Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional MIÉRCOLES 24 5 2006 ABC CHIRAC, JAPÓN Y RONDOT as difamaciones abundan en la vida política. Con frecuencia es fácil lanzar el canto y esconder la honda. Mas también es habitual que en ese mundo, como en tantos otros, la concatenación de acusaciones que caen sobre una persona concreta se deban, cuando menos, a que el interesado no dé suficientes muestras de probidad. Es éste un principio que podría aplicarse a algún político español, pero el caso que nos ocupa es el de Jacques Chirac. Se acaba de publicar en Francia un libro demoledor La tragédie du President. Scènes de la vie politique 19862006 (Flammarion, 2006) del que es autor el periodista Franz- OliRAMÓN ver Giesbert, antaño diPÉREZ- MAURA rector de Le Figaro y Le Point, medios ambos afines a la derecha gala. Giesbert describe de forma minuciosa los fajos de dinero negro, las acusaciones de cuentas en el extranjero, los supuestos descendientes ilegítimos del presidente de la República, los viajes de lujo soñado pagados por no- sesabe- quién... Repentinamente, entre las 415 páginas, aparece el caso- -año 2000- -en que Chirac descubre que lo investiga la DGSE por los casi cuarenta viajes privados que a lo largo de los años ha hecho a Japón. El presidente pide cuentas a su primer ministro, el socialista Lionel Jospin. Los servicios creen que el presidente tiene en Japón cuentas corrientes en las que guarda dineros de oscuro origen. Y que tiene allí una segunda vida con una hija fruto de una relación en el entorno de la Familia Imperial... El escándalo no dio más de sí. Nada de todo lo anterior se probó nunca. Mas viene al caso porque cuando Chirac supo que había sido espiado, quiso saber quién y por qué lo había hecho. Se averiguó entonces que varios agentes de enlace de la DGSE, sabedores de las frecuentes visitas japonesas de Chirac, inquirieron sobre la naturaleza de la relación del presidente con el Imperio. Lo que conviene ahora recordar es a quién encargó Chirac que averiguase quién le acusaba de tener cuentas secretas en el extranjero: al general Philippe Rondot, al que todos vemos estos días involucrado hasta el cuello en una trama demasiado parecida. El caso Clearstream tiene unas características casi iguales al del Japón de 2000. Mas ahora Rondot y Chirac pasan de esclarecedor y víctima a los papeles mucho menos honorables de perpetrador y autor intelectual. Si en la política francesa es muy poco lo que cambia, porque lleva décadas en un círculo vicioso del que no logra salir, en lo que a Chirac se refiere todo apunta, como un mantra que resuena incansable, a que al final del túnel se ve una luz. Es una luz que le da una esperanza. Sabedor de que a pesar de reformar la constitución no se podrá presentar a la reelección porque sería humillado por el pueblo francés, Chirac marcha, cansino, hacia la luz del extremo del túnel. Es una luz tenue, muy tenue, como la de la celda de una prisión. Los Clinton, al microscopio En EE. UU. se preguntan si su regreso reavivará los viejos escándalos b Los demócratas empiezan a preocuparse por el efecto que el matrimonio pueda ocasionar en las ambiciones presidenciales de Hillary Clinton PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Dentro de la creciente obsesión sobre el futuro político de Hillary Clinton, el New York Times ha aportado ayer su correspondiente grano de arena al abordar en portada la situación de uno de los matrimonios más diseccionados en la historia de Estados Unidos. Haciéndose eco de las preocupaciones en el propio Partido Demócrata sobre el impacto que esta cuestión, privada pero en la mente de todo el mundo, puede tener en las aspiraciones presidenciales para 2008 de la senadora por Nueva York. Con presentidas dudas que abarcan desde el papel que tendría Bill Clinton como primer esposo hasta la solidez de un matrimonio puesta a prueba por los eventos que culminaron con el impeachment de hace una década. En una sincera opinión de Leon Panetta, ex jefe de Gabinete del primer presidente Clinton, no hay duda de que se trata de una candidatura complicada para un montón de votantes por la historia de esa relación y lo que han pasado juntos Aunque a juicio de este hombre sabio de los demócratas, a pesar de todos los retos que Bill y Hillary han pasado como pareja durante treinta años cuando se les ve juntos, uno sabe que existe algo que les une Sin embargo, a partir de entrevistas con cincuenta fuentes y la revisión de sus respectivas agendas de trabajo, el New York Times ha llegado a la conclusión que desde su salida de la Casa Blanca, Bill y Hillary Clinton mantienen vidas separadas, en parte por las demandas de sus diferentes actividades públicas. L La senadora Hillary Clinton durante un discurso ayer en Washington Pero también como resultado de un premeditado cálculo político para dar más relieve a la senadora y evitar la percepción de que es una simple testaferro o subalterna. EPA Vidas separadas A tenor de los cálculos publicados del Times, desde el comienzo de 2005, los Clinton han estado juntos- -en sus casas de Nueva York y Washington- -solamente una media de 14 días por mes. Con un récord de ausencias registrado en febrero de 2005, mes en el que Bill y Hillary pudieron disfrutar de su mutua com- Desde el comienzo de 2005, los Clinton solamente han estado juntos una media de catorce días por mes pañía solo un solo día (la romántica festividad de San Valentín) Pero cuando están juntos, los amigos del matrimonio coinciden en destacar sorprendentes aficiones comunes como la jardinería. Frente a estos enternecedores detalles, prominentes miembros del Partido Demócrata no ocultan su temor a que el retorno de Los Clinton pueda reavivar recuerdos bastante desagradables con la inestimable ayuda de la prensa sensacionalista de Estados Unidos, que no deja de seguir al ex presidente como si fuera su propia sombra. En este sentido, se recuerda la inquietud generada el año pasado cuando se publicó una foto de Bill Clinton junto a Belinda Stronach, una famosa y atractiva política canadiense. Aunque los dos habían cenado con otra decena de personas en un restaurante de Manhattan, la imagen fue todo un banquete de morbosos cotilleos. Una maniobra de interceptación provoca la colisión en vuelo de un caza griego con otro turco BEGOÑA CASTIELLA. CORRESPONSAL ATENAS. Aún no se han aclarado todos los detalles del accidente ocurrido ayer al mediodía entre dos cazabombarderos- -uno griego y otro turco- -a 21 millas náuticas al sureste de la isla griega de Karpathos, en el Mar Egeo. El comunicado del Ministerio de Defensa griego sólo afirma que un avión RS 4 (de reconocimiento fotográfico) se encontraba en el espacio aéreo heleno, acompañado por dos cazabombarderos F 16, sin que hubiesen presentado un plan de vuelo. Tras ser localizado por los radares griegos, dos cazas F 16 salieron a su encuentro desde la base de Suda, en Creta. Al parecer, en ese momento uno de los cazas turcos dio un violento giro a la izquierda, chocando contra uno de los F 16 griegos. El piloto de la aeronave turca utilizó su paracaídas y fue rescatado ileso en el mar gracias a un carguero con bandera de Panamá, cuyo capitán filipino in- formó del hecho a las autoridades helenas. Al llegar el helicóptero de rescate super- puma griego, el piloto se negó a abordarlo y esperó la llegada de un helicóptero de rescate turco. Por el contrario, hasta el momento el piloto griego del avión F 16 no ha sido localizado. El primer ministro conservador heleno, Costas Karamanlis, quien se encuentra en París, fue informado inmediatamente de la colisión. Por su parte, la ministra de Exteriores, Dora Bakoyani, interrumpió su viaje a Helsinki y regresó a Atenas. Ella mantuvo una conversación con su homólogo turco, Abdullah Gül, en la que ambos insistieron en la necesidad de mejorar las relaciones bilaterales, sin que éstas se vean afectadas por el accidente.