Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 DOMINGO 28 5 2006 ABC Nacional Cinco redes dirigidas desde el extranjero controlan los delitos más violentos en España Las tramas tienen decenas de sucursales que trabajan todos los delitos de Cataluña se atribuyen a rumanos, kosovares y búlgaros aunque también puede estar actuando otra banda colombiana, con información previa CRUZ MORCILLO PABLO MUÑOZ MADRID. La globalización del crimen no es un concepto, sino una realidad. Según responsables de la lucha contra el crimen organizado, unas cuatro o cinco redes del máximo nivel y dirigidas desde el exterior son las que capitalizan las modalidades delictivas más violentas que se producen en nuestro país. Aquí tienen decenas de sucursales de ramificaciones dirigidas por sus lugartenientes que, estas sí, pueden estar especializadas. En los últimos días esta realidad ha dado la cara en Cataluña en forma de violentos asaltos a chalés, perpetrados b Los asaltos en su mayoría por bandas de países del Este de Europa (rumanos, albanokosovares y búlgaros) La decena de operaciones abiertas por los servicios centrales de la Policía están dirigidas contra grupos de estas nacionalidades, si bien no se descarta que también actúen colombianos que, a diferencia de los anteriores, ejecutan sus golpes con información previa de los objetivos. El modus operandi de las bandas en Cataluña no es nuevo, y el delito mucho menos; tampoco las cifras conocidas son realmente escandalosas (28 atracos violentos en terrirorio catalán en 2006) si acaso, la novedad la aporta la desproporción entre el daño causado a las víctimas y el botín. También hay que tener presente un elemento de polémica- -al que se achaca parte del problema- como es el repliegue- despliegue de Guardia Civil y Mossos d Esquadra. El 90 de los delitos violentos con- El modus operandi de las bandas tra la propiedad los cometen extranjeros, y es una estimación modesta. Por supuesto que robos en viviendas ha habido siempre. La diferencia es que al ladrón español, por lo general, lo sorprendía el inquilino y huía; estos se enfrentan explican responsables de la Comisaría General de Policía Judicial. Se han detectado en los asaltos a chalés que investigan la Guardia Civil, la Policía y los Mossos varios modus operandi distintos. De ahí que se especule con que estén actuando dos o tres bandas paralelas sin relación entre sí. No suelen contar con información previa o santo -sí en los casos en que han sustraído cajas fuertes- -y, pese a los graves episodios ocurridos, tratan de entrar de noche y sin que los dueños se percaten. Del golpe se ocupan cuatro o cinco, pero la banda es más amplia, de forma que se alternan. En el caso de los kosovares, están muy jerarquizados, lo que no hay que traducir exactamente a la mitología de que todos han sido aguerridos militares, mientras que los rumanos se reparten las funciones de forma muy concreta. La escuela de la cárcel Los coches utilizados han sido robados previamente y las armas que esgrimen son básicas. No existe relación entre los grupos, aunque algunos se conocen por su procedencia o por la escuela de la cárcel y, en un momento dado, pueden cederse infraestructura. Uno de los hándicap para combatirlos es su incesante movilidad. Se concentran y salen a robar, pero pueden vivir a cientos de kilómetros (se cree que algunos en pueblos de la sierra madrileña) Los especialistas resumen en una frase lo que está ocurriendo: Son delitos con mucha alarma y poca pena A renglón seguido, matizan: A la mayoría les sale gratis. Si los coges in fraganti y no los juzgas con un juicio rápido, cuando finalmente se celebra el delincuente queda absuelto en la práctica. El elemento de la violencia contra los moradores agrava la pena y puede determinar una prisión provisional, pero no es lo habitual Los investigadores no comparten la teoría más o menos difundida estos días sobre que los grupos de revientachalés se dediquen en exclusiva a este delito. No hay una sola banda mínimamente organizada que toque sólo un palo. Los que hacen chalés o pisos asaltan joyerías, cuando tienen ocasión, o perfumerías, roban los coches que luego utilizan para los atracos, suelen clonar tarjetas, las que han robado u otras, y la extorsión es otra Más del 90 de los asaltos a viviendas son perpetrados por extranjeros. Si no hay una reforma penal seria, entre todos estaremos legalizando el crimen dice la Policía de sus aficiones aclara un jefe operativo de la Policía. No es teoría. Las últimas detenciones de bandas rumanas y albanokosovares lo confirman. El primer problema es determinar qué se entiende por organización de crimen organizado. No hay acuerdo sobre qué engloba este concepto y cuáles son los niveles. Algunos de los parámetros más o menos aceptados son la violencia que emplea, la capacidad de hacer daño y el número de miembros, pero existen muchos más: continuidad en las acciones, delitos graves y que se obtengan beneficios, poder o influencia. Según estas características, el crimen organizado se dividiría así: nivel básico (entre tres y nueve integrantes) bajo (entre 10 y 24) medio (de 25 a 49 personas) alto (de 50 a 99) y superior o de máximo nivel, los auténticos grupos mafiosos, cuyas filas las engrosan más de cien delincuentes. De estas últimas, y dejando de lado el narcotráfico y parte de las redes dedicadas a la trata de seres humanos, la Policía considera que al menos hay cinco grupos instalados en nuestro país con cabece- Efectos intervenidos por la Guardia Civil a un grupo de asaltantes de chalés Poca planificación. Por lo general, apenas planifican los asaltos. Eligen determinadas urbanizaciones de cierto nivel y poca vigilancia y arrasan varias casas en una noche. Prefieren evitar a los moradores, pero si son descubiertos no tienen reparos en enfrentarse a ellos. Movilidad. Son capaces de dar golpes el mismo día en dos puntos distantes 800 kilómetros. Suelen vivir lejos de donde cometen los asaltos. A un delincuente nacional se le localiza por su familia, pero estos no tienen arraigo. EFE Número de criminales. Depende de que cuenten con información previa o no y de la nacionalidad de los ejecutores. Los colombianos suelen ir ocho o diez al golpe. Los grupos delictivos que están actuando en Cataluña están formados por cuatro o cinco personas, aunque la banda la formen el doble. Se alternan para los asaltos. Procedencia. Las redes del Este son las más activas: rumanos, albanokosovares y búlgaros. Actuación paralela de colombianos.