Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
108 MIÉRCOLES 24 5 2006 ABC Deportes Manuel Saiz, detenido en una operación contra una gran red de dopaje en el deporte El vértice de la trama sería el médico Eufemiano Fuentes, también arrestado por la Guardia Civil JOSÉ CARLOS CARABIAS MADRID. Ocho años después, las autoridades españolas intervienen para atajar el dopaje en el ciclismo. Después de Francia y el escándalo del Tour 98, de Italia y la redada de San Remo en 2001, la Guardia Civil aplicó un operativo antidopaje. Hubo cinco detenidos ayer en Madrid y Zaragoza al hilo de un dispositivo que fraguaba desde hace un año y que sigue abierto. Dos de los retenidos son Manolo Saiz, director del Liberty Seguros, y Eufemiano Fuentes, el gurú de la medicina deportiva en España. La redada comenzó a primera hora de ayer. La Guardia Civil actuó al unísono en varios puntos de la capital. Retuvo a Saiz en la sede del equipo Liberty en la calle Princesa, en Madrid, a la que se había trasladado desde Aravaca el director cántabro con sus colaboradores desde que rompió lazos con sus antiguo socio, Manuel Piñera, por el positivo por EPO de Roberto Heras. La sede del Liberty, denominada Active Bay- -la compañía propiedad de Saiz y Pablo Antón- -fue registrada durante horas. Los agentes requisaron gran cantidad de papeles. No registraron la casa que tiene Saiz en Getafe. Sobreentendidos en el pelotón Al mismo tiempo, los agentes registraron dos domicilios en el distrito de Chamberí que utiliza Eufemiano Fuentes, el médico canario vinculado a numerosos ciclistas y que siempre ha sido relacionado con el dopaje, aunque nunca con pruebas concluyentes. En el mismo ámbito, los guardias civiles penetraron en una clínica privada de la calle Zurbano, propiedad de José Luis Merino, un médico analista cuya fama había cobrado fuerza en el pelotón con sobreentendidos. Se le consideraba el vínculo práctico de Fuentes con los corredores a los que trataba. En El Escorial fue detenido Alberto León, un profesional de la bicicleta de montaña citado en numerosas conversaciones clandestinas como uno más del sector de la compra- venta de sustancias dopantes. Y finalmente fue arrestado en Zaragoza el segundo director del Comunidad Valenciana, Ignacio Labarta, buen amigo de Fuentes. Los guardias requisaron su ordenador y se incautaron de numerosa documentación, planes de entrenamientos, papeles y todo aquello relacionado con su actividad profesional. Los agentes encontraron en uno de los pisos teóricamente asignados a la propiedad de Fuentes una ingente cantidad de productos dopantes, un millar de esteroides anabolizantes, hormonas del crecimiento, microdosis de La sede del equipo Liberty, en la imagen cerrada a cal y canto, fue también registrada durante la operación de ayer EPO, CERA (una hormona similar a la EPO) además de la estrella de la investigación: centenares de bolsas de sangre preparadas para las transfusiones, además de máquinas para congelarla y productos para tratarla. Cada bolsa contenía un código sin nombre, la señal de propiedad de cada deportista. DANIEL G. LÓPEZ Se han hallado centenares de bolsas de sangre con un código: el número corresponde a un deportista de elite aún sin descubrir La investigación se desarrolla desde hace más de un año y es muy anterior al positivo de Heras (Liberty) en la pasada Vuelta La práctica del dopaje no se circunscribiría sólo al ciclismo, ya que Fuentes atendía también a otros deportistas Tras la EPO, las transfusiones Las transfusiones han sido durante tiempo el método de dopaje alternativo en el ciclismo a la EPO, como confirmaron entre otros los positivos de Hamilton y Santi Pérez. Consiste en inyectar EPO en la sangre, extraerla, congelarla durante meses y volver a aplicársela una vez que el rastro de esta hormona sintética haya desaparecido. Fuentes de la investigación confirmaron a ABC que alguno de los pisos registrados no reunía las condiciones de salubridad necesaria para la manipulación de sangre. La operación no se desarrolló a raíz del positivo de Heras en la Vuelta. Fuentes próximas al caso aseguran que ésta sólo fue una pieza que encajó en un dispositivo de mayor alcance que ya estaba en marcha para desmantelar el negocio del doctor Fuentes en el ciclismo. La Operación Mamut según la cual se desarticularon seis laboratorios clandestinos en Madrid y Barcelona, ya señaló pistas que confluían en el influyente ginecólogo canario. La operación, que lleva más de un año en marcha y en la que se han pinchado teléfonos con la autorización del juez, sigue en marcha a través del Juzgado de Instrucción número 31 de Madrid. Agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) son los encargados de este dispositivo, que puede alcanzar a otros deportes. Según fuentes del caso, por el laboratorio de José Luis Merino han pasado numerosos ciclistas extranjeros que acudían tranquilos a España a por sus recetas, confiados en una legislación permisiva con el dopaje. Pero también lo han hecho otros deportistas internacionales que nada tienen que ver con el ciclismo y hacia los que la Guardia Civil dirige ahora la investigación. Los detenidos declararon ante la Benemérita.