Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 25 5 2006 Sociedad 57 Comunicación La Conferencia Episcopal pide a los periodistas un rearme ético b Los obispos critican el pensa- JESÚS MARTÍNEZ DE RIOJA Director de Expansión NO MOLESTAR ÁNGEL RIESGO miento único la manipulación del lenguaje y el relativismo presentes en el mundo de la comunicación J. B. MADRID. La Conferencia Episcopal, a través de su Comisión de Medios de Comunicación Social, animó a los periodistas a un rearme ético que les permita superar cortapisas ideológicas, económicas y políticas que a veces dificultan la auténtica información El mensaje episcopal se produce con motivo de la celebración, este domingo, de la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales. En su carta, titulada El valor de comunicar la verdad los obispos sostienen que para que haya una comunicación verdadera en las actuales circunstancias de pensamiento único, de manipulación del lenguaje y de relativismo gnoseológico y moral, se requieren principios, valentía y decisión En opinión de la Iglesia española, el periodismo actual se encuentra frente a desafíos nunca imaginados en un contexto en el que los comunicadores se han convertido en oscuro objeto del deseo de algunos grupos de presión especialmente de los gobernantes. El futuro de la prensa económica está en el análisis y la reflexión Presume de un liderazgo que atribuye a su equipo de redacción y al aval de Recoletos. El director de Expansión celebra los 20 años del rotativo desde la cumbre de la prensa económica TEXTO: S. CAMPELO Servidores de la verdad Por ello, sostiene el mensaje episcopal, el periodismo necesita hoy volver a razonar sobre los principios y fundamentos del oficio Para los obispos, resulta indispensable fomentar entre los periodistas la conciencia responsable de que son servidores de la verdad y promotores de la paz Para lograrlo, animan a cuantos trabajan en los medios a un verdadero rearme ético, tomando pie de las palabras de Juan Pablo II cuando invitaba a los periodistas a que concibiesen su trabajo como una tarea en cierto sentido sagrada Los obispos consideran que una verdadera comunicación humana sólo es posible mediante el diálogo y el intercambio de conocimientos, a fin de construir entre todos una sociedad más justa y solidaria, donde la comunicación esté basada en la objetividad de las noticias, se faciliten los máximos datos de los hechos de interés público, sean respetados los diversos puntos de vista, se apoye a la familia y se defiendan los valores de la dignidad humana Para los prelados, la conquista de una información veraz ha de ser empeño común de creyentes y no creyentes, aunque los medios confesionales ciertamente tendrían que estar en la delantera del compromiso por la verdad y en la denuncia de la falsedad, en especial -Hagamos balance de los 20 años de vida del periódico. ¿Cuál ha sido la evolución de la prensa salmón en los últimos años? -La información económica ha evolucionado muchísimo en los últimos 20 años. Expansión nació como un periódico muy innovador porque trataba de parecerse en aquellos momentos al Financial Times y al Wall Street Journal En el curso de estos años, la economía española se ha vuelto mucho más competitiva, transparente y con unas empresas capaces de echarle un pulso a sus competidoras europeas. En aquel momento se necesitaba una publicación a la altura de las circunstancias, capaz de alentar todos esos cambios. ¿Cómo se sitúa la prensa económica española en relación a nuestros vecinos europeos? -Los índices de lectura en términos relativos con el tamaño de las economías son muy similares. La gran diferencia es que somos el único país de Europa con cuatro periódicos de información económica: Expansión es el único de pago en España. -En cualquier caso son más a repartir la tarta. ¿Cómo se encaja esta competencia masiva? -Desde que nacimos, hemos desarrollado todo nuestro trabajo en un ambiente de competencia, nos sentimos cómodos y pensamos que el mercado debe ser el que decida. Esta es una característica del mercado español y hay que aceptarla: en la calle y en el quiosco es donde todos nos encontramos. Expansión ha demostrado lo que es, llevamos 20 años haciéndolo, somos líderes y eso no se consigue con facilidad. Nos encanta que haya competencia y nos sentimos cómodos compitiendo: es lo que defendemos para el resto de la economía y el sector de la prensa no es una excepción. El éxito se debe a la combinación de un excelente grupo de periodistas y profesionales de la información con una empresa sólida como Recoletos, que ha contribuido a darle al periódico la fortaleza y la consistencia que tiene. -La recuperación de la confianza en la Bolsa, ¿ha incrementado las ventas de las cabeceras salmón? -Qué duda cabe: si los mercados de valores van bien, nosotros vamos bien; de todas formas los inversores de Bolsa no son la totalidad de nuestros lectores. Jesús Martínez de Rioja ABC ¿Cómo es el lector de la prensa salmón? -Hay una mezcla muy interesante, la verdad. Una parte de nuestros lectores que nos considera un segundo periódico y otros nos toman como un diario único. La coincidencia entre ambos grupos es que consideran que somos muy fiables, rigurosos e independientes. Y eso lo percibe una mayoría de lectores jóvenes, profesionales y relacionados con la empresa y las finanzas. -La prensa económica es cada vez menos especializada. -Pretendemos ser un periódico completo. Que el lector pueda encontar todo lo que necesita. Somos un diario económico, pero eso no nos impide que tratemos temas de política, sociedad, arte, cultura. -Háblenos del futuro. -Internet va a exigir a los periódicos que redefinan su contenidos así como el tipo de lector al que van. Las nuevas generaciones van a pedir más análisis, orientación y reflexión a la hora de tratar las tendencias. Creo que el futuro pasa por la complementariedad de los periódicos impresos con las ediciones digitales. l pasado martes 16 se celebró en París el congreso Mundial de la WFA (World Federation of Advertisers) la principal organización global de las empresas inversoras en publicidad. Su reunión anual fue inaugurada el día anterior con una cena de gala en el Hotel Crillón. En la puerta observé, entre profesionales elegantemente vestidos, un grupo de jóvenes con pancartas, era una manifestación en contra de la publicidad, organizada por un grupo llamado R. A. P. (Réseau Anti Publicité) que protestaba por los excesos de la publicidad y su malévola condición en general. Los jóvenes del R. A. P. nos avisaban, nos molestáis ese era su mensaje y lamentablemente tenían razón. La publicidad de este periódico no es molesta, al contrario es complementaria con el resto de la información, no detiene nuestra lectura si no lo deseamos. Aquí la publicidad respeta al lector, pero en los medios audiovisuales muchas veces no es así. El desarrollo de la publicidad ha llevado a su saturación y esta produce el hartazgo de los usuarios, no sólo de aquellos manifestantes, también el mío y el de cualquier persona. ¿Cómo hemos llegado a esto? no es esto lo que los publicitarios buscamos al hacer publicidad, sino justo lo contrario. Cualquier impacto incómodo es por principio inútil para nuestros fines, es fallido y por tanto nunca debió de haberse emitido. Me podrán decir que así es el mass media impactos para las masas, que abaratan el coste global aunque sólo impacten en unos pocos. Permítanme escribir que no estoy de acuerdo, el trabajo certero es la misión de nuestra profesión. La publicidad debe replantearse su función social y recuperar el respeto perdido, el enorme desarrollo de la tecnología lo hace más posible que nunca. Conseguir afinar el disparo impactando a los que son susceptibles de ser persuadidos y librando al resto del mundo, es lo que siempre hemos soñado, pero lógicamente no es fácil. La digitalización de nuestra sociedad, la expansión del teléfono móvil, de la televisión digital y por supuesto de Internet, permite matizar mucho más el entorno en el que se enmarcan los mensajes comerciales, convirtiéndolos no ya en una molestia sino en algo deseado y apetecible. Cuando leo una revista de mi deporte favorito, los anuncios no son incómodos. Así será siempre la publicidad del futuro. El undécimo mandamiento es... no molestar. E