Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 26 5 2006 Madrid 39 Ignacio González subraya que lo razonable es agotar el mandato El vicepresidente primero regional, Ignacio González, insistió ayer en que lo normal y lo razonable es que los candidatos que se presentan a las elecciones lo hagan con una referencia de cuatro años y agoten su mandato hasta el final de legislatura. Ésa es la norma con carácter general según precisó, porque luego hay circunstancias sobrevenidas que pueden poner una excepción a esa regla general. Eso ha ocurrido alguna vez- -como cuando Esperanza Aguirre era teniente de alcalde en el Ayuntamiento de Madrid y dejó de serlo cuando José María Aznar la nombró ministra de Educación- -y puede volver a ocurrir comentó el portavoz del Gobierno autonómico. González ya dijo algo parecido el martes pasado, cuando el Comité Ejecutivo Regional del PP proclamó a Esperanza Aguirre candidata a la Comunidad. Preguntado por los periodistas, señaló entonces que uno debe tener claro si quiere dedicarse a la política nacional, autonómica o local y cumplir su compromiso aunque también añadió que las circunstancias políticas pueden luego aconsejar algún tipo de cambio en esa decisión tomada. Respecto al proceso de elección de candidatos en el PP de Madrid, González indicó que es un tema absolutamente claro y transparente y responde a los procedimientos y los plazos que ha puesto la Junta Directiva Nacional. En cuanto al acto organizado por el equipo de Gallardón en el Ayuntamiento, González afirmó que estaba previsto desde hace tiempo y que Aguirre asistió como presidenta del PP regional y de todos los grupos municipales de la Comunidad. No necesita ninguna invitación formal para asistir subrayó. El alcalde, durante el balance de sus tres años como alcalde madrileño Educación se encargó de recordar Cobo- El vicealcalde recordó que el mandato municipal incluye gobernar sobre 21 distritos, cada uno de los cuales del tamaño de una gran ciudad de provincias. Y dijo la frase del día, a la que los demás intervinientes se fueron sumando: Nuestros gobiernos están para solucionar problemas a la gente; otros están para creárselos La segunda intervención fue para el alcalde Ruiz- Gallardón. Agradeció a Rajoy su presencia, que representa un valioso gesto de respaldo a un proyecto que se enfrenta con enormes dificultades Claro que no vinimos a estar cómodos reconoció. A la presidenta le ofreció y le pidió colaboración: Hay un trabajo que tenemos que hacer juntos, estamos haciendo juntos y vamos a hacer juntos eso por encima de cualquier diferencia El alcalde denunció que nunca se han intentado poner tantas trabas y tantos obstáculos a un proyecto como en el caso de la reforma de la M- 30. Y a Rajoy le reiteró su apoyo para que llegue a ser presidente del Gobierno. Aguirre también fue explícita: hace ahora tres años, dijo, Ruiz- Gallardón obtenía en la capital una victoria que era la cuarta mayoría absoluta consecutiva del PP en el Ayuntamiento Recordó cuando el alcalde y ella entraron IGNACIO GIL en la Casa de la Villa por primera vez, en 1983- éramos unos pipiolos y ya en clave nacional, manifestó: Nuestro partido es la única garantía de estabilidad institucional Rajoy fue el encargado de templar: Brillante gestión avance sorpren- dente en la ciudad, voluntad decidida y mucho acierto todas estas cosas dijo del Gobierno municipal. Alabó en especial la labor de Ana Botella, que sin ley de dependencia atiende a 100.000 personas en la capital. Y lanzó un mensaje que cada uno entendió co- mo quiso: Las críticas hay que escucharlas; pueden tener razón o no. Tampoco hay que temer rectificar La prensa quiso ver un aviso sobre temas espinosos como los parquímetros; fuentes locales apuntaban en otra dirección: Lo decía por Zapatero TORMENTA EN LA LISTA DE LA CAPITAL JUAN M. GASTACA N El alcalde agradeció a Rajoy el respaldo a un proyecto que se enfrenta con enormes dificultades Aunque el encuentro era con los 30 concejales del grupo popular, los asistentes al acto fueron cinco veces más ubes que auguran tormenta acechan la composición de la lista del PP al Ayuntamiento de Madrid para 2007. Los mensajes crípticos y explícitos de las últimas horas no se han cruzado a beneficio de inventario sino que desvelan próximos movimientos estratégicos. Son, sin duda, el presagio de los pulsos que ahora empezarán a librarse por el viejo método del rumor y que antes del próximo otoño alcanzarán su vigencia oficial. Además, escenarios como los de ayer avivan la nefasta especulación. Bien es cierto que Rajoy no tiene que ratificar la candidatura de Gallardón cada vez que pise el Ayuntamiento, pero no por ello le debe pasar desapercibido que su visita adquiría hondo significado al producirse apenas dos días después de que el alcalde no mereciera el placet electoral público desde el aparato regional. Centremos la cuestión: desde que Ana Botella fue ratificada en una posición tan estatégica en la lista local parece haberse instalado la ansiedad por demostrar que ahora me toca mover a mí