unos agentes del gobierno militar mantienen encerrados y bajo presión y tortura a unos jóvenes que han sido desaparecidos de un día para otro... Bien, es una de esas películas recomendables, pero que uno no sabe nunca a quién recomendársela. Hoy clausura el potro de tortura que ha sido esta edición una película de Tony Gatlif, Transilvana Los que conocemos el cine del argelino Tony Gatlif a lo mejor no entramos al remate de ese córner. Guillermo del Toro bromea con los actores de su película, ayer en Cannes AFP Con El laberinto del fauno de Guillermo del Toro, se despeja el camino a la clausura Hoy se entregan los premios de esta edición, que nunca cogió velocidad b Además de la de Guillermo del Toro, se proyectó la película del uruguayo Adrián Caetano Crónica de una fuga y ambas consiguieron subir la tensión y el tono bajo de la sección oficial E. RODRÍGUEZ MARCHANTE ENVIADO ESPECIAL CANNES. Parecía como si estuviera escrito en la última línea del guión de este festival tan tortuoso: para terminar, tortura. Los dos títulos que cerraron el capítulo de la competición fueron Crónica de una fuga de Adrián Caetano, sobre unos torturadores en la Argentina de dictadura militar, y una hispanomexicana, de Guillermo del Toro, El laberinto del fauno sobre un torturador en la España de la posguerra. Ambas películas contribuyeron a dignificar en parte lo que ha sido un tono general más bien tobillero, por lo que su relación con la tortura no era que sometían al espectador al suplicio de tener que verlas, como tantas otras de las engullidas en la competición, sino porque sencillamente trataban de ella. Bueno, no sencillamente. Antes de hacer un ligero (sólo puede ser ligero) balance de esta edición que hoy termina con la entrega de premios, y de ofrecer el consabido patinazo sobre los posibles ganadores, hay que tratar más en menudo la película de Guillermo del Toro, una increíble y poética fantasía sobre las fauces sanguinolentas de nues- tra posguerra, con una niña que vive a la vez en dos mundos. Es Ofelia, cuya madre tras enviudar se casa con un capitán déspota y sádico, y es también una Princesa que descubre a Pan, el fauno, que le revelará los secretos de un reino mágico que la espera... Y entre esas portada y contraportada, Todos miran a Pedro Almodóvar En todos los ambientes y pronósticos y en cada quiniela sale el mismo favorito para la Palma de Oro: Pedro Almodóvar. Y cualquier otra solución para el enigma que resolverá hoy el jurado que dirige Wong Kar- wai sería una sorpresa. Y es el máximo favorito por dos motivos: el primero, porque Volver ha sido, en general, la película que más ha gustado y la más puntuada en esos paneles de estrellitas de las revistas del festival; y segundo, porque es un jurado que le sienta como un guante, como hecho a medida, y no sólo porque se dé la circunstancia (nunca nueva, pero siempre mosqueante) de que entre sus miembros esté Lucrecia Martel, directora argentina a la que produce Almodóvar. Desde Wong Karwai, confeso admirador del cine de Almodóvar, hasta Tim Roth, personaje que cabe perfectamente en el universo almodovariano, todo parece mirarlo a él... Pero... y es más un sin embargo que un pero, no deberíamos desestimar las otras películas que acechan a Volver y que se consignan por orden de preferencia: Babel de González Iñárritu; Maria Antonieta de Sofia Coppola; El laberinto del fauno de Guillermo del Toro, y Las luces del extrarradio de Aki Kaurismaki... Con ellas debería Volver acomodar el palmarés, aunque ayer también se proponía el nombre de Depardieu como candidato al premio de actor por esa película de ni fu ni fa titulada Quand jétais chanteur Penélope Cruz sería otra opción de peso como mejor actriz. Es el final de un festival de los más latosos que se recuerdan. No hay que descartar que sea rubricado con algún premio para los títulos más cargantes, como Juventude em marcha Flandres o la petardada de Richard Kelly.