Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 24 5 2006 Internacional 39 Tras ocho años de búsqueda, Israel capturó ayer al terrorista más perseguido de Cisjordania, jefe del brazo armado de Hamás y responsable de la muerte de casi cien israelíes. Un duro golpe para la organización terrorista palestina, que tendrá difícil su reemplazo Noventa y seis muertos descansan ya en paz JUAN CIERCO. CORRESPONSAL aquí ni mucho menos. Por todos estos atentados y por otros muchos planeados desde sus escondites de Cisjordania a lo largo de los últimos ocho años, tanto el Ejército, como la Policía y los servicios de Inteligencia israelíes trabajaban sin descanso en su búsqueda y captura. Atrapado en calzoncillos Ayer, en el barrio de Al Balua, en Ramala, en una casa semiderruida en la que se había refugiado, Ibrahim Hamed, de 41 años de edad, fue localizado y detenido en una operación conjunta de los servicios de seguridad hebreos. En un principio se negó a entregarse pero a la postre lo hizo en calzoncillos, en previsión de que llevara explosivos bajo su ropa. No llevaba armas encima y se rindió una vez que una excavadora militar comenzara a derribar las paredes todavía intactas de la vivienda. Es un golpe muy duro para Hamás incluso en tiempos de tregua (la mantiene desde hace 15 meses) y supone un notable éxito para Israel. La organización palestina no tendrá fácil su reemplazo pues, como señalaban los responsables militares de su captura, Hamed tenía una mente privilegiada para idear atentados terroristas y salvar nuestras medidas de seguridad El ministro hebreo de Seguridad Interior, Avi Dijter, explica en números porqué resulta tan importante la operación: Este architerrorista es el responsable de la muerte de 96 personas Las mismas que descansan ya en paz. JERUSALÉN. Uno de diciembre de 2001. Noche fría en Jerusalén. Dos suicidas palestinos, separados por menos de un centenar de metros, se vuelan a la vez en mil pedazos en la plaza Sión, junto a la calle peatonal de Ben Yehuda. Mueren 11 personas. Cerebro del crimen: Ibrahim Hamed, jefe de las Brigadas de Ezedín al- Qassam en Cisjordania, el brazo armado de Hamás. Siete de marzo de 2002. También de noche en el concurrido Club Sheffield de Rishon Letzion, no lejos de Tel Aviv. Un suicida palestino salva los controles de seguridad y muere matando a siete personas. Cerebro del crimen: Ibrahim Hamed. Nueve de marzo de 2002. Dos días después. Entonces los atentados terroristas palestinos se sucedían de manera dramática sin solución de continuidad. Noche de shabat en la Ciudad Santa. Casi todo cerrado. No el coqueto café Moment, en el barrio de Rehavia, a sólo doscientos metros de la residen- cia del primer ministro, Ariel Sharón. Un suicida penetra en el local de moda y asesina a 12 personas. Cerebro del crimen: Ibrahim Hamed. 31 de julio de 2002. Mañana soleada de exámenes universitarios en Jerusalén. La cafetería de la Universidad Hebrea está abarrotada a la hora del almuerzo. Un trabajador palestino del local deja, ya como terrorista, una bomba en su interior y huye por la puerta de atrás. Mueren nueve personas. Cerebro del crimen: Ibrahim Hamed. Café Hilel Nueve de noviembre de 2001. Café Hilel en el cotizado barrio de la Colonia Alemana de Jerusalén. Dos terroristas palestinos logran introducirse sin levantar sospechas y se hacen estallar entre la numerosa clientela. Se cuentan 17 muertos. Cerebro del crimen: Ibrahim Hamed. Su criminal historial no se detiene Ibrahim Hamed, en una foto mostrada por un palestino AP