Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 24 5 2006 109 Luis busca puesto a Raúl, al que cree imprescindible, en los ensayos de la selección, mientras Salgado se lesiona Lo peor de nuestras vidas afirman los tripulantes del MoviStar que podría haberse hundido ya en el Atlántico Eufemiano Fuentes se había convertido en una leyenda. Los ciclistas le buscaban como si fuera un prestidigitador y pocos le criticaban. Ginecólogo por especialidad, esposo de ex atleta, dijo haberse retirado del ciclismo, aunque nadie lo creyó. Sus tentáculos alcanzaron a otros deportes Los principales casos españoles 1982 Ángel Arroyo (ciclismo) perdió la Vuelta a España por consumo de Lidepran, una anfetamina. 1996 David Martínez (atletismo) plusmarquista nacional de disco, dio positivo por nandrolona. Dos años de suspensión. 1999 Julio Rey (atletismo) El campeón de Europa de los 10.000 sufrió dos años de sanción por positivo en mesterolona, un esteroide anabolizante. 2000 David Meca (natación) dio positivo por nandrolona en Brasil el año siguiente. Le caen cuatro años de sanción, pero sólo cumple dos. 2002 Josep Guardiola (fútbol) Siete meses de cárcel en Italia, que no cumplió, y 2.000 euros de multa por nandrolona. Carlos Gurpegi (fútbol) positivo por nandrolona. El Comité de Disciplina Deportiva le sancionó con dos años, pero sigue jugando a la espera del fallo de la Justicia ordinaria. Lourdes Domínguez (tenis) dio positivo por cocaína y fue suspendida por tres meses. 2003 Alberto García (atletismo) El campeón de Europa de 3.000 y 5.000 metros tuvo que cumplir dos años de suspensión por EPO. Gervasio Deferr (gimnasia) positivo por marihuana. Le sancionaron con la suspensión de los resultados conseguidos en los tres meses posteriores al positivo, por lo que se le desposeyó de la medalla de plata del Mundial ganada en 2002 en suelo. José María Chava Jiménez (ciclismo) muere por culpa de una sobredosis de cocaína cuando estaba ingresado en un centro de desintoxicación. Cae el gurú de los milagros TEXTO J. CARLOS CARABIAS MADRID. Eufemiano Fuentes dijo hace dos años que se retiraba del pelotón, que quería dedicarse a no se sabe qué proyectos personales de investigación, que su ciencia quedaba ahora al servicio de la solidaridad. Y hubo gente, incautos y ojos interesados, que lo creyeron. Pretendía poner fin así a su leyenda, al balsámico apellido que durante años ha flotado sobre las competiciones ciclistas y de alguna manera ha salpicado a otros deportes sobre los que no ha trascendido su influencia. Eufemiano, la leyenda. Una especie de hechicero invisible, al que resultaba imposible encontrar por los hoteles, por los finales de etapa, por los entresijos del ciclismo, pero cuya presencia era latente con sobreentendidos. Todo el mundo sabía que Eufemiano estaba, aunque no se le viese. Corre un latiguillo por el pelotón según el cual el misterio reside en conocer quién es el médico de cada ciclista. No el que cura las paperas, sino el que responde al móvil. Aceptado con normalidad por el pelotón el hecho de que un médico en nómina de un equipo lleve los designios de un ciclista rival (Fuentes, Losa, Cecchini) este ginecólogo era la estrella del mercado. En voz baja, se admite como rutinario que Fuentes trabaja según tarifa. Según se cuenta, hay planes A, planes B, C y hasta W según la cantidad de euros que el implicado se quiera gastar en el tratamiento De un tiempo a esta parte, un gran número de corredores ha girado sus vacaciones en dirección a Tenerife, la isla donde nació y vive el afamado médico. No van de vacaciones a Mallorca, Menorca o Ibiza, fuentes de vitalidad, sol y salud, sino a Canarias, donde reside Eufemiano. El gurú médico ha esquivado cientos de contratiempos, insinuaciones y acusaciones. Dirigió al ONCE en su primera época y luego al exuberante Kelme que arrasaba allá por el final de los noventa. Hizo de la Vuelta su coto (Aitor González, Sevilla, Heras, Casero) pero nunca fue inculpado. El Kelme ha sido el equipo con más positivos de los últimos años y a Eufemiano se le presentó una peliaguda posición cuando se descubrieron unas grabaciones según las cuales Ángel Casero (ganador de la Vuelta 2001) debía recibir algo de Fuentes antes de la última contrarreloj en Madrid, cuando se jugaba el triunfo ante Sevilla, ciclista del Kelme, donde trabajaba Eufemiano. Salió indemne con habilidad eran unas bielas para la bici dijo) a pesar de que en algún ámbito se le relacionó con Cecchini, el médico italiano que trabaja con Ullrich y con el CSC de Riis e Ivan Basso, el líder del Giro, ganador ayer y favorito para el Tour. Como premio a sus desvelos, Pepe Quiles, el antiguo patrón del Kelme, subió el sueldo a Eufemiano, el escurridizo ginecólogo que ayer fue arrestado por la Guardia Civil. 2004 Johann Muehlegg (esquí de fondo) dio positivo por darbepoyetina (estimulante eritropoyético) El COI le retira las tres medallas de oro logradas en los Juegos de Salt Lake City. 2005 Roberto Heras (ciclismo) pierde la Vuelta a España al detectársele EPO y le caen dos años de suspensión. Amaia Piedra (atletismo) La campeona de España de 5.000 y cross dio positivo por EPO y le caen dos años de suspensión, pero ha recurrido a la Justicia. el estilo ONCE, todos para uno y uno para todos. La fuerza del grupo. Antiguo ciclista aficionado, sin título de profesional, ex compañero de Perico Delgado en las categorías inferiores, Manolo Saiz fabricó el ONCE a su manera. Cuando la organización de ciegos colgó el patrocinio, algo se fue con el director cántabro, un especialista en la Vuelta (cinco triunfos) traumatizado con el Tour (nunca lo ha ganado) En los últimos tiempos, desde el positivo por EPO de Heras, le han visto abatido, alejado de las carreras. El rejón de su detención ayer puede suponer el camino final hacia la depresión y el adiós. MANUEL SAIZ Director del Liberty Seguros Camino a la depresión J. C. C MADRID. Desde hace un año, Manolo Saiz había recibido una sugerencia definitiva. Su mujer le aconsejó dejar Madrid, regresar a sus orígenes, volver a Torrelavega, donde nacieron y se conocieron. Saiz, un devoto del trabajo, obseso de la preparación, detallista al límite y personaje imprescindible para entender el ciclismo español de la última década, accedió la petición con condiciones. De lunes a jueves, en Madrid, y de jueves a lunes, en Cantabria. Fue el principio de su alejamiento del ciclismo. Acostumbrado a vivir por y para su deporte, esa decisión alteró la normalidad de este licenciado en INEF de 46 años que construyó un modelo,