Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
27 5 06 SALUD LA DUDA ¿Engorda dormir poco? A la larga lista de problemas que la falta de sueño causa en el organismo, un equipo de investigadores estadounidenses ha añadido uno más: el aumento de peso. Dormir demasiado poco, lejos de adelgazar, engorda. Al menos esto es lo que sucede en mujeres de mediana de edad en las que se ha estudiado la relación entre obesidad y la falta de descanso nocturno. En la investigación de la Universidad Case Western Reserve se comprobó que las mujeres con un promedio de sueño de cinco horas o menos por noche tenían un 35 más de probabilidades de aumentar su peso en comparación con aquellas que disfrutaban de siete horas de sueño reparador. Para alcanzar esta conclusión se tuvieron en cuenta los hábitos de sueño de 68.183 mujeres. Cada dos años se les preguntaba cómo dormían y su peso. Las participantes con menos de cinco horas por noche pesaban 2,5 kilos más que al inicio de la investigación, y en algunos casos el incremento superó los 15 kilos. Los resultados de este trabajo se han presentado esta semana en el congreso anual que celebra la Sociedad Torácica Americana. Oftalmología Más precisa y menos agresiva El láser revolucionó las operaciones de oftalmología. Hoy las técnicas que permiten librarse de las gafas y de las cataratas han evolucionado hacia fórmulas menos agresivas y con mejores resultados POR N. RAMÍREZ DE CASTRO permite al cirujano atreverse con los pacientes más difíciles, asegura Luis Fernández- Vega, presidente del comité órganizador del congreso de cirugía ocular. Las personas que tienen entre 4 y 6 dioptrías de hipermetropía y astigmatismo son las que más se pueden beneficiar de la nueva tecnología. Estos pacientes tienen demasiadas dioptrías para la operación convencional con láser y pocas para resolver su problema con una lente implantable, reservada para ojos con más de 7 dioptrías. Segunda oportunidad Pese a que la cirugía oftalmológica es cada vez más precisa, pueden producirse complicaciones. Durante la reunión de Oviedo, los oftalmólogos debatieron cómo reparar los efectos indeseables de las operaciones de miopía. Cuando el láser no funciona, aún puede haber una segunda oportunidad. Si no consigue corregir todo el defecto y es inviable una nueva corrección con láser, se debe optar por colocar una lente intraocular sobre el cristalino. Si queda miopía se utilizan lentes fáquicas, y si se trata de hipermetropía, las denominadas tóricas explica Fernández- Vega. En pacientes con la vista cansada, la alternativa es implantar una lente multifocal que sustituye el cristalino. Cuando el daño es mayor y la córnea se ha vuelto opaca, el último recurso es el trasplante de córnea. Menos cruentos, los injertos de córnea ya no son completos. Hoy sólo se trasplanta la zona de la córnea dañada, para minimizar el riesgo de rechazo. N uevos sistemas de láser, lentes implantables para los casos más difíciles de miopía y técnicas menos agresivas para librarse de las cataratas. Son sólo algunas de las novedades presentadas en el último congreso de la Sociedad Española de Cirugía Ocular. Más de mil oftalmólogos se han reunido en Oviedo para debatir los tratamientos más avanzados en la corrección de defectos visuales. Una de las herramientas que permiten la recuperación más rápida es el intraláser, un nuevo láser que permite realizar con mayor precisión el primer corte de las operaciones para corregir la miopía y otros defectos visuales. Sustituye al microqueratomo, un instrumento quirúrgico que levanta una capa de la córnea para dar paso al láser que modifica la curvatura de la córnea hasta corregir el defecto visual. El intraláser ofrece un corte más preciso y Agua contra las cataratas Desde hace un par de años, las cataratas se pueden eliminar con agua. La técnica Acualase lo permite, lanzando micropulsos de suero salino al cristalino. Es menos traumática y reduce las complicaciones, pero sólo funciona en cataratas blandas. En Oviedo se ha presentado un sistema más perfeccionado y eficaz con cataratas de mayor dureza. Para las más resistentes, también hay soluciones: la cirugía microcoaxial que reduce el tamaño de la incisión y favorece la rápida recuperación del paciente. Un oftalmólogo examina el ojo de una paciente ABC