Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14- 15 S 6 LOS SÁBADOS DE Radiofrecuencia pulsada contra el dolor crónico N. R. C. La neurocirugía también ofrece soluciones contra el dolor lumbar y cervical crónico con tratamientos poco agresivos y sin ingresos hospitalarios. Una técnica denominada, radiofrecuencia pulsada, permite poner fin a las molestias de espalda interrumpiendo la conducción del dolor en un punto del trayecto del nervio dorsal que rodea la articulación. El procedimiento se realiza en apenas 20- 30 minutos y con anestesia local, utilizando unos finos eletrodos que se colocan cerca del nervio dorsal con la ayuda de la imagen que ofrecen los rayos X. La energía afecta a las fibras nerviosas finas que transmiten la sensación dolorosa, sin alterar a las otras fibras y modula la transmisión nerviosa. El neurocirujano Fernando Marín Zarza, director de la Unidad de Tratamiento Percutáneo de la Hernia Discal de la Clínica Nuestra Señora del Rosario de Madrid es pionero en la utilización del nuevo sistema. La radiofrecuencia se utiliza desde hace veinte años, pero a diferencia de los sistemas antiguos la técnica actual no produce lesiones neurológicas irreversibles. Los nuevos generadores actúan en pulsos muy cortos. Entre estímulo y estímulo los tejidos se enfrían y no se lesionan las estructuras vecinas explicó el neurocirujano Marín Zarza. La terapia manual es eficaz en la mayoría de los problemas de tipo mecánico causados por espasmos musculares pierna hasta debajo de la rodilla, si siente la pierna, el pie, la ingle o el área rectal entumecida, o si tiene fiebre, náusea, vómito, dolor de estómago, debilidad o sudoración. dañados o problemas crónicos en áreas sensibles están en su origen. Frecuentemente, varios problemas ocurren al mismo tiempo y la ansiedad y otros factores psicológicos pueden determinar en parte la severidad del dolor, la duración y el impacto que podría tener. Como explica el doctor Maigne, para este tipo de dolores, se recomienda un enfoque multidisciplinar en el que se combina la medicación, la rehabilitación física y el apoyo psicológico La cirugía sólo es necesaria para los dolores de espalda provocados por hernia discal. de, en gran medida, de los músculos que la sujetan. Para que éstos se mantengan fuertes y nos ayuden a tener una espalda sana, es importante mantener una vida activa. Como explica Juan Aycart, caminar o realizar algún ejercicio aeróbico como la bici o la natación es ya una buena prevención En esta línea, los médicos previenen contra el reposo para aliviar los dolores de espalda. Hace tiempo, existía la creencia de que el reposo en cama podía ser beneficioso para este tipo de dolencias, pero sucede lo contrario, porque atrofia la musculatura explica Aycart. Por último, también se recomienda no permanecer demasiado tiempo sentado y eliminar todo exceso de peso que pueda sobrecargar la columna. AGE Tratamientos La terapia manual como la que pueden aplicar los fisioterapeutas o los quiroprácticos es eficaz en la mayoría de los problemas de tipo mecánico causados por espasmos musculares. Además, cuando el médico lo considere necesario, se podrán emplear analgésicos para aliviar este tipo de dolores que con el tiempo tienden a desaparecer. Más graves y complicados de tratar son los dolores crónicos. Artritis, discos herniados, nervios Para prevenir, ejercicio Casi todos los problemas de espalda tienen su origen en la columna vertebral y su buen estado depen- Fortalecer 1 2 2 2 2 1 1 1 Espalda y abdomen Fig. 1. Deje que la espalda cuelgue ligeramente y mantenga 5 segundos. Fig. 2. En esa posición, apriete los músculos del abdomen y los glúteos durante 5 segundos. Repita 5 veces. Hombros y espalda Con el cuello paralelo al suelo, estire un brazo y mantenga la posición 5 segundos. Vuelva a la posición inicial y repita 5 veces. Cambie de brazo y repita el ejercicio. Glúteos Levante las caderas despacio, sin arquear la espalda. Trate de mantener el cuerpo recto. Mantenga la posición 5 segundos. Vuelva lentamente a la posición inicial. Repita 5 veces. Piernas y cadera Deslícese por la pared hasta formar un ángulo de 90 grados (o hasta que pueda) con las rodillas. Mantenga 5 segundos. Vuelva a la posición inicial. Repita 5 veces Fortalezca y estire su espalda 2 ó 3 veces por semana. Estos ejercicios son orientativos y no deben sustituir al consejo de su médico