Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 SÁBADO 27 5 2006 ABC Sociedad El Papa se gana a Polonia invitando a cultivar la herencia de pensamiento de Juan Pablo II Trescientas mil personas asistieron bajo la lluvia a la primera misa en Varsovia b Juan Pablo II, a pesar de la muerte, está entre nosotros. Nos invita a fortalecer nuestra fe y a renovarnos en el Espíritu afirmó ayer Benedicto XVI JUAN VICENTE BOO. ENVIADO ESPECIAL CRACOVIA. Polonia entregó ayer su corazón a Benedicto XVI, contemplando el esfuerzo del Papa alemán por hablarles en polaco para urgirles a cultivar la herencia de pensamiento de Juan Pablo II y a manifestar la fe cristiana en las acciones y en el trabajo de cada día A pesar de la lluvia gélida, trescientas mil personas acudieron a la primera misa del Papa en Varsovia, mientras que otras cien mil más se reunieron con él en el santuario mariano de Czestochowa. Al término de una jornada que incluyó atravesar la mitad del país, Benedicto XVI se asomó a la ventana de la residencia episcopal de Cracovia- -la ventana por antonomasia de Karol Wojtyla en Polonia- -para asegurar que su predecesor a pesar de la muerte, está entre nosotros. Nos invita a fortalecer nuestra fe y a renovarnos en el Espíritu El entusiasmo que la gente derrochaba al paso del nuevo Papa venía a confirmarlo. El encuentro con el polaco La misa multitudinaria en la plaza Pilsudski de Varsovia marcó el primer gran encuentro con el pueblo polaco, conquistado por el esfuerzo de Benedicto XVI por hablarles en su idioma, corrigiéndose con sencillez en algunos errores, y pronunciando cada frase con un acento dulce, como el que tiene cuando habla en italiano o en español. La gente le vitoreaba al grito rítmico de ¡Be- ne- det- to! acuñado el pasado verano en la Jornada Mundial de la Juventud en Colonia. Bajo una lluvia invernal y un viento desapacible, Benedicto XVI dio comienzo a su homilía repitiendo la histórica invitación lanzada en esa misma plaza por Juan Pablo II en 1979 bajo la mirada inquieta del Gobierno comunista, Ven Espíritu Santo y renueva la faz de la tierra seguida de una apostilla revolucionaria: ¡De esta tierra! Al cabo de 27 años, volver a escuchar ese llamamiento estremece todavía las fibras de los polacos adultos, testigos de aquella monolítica dictadura comunista que, asombrosamente, se resquebrajó de modo repentino y pacífico en 1989 para sorpresa de todo el planeta. Karol Wojtyla cambió la historia, y Benedicto XVI dio ayer gracias a Dios por todo lo que ha sucedido en vuestra Benedicto XVI frente a la Virgen Negra, ayer, en un templo mariano de la ciudad de Czestochowa xxx