Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 Sociedad VIERNES 26 5 2006 ABC Ciencia Huracanes Estudios recientes con modelos computarizados apoyan la visión de meteorólogos de que el incremento en las temperaturas de los océanos es el resultado del calentamiento global DÓNDE SE PRODUCEN De las cerca de 100 tormentas tropicales que se forman por año, dos tercios se transforman en huracanes, ciclones o tifones Vientos de altura giran hacia afuera RELACIÓN ENTRE EL CALENTAMIENTO GLOBAL Y LOS HURACANES La quema de combustibles fósiles en vehículos y plantas de energía libera dióxido de carbono que cubre el planeta y atrapa el calor. Los océanos cubren la mayor superficie de la Tierra y un huracán absorbe la mayor parte de ese exceso de calor Huracanes 7 6 Ciclones Tifones Ciclones Vientos centrales en espiral ascienden rápidamente FORMACIÓN DE UN HURACÁN 1 Una capa de agua cálida requiere al 2 Los vientos deben converger cerca de la superficie. menos 27 C y 60 m. de profundidad. Fuertes vientos en la superficie giran hacia adentro 5 3 El aire se eleva, luego entra más aire para reemplazarlo y causa vientos. 5 5 4 6 2 FUERZA DE LA TORMENTA Los vientos y la baja presión se combinan para formar un montículo de agua cerca del ojo de la tormenta. A medida que el huracán se acerca a la orilla el montículo de agua cobra una fuerza que puede inundar áreas costeras 4 Vapor en aire ascendente se condensa éste se hace más liviano y se eleva. en pequeñas gotas y libera el calor latente. El aire se hunde en la zona en calma en el ojo de la tormenta 5 El calor latente calienta el aire circundante, 6 El viento existente en todas las altitudes debe tener la misma velocidad y dirección. 7 El área de alta presión en la atmósfera superior bombea aire hacia afuera causando la tormenta niserp D laciport CICLO DE VIDA DE UN HURACÁN Primera aparición de un área de baja presión en el centro de una tormenta eléctrica laciport nem T 3 CONDICIONES BÁSICAS PARA LA FORMACIÓN DE LOS HURACANES MÁS GRANDES Temperatura del mar entre 26 C y 27 C Influencia del viento- para que un huracán siga creciendo se necesitan vientos relativamente suaves a medida que sube en la atmósfera Una profunda columa circular de agua se forma debajo del centro Fuertes corrientes ascendentes 1 Una vez que los vientos en una depresión tropical alcanzan los 63 km h, ésta se transforma en una tormenta tropical y se le asigna un nombre ncaruH TEMPERATURAS MARINAS Septiembre 2005 2 Golfo de México EEUU TEMPERATURAS MARINAS ANOMALÍA (Septiembre 2005) EEUU Océano Atlántico Océano Atlántico A medida que las presiones de la superficie siguen bajando, la tormenta tropical se convierte en huracán cuando las velocidades de sus vientos alcanzan los 120 km h. Se produce una rotación pronunciada alrededor del centro u ojo 6 Fuentes: University of Illinois; Weather Climate; The Weather Book, NOAA 30 C 28 C 26 C +1 C 0 C -1 C Los huracanes no aumentarán de frecuencia durante la próxima década, pero serán mucho más potentes En 2005 costaron la vida a 3.000 personas y 100.000 millones de dólares en daños de junio se abre la temporada de ciclones tropicales en América, que durará hasta diciembre. Su intensidad, frecuencia y siniestralidad aumentan año tras año ELENA D. DAPENA MADRID. Vuelve el horror. Cuando la devastación originada por los huracanes del pasado año todavía es visible en buena parte del mobiliario urbano de América, ya asoma la nariz una nueva oleada de tormentas tropicales. El próximo 1 de junio comienza oficialmente la temporada, que durará hasta el 30 de noviembre. En EE. UU. México, el Caribe y Centroamérica aguardan con temor la llegada del viento que, hace unos meses, se llevó buena parte de sus bienes. 2005 fue el año más turbulento del Atlántico Norte desde que se tienen registros históricos, a mediados del siglo XIX. Se formaron 28 tormentas, de las b El 1 cuales 15 fueron huracanes y 7 alcanzaron las categorías 3, 4 y 5, las máximas en la escala de intensidad Saffir- Simpson. En total, se cobraron más de 3.000 vidas y costaron unos 100.000 millones de dólares en destrozos. La primera potencia mundial sufrió el año más destructivo de su historia, paradójicamente, en pleno siglo XXI. Entre sus consecuencias, una especialmente significativa: algunos habitantes de Florida- -principal víctima de Wilma el pasado octubre, junto con México- -siguen viviendo en casas sin techo. Y ahora se han enterado de que hay un 81 por ciento de posibilidades, según un equipo de expertos en meteorología de la Universidad de Colorado, de que vuelvan a sufrir, al menos, un ciclón de las más altas intensidades en 2006. Más complicada aún es la tesitura de Centroamérica. Las políticas de prevención de los estados son casi ridículas; la ubicación geográfica de los países aumenta su vulnerabilidad, y los altos niveles de pobreza en esta zona Pérdidas en 2005 Katrina arrasó Nueva Orleans. Se cobró 1.300 vidas y, a día de hoy, todavía hay 2.000 personas sin localizar. Los daños económicos ascendieron a 80.000 millones de dólares. Stan Beta y Gama dejaron 788 muertos en Centroamérica. Sólo en Guatemala, el número de fallecidos ascendió a 670 personas, y desaparecieron alrededor de 800. México fue arrollado por Wilma que destrozó un balneario turístico en Cancún y el Estado de Quintana Roo. Han invertido 21 millones de dólares en la obra de recuperación de las playas de Cancún. El paso del huracán Dennis por Cuba, Haití, Jamaica, y las costas de Florida y Alabama dejó 86 víctimas mortales. Le siguió Emily que llegó hasta la península del Yucatán, donde se llevó la vida de 5 personas y espantó a todo el turismo. -que abarca Nicaragua, El Salvador, Honduras, Guatemala, Costa Rica y Panamá- -afectan a casi la mitad de la población (en total, unos 40 millones de personas) La indefensión es gigantesca. Después de las 5.000 vidas que se llevó el huracán Mitch en 1998, el año pasado las tormentas Stan Beta y Gama mataron a otros 788 centroamericanos. Y todavía hay 800 desaparecidos. Cada vez más fuertes Los científicos no se ponen de acuerdo sobre el porqué del aumento, tanto en frecuencia como en intensidad, de los huracanes. Sólo hay una razón en la que todos coinciden: el calentamiento del mar (0,6 grados más que en 1970 en la superficie marina de los trópicos) Sin embargo, mientras unos echan la culpa al calentamiento global provocado por la emisión de dióxido de carbono, otros sostienen que esta subida de temperatura no es más que parte de un ciclo natural. En todo caso, ambos están de