Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 28 5 2006 27 La Unión Europea se da otro año de reflexión para salvar la Constitución tras el no de Francia y Holanda Álvaro Uribe será reelegido hoy como presidente de Colombia, a tenor del 54 por ciento de apoyo en las encuestas Ríos de lava en el volcán Merapi, activo en la zona desde hace dos semanas AP SEÍSMOS Y VOLCANES, FENÓMENOS PARALELOS EMILIO CARREÑO. Director de la Red Sísmica del Instituto Geográfico Nacional Una víctima es recogida por sus vecinos entre los restos de su casa, en Wedi REUTERS a utilización del estudio de las señales sísmicas para hacer un seguimiento de la actividad de los volcanes es una práctica fundamental para determinar su evolución. Esto se debe a que todas las erupciones volcánicas vienen acompañadas de algún tipo de anomalía sísmica. A lo que no podemos contestar con seguridad científica es a la pregunta lógica de si el terremoto ocurrido ayer en la isla de Java, cuyo epicentro se encuentra aproximadamente a 25 kilómetros de distancia del volcán Merapi, podrá acelerar su proceso eruptivo ya en marcha. Casos conocidos en este sentido son el terremoto de Landers, en el Estado de California, que en 1992 y con una magnitud de 7,3 grados en la escala de Richter activó la caldera de L Long Valley, a unos 600 kilómetros de distancia del epicentro del seísmo; o el volcán Rabaul, en Papúa Guinea, que con un pequeño terremoto de magnitud 5 grados disparó la erupción de 1994. Un caso totalmente contrario sucedió en septiembre de 1998 con un terremoto tectónico de magnitud 6,1 grados a tan solo 10 kilómetros del volcán activo Iwate, en el archipiélago de Japón, que produjo una reducción drástica en su actividad eruptiva. Aunque no podamos definirnos pues con claridad, quedémonos con un dato: en el siglo pasado, al menos veinte terremotos de origen tectónico reactivaron la actividad en otros tantos volcanes próximos; en algún caso tan solo diez horas después de la sacudida telúrica