Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 25 5 2006 11 Alcaraz dice ahora que el eje de la manifestación del 10 de junio será el 11- M y no ETA El PSOE derogó la legislación que prohibía a entidades sin control captar ahorro público El nuevo Centro Nacional de inteligencia funcionará a semejanza del de terrorismo Aglutinará toda la información nacional e internacional pero no tendrá carácter operativo b Las unidades de inteligencia criminal de la Policía y la Guardia Civil volcarán los datos de sus demarcaciones en el centro, que hará análisis y propuestas C. M. P. M. MADRID. El Centro Nacional contra el Crimen Organizado, anunciado la semana pasada en el Congreso por el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y al que ayer se refirió de nuevo el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en las sesiones de control de la Cámara Baja y del Senado, funcionará prácticamente con los mismos parámetros que el Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista. Tendrá además como referente a la Agencia para el Crimen Organizado Serio (Soca) un proyecto del Ejecutivo británico presentado el pasado marzo y que se inspira a su vez en el FBI, según fuentes de Interior. La diferencia es que la Soca nace con un presupuesto anual de 600 millones de euros. Sin fecha concreta para su entrada en funcionamiento, ni tampoco con unas dependencias ya designadas, este centro servirá, según pretende el Ejecutivo, para hacer análisis estratégicos de la situación del crimen organizado en nuestro país y elaborar propuestas de actuación. La idea es que las unidades de Inteligencia de la Policía y la Guardia Civil envíen sus datos e informes al nuevo centro, que también recibirá todos los análisis que remitan las Fuerzas de Seguridad de los distintos países. EFE tos en viviendas ha habido siempre; lo que ha cambiado ahora es que se trata de delincuentes violentos que no dudan en enfrentarse a los dueños si son descubiertos, aunque no sea esa su idea inicial Algunos expertos, incluso, abogan por la puesta en marcha cuanto antes de un plan nacional contra la delincuencia mafiosa, a semejanza del que se hizo contra las drogas. De lo contrario- -afirman estas fuentes- -el fenómeno no parará de crecer porque se dan todos los ingredientes En cualquier caso, la coincidencia es absoluta en que es necesario abordar un cambio legislativo. Hay que regular correctamente la asociación ilícita si es que queremos combatir eficazmente a las bandas organizadas aseguran. La receta pasa por implicar a fiscales y jueces, en la misma proporción que asuntos como el terrorismo. En países de nuestro entorno la asociación de malhechores está penada hasta con cinco años de cárcel, sin concurrencia de delitos. En España se ha aplicado en contadísimas ocasiones. En muchos casos cuando detenemos a grupos dedicados a robar en viviendas los delincuentes salen en libertad porque ni siquiera el fiscal pide prisión para ellos atendiendo a lo leve de la pena añaden. Y afirman con contundencia que hay una evidente desproporción entre el esfuerzo policial para poder desmantelar estas bandas- -entre tres y seis meses de trabajo de un grupo formado por entre cuatro y seis agentes- -y la respuesta judicial cuando son detenidos estos individuos. Aun así, el trabajo de las Fuerzas de Seguridad sigue a buen ritmo y hay en marcha una quincena de operaciones sólo de los servicios centrales. Con este material, los miembros del centro- -expertos de Inteligencia de la Policía y la Guardia Civil- elaborarán análisis que serán puestos a disposición de los investigadores para adoptar decisiones operativas. A pesar de que las grandes líneas del Centro Nacional contra el Crimen Organizado ya están perfiladas- -el proyecto lleva meses gestándose- -aún quedan algunas incógnitas. Una de ellas es la derivada del actual modelo policial español, en el que coexisten el Cuerpo Nacional de Policía, la Guardia Civil, la Ertzaintza y los Mossos d Esquadra. La consejera de Interior de la Generalitat, Montserrat Tura, se apresuró ayer a pedir que esas fuerzas de seguridad autonómicas también tengan acceso a ese centro, dado que una de las características del crimen organizado es su movilidad geográfica. Policías autonómicas Sin embargo, no está nada claro que vaya a estar abierto a las policías autonómicas y, de hecho, si se sigue el modelo del Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista no será así. Hay que recordar, por otra parte, que ni la Ertzaintza ni los Mossos tienen acceso a las bases de datos de Interpol, ya que se trata de una oficina de intercambio de información entre cuerpos de seguridad estatales. Expertos en la lucha contra el crimen organizado consultados por ABC consideran que la creación del centro supone al menos reconocer que hay un problema serio de delincuencia organizada. Es la primera vez que un Gobierno lo admite