Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 Economía SÁBADO 27 5 2006 ABC Medio millón de usuarios en Alemania se niegan a pagar las subidas del gas y de la luz de E. ON y RWE Los afectados critican el monopolio que ejercen estas compañías en todo el país b Los precios del gas han registrado un incremento del 32 en los últimos 18 meses, lo que ha puesto en pie de guerra a miles de consumidores alemanes R. VILLAPADIERNA. CORRESPONSAL BERLÍN. Sinergias, integración vertical, economía de escala y coste de redes es el doble lenguaje que encubre a veces un simple incremento de precios para el cliente, según denuncian ya hasta 500.000 usuarios en algunos distritos de Alemania que se niegan directamente a pagar los incrementos en su cuenta del gas y de la luz. Por los pueblos de Westfalia, de Herford a Hameln, hay protestas y grupos organizados y el día 22 de junio se abre el proceso de E. ON Westfalen Weser contra una quincena de chivos expiatorios que han decidido no pagar más, tras verificar una subida de precios de hasta un 32 de aumento en el último año y medio. El diario Westfälischer Volksblatt daba recientemente a la filial local de E. ON el título merecido de ogro del año E. ON, que ha lanzado una opa sobre la española Endesa, es la principal víctima de la protesta de Gaspreise runter! (Abajo el precio del gas) que desde la desregulación denuncia un libre encarecimiento en lugar de un libre mercado pero también la Organización de Consumidores prepara una demanda contra RWE, la otra gran energética alemana. En los últimos días la Comisión Europea ha realizado una redada policial en las sedes de las compañías E. ON y RWE, entre otras seis corporaciones europeas, por denuncias sobre los precios. Scottish Power, la segunda opción tras Endesa E. ON podría estudiar una nueva oferta sobre la compañía eléctrica británica Scottish Power en el caso de que fracasara su opa sobre Endesa, según un artículo de la agencia Mergermarket especializada en fusiones y adquisiciones. Según el artículo, un inversor londinense afirmó que el proceso en España está tardando más de lo que E. ON habría esperado, y subrayó el hecho de que ya no existen restricciones del organismo regulador británico (The Takeover Panel) para que la empresa alemana compre Scottish Power. Otras fuentes confirman que la puerta estaba abierta a una nueva oferta sobre la escocesa. Wulf H. Bernotat, en una reciente visita a Madrid Pero lo que sí controla, tanto E. ON como otras compañías, son los tubos de distribución y su precio, motivo por el que es harto difícil que una empresa española o extranjera coloque gas en el mercado alemán, cosa que Bernotat discutió a este diario. NatGas, por ejemplo, dice que sí, que técnicamente podríamos suministrar gas a cualquier hogar, pero en la práctica es materialmente imposible Algo que todos necesitan cotidianamente no puede estar en las manos de uno solo recusa ante los medios la maestra Roswitha Köllner, en Paderborn, erigida en madre coraje de esta insumisión gasista que exige a la organización de consumidores que fuerce a E. ON a revelar sus cuentas y márgenes de beneficio. En Paderborn, E. ON posee el 100 del mercado. SIGEFREDO su confianza en estas nuevas grandes corporaciones y en los gobiernos que las alientan escribe el experto Jonathan Stern, en un informe sobre el mercado alemán que ha preparado el Oxford Institute for Energy Studies. Responsables de E. ON dicen que no es cosa suya y lo justifican por contratos de importación, arrastrados por el efecto de la escalada petrolífera. El responsable de E. ON- Ruhrgas, Burckhard Bergmann, niega que su empresa se enriquezca con las subidas. Sólo los productores internacionales se aprovechan de los precios Westfalen Weser, la filial local de ésta, la mayor energética de Alemania y que pronto lo podría ser del mundo, ha respondido con un juicio ejemplar contra 18 de los insubordinados clientes y su presidente, Hans Peter Villis, ha explicado hacerlo sólo por respeto a los clientes que sí pagan. Pero Gaspreise runter! se ha acogido a una disposición del Código Civil que permite a un cliente no pagar si cree ser víctima una práctica monopolística. Escasos esfuerzos En los últimos días, la comisaria de Competencia, Neelie Kroes, volvía a lamentar que las economías europeas no hacen aún lo suficiente para cooperar en materia de integración energética. Pero el instituto de Oxford critica que el mercado esté en la práctica dominado por las viejas empresas asentadas con control sobre el suministro, sobre todo en Alemania, donde para los hogares no existe competencia real mientras sólo en el Reino Unido, Dinamarca y Holanda se han visto mejoras en este sector. Los expertos internacionales ven el resultado de una liberalización política decretada en 1998, pero que permitió a las empresas asentadas comprar y repartirse toda la red de distribución; al tiempo, los políticos socialdemócratas que propiciaron la fusión creyeron que un gran consorcio tendría mejor posibilidad de negociar precios, pero han faltado los adecuados controles estatales frente a los desequilibrios, como sucede en Alemania, donde, a diferencia de otros 19 socios de la UE, el precio del gas está liberalizado. Pero el acceso no tanto. No hay alternativas El presidente de E. ON, Wulf H. Bernotat, pormenorizaba recientemente a este diario la bondad de la libre competencia, a coro con políticos y comisarios de Bruselas que repiten que la fusión energética beneficiará a los precios. Pero esto no sucede siempre en la práctica. En algunos lugares no hay alternativas. En Alemania, las pocas compañías se emplearon en comprar y controlar las redes y los precios no han hecho más que subir: la competencia no alcanza aún a los hogares alemanes, reconoce la Comisión Europea en su último informe de noviembre, a diferencia de Holanda o Reino Unido, donde el gigajulio cuesta 6,9 euros frente a los 10,16 de EON, según Eurostat. Esto está haciendo al cliente perder Gas Natural se cuela en el mercado doméstico de Aragón, región monopolizada por Endesa J. G. N. MADRID. Gas Natural va a invertir casi 8 millones de euros para reforzar y ampliar las infraestructuras de transporte y distribución en Aragón y poder suministrar gas natural a nuevas poblaciones que todavía no cuentan con este suministro. El grupo catalán tiene más de 230 kilómetros de redes de transporte y distribución en Aragón, donde sólo cuenta con clientes industriales. Con la gasificación del municipio de Mallén (Zaragoza) Gas Natural entrará por primera vez en el mercado doméstico de distribución de gas en Aragón, región que está monopolizada en la práctica por el grupo Endesa. Gas Natural tiene 5 millones de clientes en 823 poblaciones.