Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 26 5 2006 27 Bush y Blair abordan el avispero de Irak acosados por el desgaste y en sus cotas más bajas de popularidad Mahmud Abbas da un plazo de diez días a Hamás para que reconozca las fronteras de 1967 y al Estado de Israel La Unión de Familias de Católicos critica el desdén estructural en la sociedad hacia la institución de la familia La canciller dice a los sindicatos alemanes que se pregunten si sus recetas de antes siguen valiendo hoy La discusión sobre una futura ampliación dominará probablemente la próxima cumbre de la UE de Viena; Francia encabeza a Holanda y Dinamarca en la contención y exigen una discusión sobre la capacidad de absorción de la Unión Europea. El comisario para la ampliación y otros funcionarios de la UE han advertido de que una vez que Bulgaria y Rumania entraran, habría que esperar a que los 25 tuvieran una nueva Constitución; esto puede aparcar las esperanzas de Croacia hasta después de 2009. Protestas por la edad de jubilación Antes de salir de Berlín, Merkel había ofrecido por primera vez un rostro menos amable en el congreso de la Federación de Sindicatos (DGB) Le desplegaron una pancarta que decía: Abuelo, 66 años y forzado a trabajar. Nieto, 20 años y parado pero se vio a Merkel thatcherianamente impertérrita, bajo una lluvia de silbidos. La canciller admitió que con la subida del IVA pedimos mucho de nuestros ciudadanos pero desdeñó por contraproducente la adopción de un salario mínimo (7,5 euros a la hora) defendió una jubilación a los 67 años y exigió a los sindicalistas que se adapten a un mundo cambiante, o- -dijo- -perderán toda influencia: Quiero unos sindicatos fuertes. Pero la DGB tiene que preguntarse si sus recetas de antes siguen valiendo hoy Putin y Solana, sonrientes, al salir de la decimoséptima cumbre Rusia- UE, celebrada ayer en el balneario ruso de Sochi EPA Las relaciones entre Rusia y la Unión vuelven a tropezar en la energía Moscú y Bruselas acuerdan simplificar la tramitación de visados b Putin se negó a ratificar la Carta Energética, con la cual los 25 buscan asegurar el suministro de hidrocarburos y evitar así que se repita la crisis de enero pasado reabre la discusión, entonces ya sabemos cuál será su posición. Dios no es europeo, pero Europa debe mucho de su esencia más profunda al cristianismo y eso es algo que no tiene que ver con el hecho de si aparece por escrito o no. Los ideales de igualdad, justicia social, reconciliación, amor al prójimo, solidaridad, se los debemos los europeos al cristianismo, mal que les pese a muchos de los que frecuentemente se ofuscan con pasiones anticlericales. Hasta las sociedades laicas son un acto de caridad cristiana porque de este modo hemos decidido evitar ofender a aquellos que no están de acuerdo con nosotros, a diferencia de lo que sucede en otras religiones, donde la tolerancia se termina con la lapidación. RAFAEL M. MAÑUECO CORRESPONSAL MOSCÚ. Las relaciones entre Rusia y la Unión Europea parecen haber empezado a superar la fase declarativa para adentrarse en el terreno de lo concreto. Tras una negociación que ha durado años y se ha visto malograda varias veces, Moscú y Bruselas rubricaron por fin ayer un convenio que simplificará los trámites para la obtención de visados y abaratará su precio. El paquete incluye la firma de un acuerdo para la readmisión recíproca de inmigrantes ilegales. En lo que el Kremlin sigue sin ceder es en la ratificación de la Carta Energética, un instrumento imprescindible para garantizar la seguridad de los suministros de carburantes. El tiempo ayer en el balneario ruso de Sochi, en la ribera del Mar Negro, era soleado y agradable. Vladímir Putin, el anfitrión de esta decimoséptima cumbre Rusia- UE, se volcó con sus invitados. Los agasajos comenzaron el miércoles por la tarde. Javier Solana, el representante europeo de Política Exterior, no ocultó su asombro. Ha sido una cumbre excepcional por su diálogo abierto y directo aseguró. El jefe de la Diplomacia rusa, Serguéi Lavrov, y la comisaria europea de Asuntos Exteriores, Benita Ferrero Waldner, fueron quienes rubricaron los dos acuerdos alcanzados, los únicos logros tangibles de la cumbre. Bruselas siempre ha vinculado la liberalización del sistema de visados con la existencia de un convenio que regule la readmisión de ilegales, lo que implica la modernización de las infraestructuras en la frontera rusa con los países de Asia Central y del Cáucaso. A través de ellas se cuelan inmigrantes procedentes de Pakistán, Afganistán, la India, China y otros países asiáticos. Putin, a su vez, siempre ha insistido en la necesidad de que la UE colabore económicamente en las mejoras de las instalaciones fronterizas, algo que terminó consi- Javier Solana, representante europeo de Política Exterior, calificó la cumbre de excepcional guiendo. En definitiva, los políticos, estudiantes, deportistas, científicos, hombres de negocios y periodistas, se beneficiarán de una tramitación más rápida del visado y su precio quedará reducido a la suma de 35 euros. En donde Putin no ha dado su brazo a torcer es en la exigencia europea de que ratifique la Carta Energética y el Protocolo de Tránsito. Ambos documentos regulan la liberalización del mercado de la energía, la protección de las inversiones en el sector y garantizan la regularidad de los suministros. El presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, señaló, en tono de reproche, que la energía es una parte muy importante del diálogo ruso- europeo mientras Solana quitaba hierro asegurando que el presidente ruso se ha comprometido a negociar la ratificación. Bruselas desea evitar que un nuevo contencioso entre Rusia y Ucrania por los precios de la energía deje otra vez sin abastecimiento de gas a los países de la UE, como sucedió en enero pasado. El 25 por ciento del gas que consume Europa procede de Rusia. Además, Gazprom, el monopolio energético ruso, amenazó recientemente con desviar sus suministros de gas a otros mercados si Bruselas intenta bloquear sus planes de expansión en Europa.