Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 Madrid SÁBADO 27 5 2006 ABC La Comunidad adjudicó ayer 45 pisos en alquiler con opción a compra adaptados para jóvenes minusválidos. A unos les permitirá emprender vida en solitario. A otros, asegurar el porvenir, donde faltarán sus mejores custodios, los padres La llave del futuro, a sorteo TEXTO: SARAH ALLER FOTO: ÁNGEL DE ANTONIO MADRID. Marta tiene 33 años, pero muchos de sus pensamientos siguen anclados en plena infancia. Su minusvalía psíquica ha marcado la pauta de su vida, tejida siempre a la sombra de sus dos mejores custodios, Mario y Mari Ángeles, sus padres. Ayer por la mañana, nadie pudo localizarles en Colmenar Viejo. Los tres salieron temprano en dirección a Madrid capital, con parada última en Plaza de Castilla. Muy cerca de las torres KIO se celebraba un sorteo muy especial. El que podía dar a Marta la llave de su independencia futura. La Comunidad de Madrid iba a adjudicar pisos del Plan Joven adaptados a minusválidos. Siete años de alquiler y, después, posibilidad de compra a precios fuera de mercado. Con 45 viviendas para 207 solicitudes, lo único que se necesitaba ayer en aquella sala repleta de aspirantes era suerte. Mucha suerte. Y Marta la tuvo. Siguió, en primera fila, cada palabra del consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Mariano Zabía, sin perder detalle. Escuchó cómo adjudicaban pisos en Navalcarnero, en Rivas y en Leganés. Y al final, oyó pronunciar su nombre. Un piso para ella en Colmenar Viejo. Marta tiene síndrome de Down, pero conoce perfectamente el alcance de la noticia. Está congestionada, llorosa, estupefacta, y abraza a sus padres con la fuerza que le dan los nervios. Ellos sólo sonríen, mientras enjugan las lágrimas con una ternura infinita. Marta se abraza a su madre, Mari Ángeles, tras conocer que ha sido adjudicataria de un piso del Plan Joven No tendrá que ir a una residencia Conseguir que mi hija pueda estar un poco independiente cuando nosotros faltemos a mi me da la vida Lo dice Mari Ángeles, abrumada aún por la emoción del sorteo. Saberse mayor le angustia. Dejar sola a Marta, aún más. Ahora, el hecho de tener una casa adaptada para ella parece un pequeño alivio. Siempre tendrá que tener a alguien que la cuide, pero con una casa no tendrá que ir a una residencia. Es que ella no quiere A Marta, el sorteo no le cambiará ahora la vida, pero sí se convierte en una inversión de futuro. Las viviendas adjudicadas están preparadas para hacer la vida más fácil a quien tiene problemas de movilidad. Su arquitectura tiene una serie de mejoras, como un ancho superior al normal en los pasillos y las puertas, amplios espacios en las zonas donde es necesario realizar giros, puertas correderas y cuartos de baño adaptados también a sus necesidades. Mientras le entregan las llaves de su nueva casa, que empezará a disfrutar con sus padres, Marta seguirá con su rutina. Todos los días, al centro ocupacional, donde colabora en el acabado de los miles de productos que ofrece Siempre tendrá que tener a alguien que la cuide, pero con una casa no tendrá que ir a una residencia Después de 7 años de alquiler, podrán optar a su compra. Están adaptadas para movilidad reducida Iberia a sus clientes en cualquier vuelo. Empaqueta cubiertos, jabones... -cuenta Mari Ángeles- pero lo que quiere aprender ahora es informática. Le encanta Menos consciente de su fortuna es Óscar Andreu. Su madre, Rosa María, le acaricia las manos mientras recibe felicitaciones. A pesar de sus 27 años, Óscar es apenas un niño. Tiene una parálisis cerebral que le provoca una minusvalía del 84 por ciento. De momento se defiende caminando, pero acabará, dice su madre, en una silla de ruedas. Un piso lo es todo De su padre nada se sabe. Les abandonó cuando Óscar cumplió sus primeros cinco meses. Se ha perdido- -dice Rosa con un punto amargo- -los mejores años de la vida de su hijo Para ellos, los pisos del Plan Joven de la Comunidad son una luz al final del túnel. Será su primera casa propia. Cuando me separé, la ley no nos protegió, y me subastaron el piso. Desde entonces hemos vivido de alquiler El sueldo de Rosa nunca ha dado pa- ra pagar una hipoteca en soledad y hacer frente, además, a las facturas que surgen de las terapias y rehabilitaciones de su hijo. En su caso, sacar una simple muela significa anestesia general y un quirófano, que hay que pagar Mientras habla, a su alrededor hay un bullicio constante. Toma Rosa, para que te acuerdes de este día para siempre Lo dice Dolores, otra aspirante a un piso social que le entrega una de las bolas del sorteo. A Rosa no le hace falta porque, como ella dice, un piso a estas alturas lo es todo y este día lo recordará toda su vida. Las 45 viviendas adjudicadas están situadas en Madrid, Rivas Vaciamadrid, Leganés, Navalcarnero, Valdemoro y Colmenar Viejo. Los que han optado a pisos fuera de la capital pagarán una renta mensual de 441 euros durante siete años y después, podrán ejercer la opción de compra por un precio inferior a 120.000 euros. En el caso de Madrid capital, los precios suben. El alquiler mensual será de 515 euros y el precio final será inferior a 140.000 euros. Aún así, los hubo que ayer se levantaron con mucha suerte. Como Dolores, una chica de 25 años que vive pegada a sus muletas. Optó a dos promociones y le han adjudicado las dos. Ahora tendrá que elegir entre Colmenar y Vallecas.