Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
98 JUEVES 25 5 2006 ABC Deportes En espera de más nombres ilustres Saiz fue puesto en libertad un día después de ser detenido con 60.000 euros; la Guardia Civil pide la colaboración de la UCI para poner apellido a los deportistas que desfilaban por la clínica JOSÉ CARLOS CARABIAS MADRID. La Operación Puerto queda a la espera de nombres y apellidos. O en palabras del secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavezsky, tiraremos de la manta hasta que no quede nada en las alfombras El golpe de efecto antidopaje dispuesto por la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil vivió ayer su segunda jornada. Manolo Saiz, el director del Liberty Seguros, fue puesto en libertad, ya que se considera que era un cliente más del lucrativo negocio montado por el médico Eufemiano Fuentes. Pero prosiguen los interrogatorios al resto de detenidos. Las autoridades españolas esperan identificar ahora, en colaboración con la Unión Ciclista Internacional, el arsenal de grabaciones y fotografías que tiene en su poder, producto de la denuncia de un deportista. Fuentes cercanas al caso indican que el maremoto no ha hecho más que empezar (aunque la investigación comenzó en febrero) y que los nombres de Basso, Saiz o Fuentes serán uno más de la lista Gente que ni ha declarado puede verse muy salpicada. De momento, son todos del ciclismo, pero hay más deportes, seguro dicen. La clínica de la calle Zurbano Merino Bartres y los dos pisos próximos, adscritos al distrito de Chamberí (uno de ellos en la calle Alonso Cano, 53) y vinculados a Eufemiano Fuentes se han convertido en el punto nuclear. Lugares que ya aparecieron en el serial del ex ciclista Jesús Manzano en el As y que posteriormente fueron mencionados en la instrucción de su litigio judicial, finalmente sobreseído. La Benemérita difundió ayer estas imágenes de la Operación GUARDIA CIVIL Puerto en las que se aprecian varias de las doscientas bolsas de sangre de deportistas halladas en dos pisos de Madrid rante la competición para oxigenar el músculo y ganar resistencia. Más bolsas de sangre guardadas en varias neveras (a cuatro grados) se requisaron en los pisos vinculados al doctor retirado Eufemiano Fuentes. Allí se encontraron criogenizadoras y máquinas centrifugadoras, las que utiliza habitualmente el pelotón para medir el nivel de hematocrito (la cantidad de glóbulos rojos en la sangre) Manolo Saiz fue interrogado por la Guardia Civil y puesto en libertad ayer a mediodía. Salió acompañado por al abogado Carlos Bueren, quien Un año de vigilancia La Guardia Civil ha vigilado desde hace casi un año esta clínica especializada en análisis clínicos y regentada por el hematólogo José Luis Merino, uno de los cinco detenidos el martes. Y en su poder se encuentran grabaciones, vídeos, fotografías y descripciones concretas de los ciclistas y deportistas que han ido pasando por allí. Los agentes ya han identificado a algunos deportistas y van a reclamar a la Unión Ciclista Internacional (UCI) por vía judicial que coteje la sangre que ya posee de los ciclistas sospechosos (a través de los análisis periódicos que efectúa para las cartillas de salud) y descubrir así si coincide con las doscientas bolsas que halló en los pisos proscritos. Cada bolsa contenía un código registrado, pero no el nombre del propietario de la sangre. Es el manejo habitual de las transfusiones: extraer sangre del deportista enriquecida artificialmente para aumentar el nivel de glóbulos rojos, almacenarla durante un tiempo y realizar la transfusión duMADRID. La última comunicación que medió entre la normalidad del día a día y las 24 horas más abrasadoras en la vida del matrimonio Saiz fue una información rutinaria. Ya he llegado a Madrid Amparo, la mujer de Manolo Saiz, había quedado con su marido el pasado martes en una notaría del centro de la capital para formalizar unas escrituras. El director del Liberty salía entonces del almacén de Vallecas que posee para guardar el material del equipo. Saiz no llegó a la cita con su esposa. En el camino, y según informó la Guardia Civil, se detuvo en una cafetería próxima a la calle Zurbano donde se encontró con el médico Eufemiano Fuentes y José Luis Merino, el propietario de la clínica de la trampa. Bolsas de sangre en manos del doctor y 60.000 euros en la billetera del director. Amparo se quedó compuesta y sin marido durante un día. Y lo que produjo su angustia, sin saber qué pasaba. La esposa de Manolo Saiz vivió en la distancia de su domicilio de Torrelavega la incomunicación y las 24 horas de detención del director del Liberty La angustia de Amparo TEXTO J. C. C. Por más veces que llamó desde la puerta de la notaría al popular móvil de su esposo- -un teléfono que conoce todo el pelotón puesto que Saiz siempre atiende al aparato- -no obtuvo respuesta. Comenzó otra preocupación, la de la falta de noticias. La señora regresó a Torrelavega por donde había venido, vía aeropuerto de Barajas. Cuando regresó al norte, em- pezó a recibir información. Manolo Saiz había sido detenido y su única llamada permitida desde la comandancia de Guzmán el Bueno la realizó a su abogado, el ex presidente de la Audiencia Nacional Carlos Bueren. Saiz había quedado con dos ciclistas del Liberty, Alberto Contador y Luis León Sánchez, para una mini- concentración en Puente Viesgo antes de em-