Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión JUEVES 25 5 2006 ABC AD LIBITUM EL FRACASO DE LA SEGURIDAD NTRA dentro de lo posible que José Luis Rodríguez Zapatero, gran fabulador, confunda la realidad con sus deseos. Sólo así podrían explicarse, sin necesidad de recurrir a los malos pensamientos, algunos de sus dichos. Ayer, en el Senado, el presidente del Gobierno subrayó con gran desparpajo la eficacia de las Fuerzas de Seguridad del Estado en su lucha contra el crimen organizado. Dio, como mayor argumento, un dato que, en sí mismo, no nos dice nada: en 2005 fueron detenidos en toda España 3.925 personas relacionadas con el crimen organizado. Si juzgamos la realidad, sin más, en función de los hechos y del pánico colectivo que despiertan las M. MARTÍN bandas delictivas que FERRAND hoy operan en todo el territorio nacional, habría que haber detenido a 7.850 delincuentes o, quizás y mejor, a 15.700. Tal vez a 31.400. ¿Hay alguna proporción entre la no censada población delincuente y el número de detenidos? Puede llegar a entenderse que, durante más de 40 años, nuestras policías- -muchas, demasiadas- -no hayan podido exterminar una organización terrorista como ETA. La banda, además de su capacidad delictiva, cuenta con un notable apoyo social en el territorio natural de sus actuaciones y dispone de la protección de grupos partidistas que, en distintos estadios de la legalidad, lo mismo pueden entenderse como su brazo político que, invirtiendo los términos, ser considerada como el brazo armado de esos grupos. Otra cosa muy distinta es el crimen organizado que, con creciente intensidad, opera en toda España. En él no concurren las circunstancias que protegen al terrorismo y sus actuaciones, algunas tan pavorosas como las que hoy afligen la costa mediterránea española, son el síntoma de un fracaso policial que, dicho al paso, puede perfeccionarse en virtud del pintoresco funcionamiento del aparato judicial. Puestos a no coger el toro por los cuernos, Zapatero anunció la creación de un Centro de Inteligencia contra el Crimen Organizado. ¿No basta con el CNI, que, en pleno fervor inmobiliario, amplía sus instalaciones madrileñas- -helipuerto incluido- -sin respeto a los más elementales principios del urbanismo? Aquí, cuando algo no funciona, lejos de remediar las causas que así lo determinan, se crea un nuevo organismo. No es una buena solución, pero crea empleo, reparte canonjías y tranquiliza al personal. Aún así, lo cierto es que, hoy como ayer, el Estado no cumple su pacto a la hora de garantizarle a los ciudadanos la seguridad, que es, en el fondo, su más notable razón de ser y existir. De hecho, el PP perdió el Gobierno por su fracaso en este orden de cosas; pero no podría decirse que, dos años después, la situación haya mejorado en algo. Ahí está, con José Antonio Alonso o con Alfredo Pérez Rubalcaba, el mayor y menos opinable de los grandes fracasos que- -muy contento, eso sí- -gestiona Zapatero. LA UNIÓN EUROPEA BUSCA IDEÓLOGO E U atentados de Madrid y de Londres, de los disturbios NA carga excepcional de odios lastraba el enfranceses, del no de Francia y Holanda al Tratado cuentro entre un ex presidente de la RepúbliConstitucional. No han podido diagnosticar los síntoca francesa, Giscard d Estaing, y el presidente mas de renacionalización, ni las dimensiones del Jacques Chirac. El aristocratizante Giscard llevaba Euro- Islam, ni el recauchutado ruso. En El sueño muy pensada su estrategia y no esperaba menos el europeo Rifkin habla de un sueño europeo que eclipChirac que acude como nadie a las ferias agrícolas. sará al sueño americano: no lo avalan los datos econóGiscard le pidió a su máximo enemigo apoyo para premicos, militares, demográficos y geoestratégisidir la Convención Europea que iba a redaccos. Dicho sea de paso, ese es un libro que paretar el Tratado Constitucional. Chirac le vio a ce encargado por Romano Prodi. Por qué Eusus pies, a punto de degüello. Comenzó por deropa liderará el siglo XXI de Mark Leonard cir no. Giscard bajó un poco más sus párpados ofrece una prospectiva insostenible, en pride viejo mandarín y le respondió que así no le mer lugar porque quién sabe qué puede ocuquedaba más remedio que presentarse a las rrir en el siglo XXI y en segundo lugar porque elecciones presidenciales francesas. Chirac si acaso será el siglo de Asia. Por parte de Ulrifue muy presto en cambiar el no por un sí. Esa VALENTÍ ch Beck, suponer que un nuevo cosmopolitises al menos la manera como lo cuenta la leyenPUIG mo pueda ser la solución de una Europa envejeda y así fue luego cómo lo que debía ser un resucida y sin voluntad tiene más de lírica que de sociolomen- -un digesto- -de leyes y normas comunitarias gía. Beck insiste en que se debería cosmopolitizar pasó a ser un texto indigestible con pretensiones de la sociedad civil europea. Es difícil hacer algo que no Magna Carta. La bola de nieve del no tomó demasiase sabe qué es con algo que no se sabe si existe. El do cuerpo en los referéndums, en Francia y en Holaninfierno está empedrado de buenas intenciones. El da. Giscard había fracasado en su pretensión de ser el simbolismo de las becas Erasmo contrasta con un padre de la nueva Europa pero eso no le cohíbe. Pide ranking mundial de universidades en el que la Euahora que se vote de nuevo. Ayer declaraba a The ropa que inventó la universitas cuenta para poco. Financial Times que no fue Francia la que dijo que A todas las incertidumbres se añade la aparición no, porque un 45 por ciento de franceses dijeron que brutal del petróleo como palanca geoestratégica y cosí. Siempre sorprende que hombres de inteligencia mo arma de poder, más que nunca. En la Unión Eurotan acreditada puedan llegar a esos extremos. pa, la crisis de confianza es tangible. En su día Irak, A eso se debe en parte que la Unión Europea ande ahora Irán: habrá que hilar muy fino para rehacer el buscando un ideólogo que le proporcione la fórmula vínculo del atlantismo. En época necesitada de europara desatrancar las puertas. Una de las fórmulas rrealismo, reaparecen de forma pintoresca Giscard y más recientes es La Europa cosmopolita de Ulrich su Tratado Constitucional nonato. Además, ya se ve Beck. Hace poco apareció El sueño europeo de Jereque por ahora los ideólogos no aciertan. Lo que segumy Rifkin y también Por qué Europa liderará el siramente faltan son lideratos fuertes y claros, con caglo XXI de Mark Leonard. Son libros de inteligenpacidad de seducción y valor operativo. De momento, cia, muy bien documentados, con hallazgos analítiAngela Merkel viaja. cos y mérito expositivo, pero tienen en común que vpuig abc. es fueron concebidos o antes o muy poco después de los ¿Y nos vamos a reinsertar en una sociedad que le paga a un miembro de la Seguridad del Estado menos que a otra por hacer el mismo trabajo?