Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 25 5 2006 37 Una encuesta municipal revela que los hijos ayudan menos que el marido en la casa Más de la mitad de las adopciones que se realizaron en 2005 fueron de niñas chinas Una familia de la urbanización Valdelagua, en la sierra madrileña, fue víctima el pasado fin de semana de un brutal y terrorífico asalto a su chalé ¡Dame la pasta o mato a tu hijo! TEXTO: MARÍA ISABEL SERRANO MADRID. Fueron cuarenta minutos interminables. Horribles. Terroríficos. Hacia las cuatro de la madrugada, Alfonso G. que estaba durmiendo, sintió un golpe brutal en la cara. Al abrir los ojos, aturdido y dolorido, ve a cuatro individuos en su dormitorio con la cara cubierta por pasamontañas, pistolas, linternas y porras. La pesadilla acababa de comenzar. Ocurrió la noche del sábado al domingo anteriores, en un chalet de la urbanización Valdelagua- -con fama de buena protección y vigilancia- entre San Agustín de Guadalix y Colmenar Viejo. Hubo asalto a vivienda con inquilinos dentro, violencia extrema, robo, intimidación y secuestro, un pack al que, tristemente, se están acostumbrando los vecinos de la sierra madrileña. Alfonso G. un empresario de 48 años, y su familia no olvidarán, así como así, esa madrugada en su chalé, que ya está en venta porque aquí no podemos vivir Los delincuentes se cebaron con él, su mujer y su hijo de 12 años. El hijo mayor, por fortuna, no estaba esa noche en casa. Golpes y más golpes. Pistolas apuntando sus cabezas. Habíamos estado viendo el festival de Eurovisión- -cuenta Alfonso- -y nos acostamos a las dos de la madrugada. Todo ocurrió hacia las cuatro. Mi mujer empezó a chillar, y le dieron golpes y patadas por todo el cuerpo. Me encañonaron y me dijeron que les diera todo el dinero o que me mataban. A ella la arrastraron del pelo hasta la habitación del niño Todo ha cambiado en sus vidas. Mi mujer está destrozada, física y psíquicamente. A mi hijo le va a costar mucho olvidarlo y le notamos emocionalmente muy mal. Tenemos tratamiento psicológico. Hemos dormido estos días en un hotel porque aquí no podemos El pánico y la inseguridad echan a otra familia de su chalé. Alfonso piensa demandar a la comunidad de vecinos y a la empresa de seguridad privada que dicha comunidad tiene contratada. Pagamos una millonada por la seguridad en la urbanización las veinticuatro horas del día. ¿Y para qué ha servido? No es normal que un coche desconocido pase los controles, acceda a la urbanización de madrugada, se esté un tiempo aparcado al lado de mi chalé y seguridad no vea nada Uno de los últimos secuestros cometidos en la región DGP Vecinos de Moratalaz temen más secuestros exprés C. HIDALGO M. J. ÁLVAREZ MADRID. Los vecinos de los barrios de Moratalaz y Valdebernardo temen que se repitan más capítulos de secuestros exprés tras los cinco que se han producido en la zona en las últi- mas dos semanas. El presidente del PP de Moratalaz, Manuel Lamela, envió ayer una carta a la delegada del Gobierno, Soledad Mestre, trasladándole su preocupación por ello. Lamela considera muy urgente que por parte de esa Delegación se adopten medidas inmediatas que permitan una actuación contundente, preventiva y disuasoria El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba no se ha planteado un despliegue especial ante el aumento de los secuestros exprés Rubalcaba defendió que las Fuerzas de Seguridad están trabajando de manera muy eficaz como demuestra que haya todos los días buenos resultados Muerte en el parking de Velázquez Por otra parte y mientras ocurre todo esto, el abogado del Estado al que robaron su coche en un parking público, situado en el número 94 de la calle de Velázquez, falleció al día siguiente en el Hospital de la Princesa a causa de la gravedad de sus lesiones. Se trata de Luis Gayo Darenzadi, de 76 años. Los hechos sucedieron a las 21.30 horas del pasado 10 de mayo. A la víctima le habían sustraído su automóvil, de alta gama, junto a los 9.200 euros que llevaba encima, y le habían dejado tirado en el suelo, malherido y con las ropas desgarradas. El autor de la agresión le había golpeado en la cabeza, provocándole un traumatismo craneoencefálico severo y un usuario del aparcamiento dio la voz de alerta. Es el asesinato número 30 en 2006. Lo más curioso del caso es que, horas después, el coche sustraído sufrió un accidente de tráfico cerca de Hellín (Albacete) y su único ocupante y autor material de los hechos, pereció en el acto. Actuaba por encargo para redes de tráfico ilícito de vehículos, siempre en el mismo distrito, Salamanca. Su modus operandi se caracterizaba por su extremada violencia. Jamón, chorizo y cerveza Los delincuentes sabían que había una caja fuerte en el sótano de la casa. Nos bajaron, siempre a golpes, hasta allí. La cerradura estaba estropeada y no se podía abrir. No me creyeron y se subieron a por el niño. Cuando estaba con nosotros, le apuntaron con la pistola y uno de dijo: O me das la pasta o mato a tu hijo Le dije que me matara a mí Ante la imposibilidad de abrir la caja fuerte, los cacos arramplaron con dinero, joyas y relojes. A Alfonso, a su mujer y a su hijo les dejaron encerrados en el sótano. Lo iban a poder contar. Les sentíamos en la cocina. Allí se quedaron unos diez minutos, comiendo jamón, chorizo y bebiendo cerveza. Luego escuchamos cómo arrancaba un coche. Se iban. Y nosotros, gracias a Dios, seguíamos vivos relata Alfonso.