Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Nacional LUCHA CONTRA LA INMIGRACIÓN ILEGAL MIÉRCOLES 24 5 2006 ABC Coalición Canaria rechazó en 2002 que la Armada blindase las costas ERENA CALVO LAS PALMAS. El uso de la Armada es una vuelta al tiempo de las cañoneras aseguró ayer el grupo socialista en el Parlamento de Canarias, después de que este lunes la Cámara regional aprobase con los votos de Coalición Canaria, Partido Popular y grupo Mixto una propuesta para blindar las costas canarias Plantean fijar como prioridad que socorra, preste ayuda humanitaria y devuelva a los inmigrantes al puerto del que hayan partido según los socialistas canarios (PSC) que tildaron la propuesta de colonialista e ilegal Visión que no compartió el portavoz de los nacionalistas en el Parlamento, José Miguel González, que acusó al PSC de tergiversar el acuerdo alcanzado en el pleno extraordinario de inmigración. Según González, la Armada navegaría en aguas jurisdiccionales y en ningún momento se llevaría a los inmigrantes hasta las costas de salida, sino que actuaría como elemento disuasorio que les obligara a darse la vuelta La medida, justificó, está dirigida, sobre todo, a los barcos nodriza, puesto que tenemos sospechas de que están trasladando a los cayucos hasta el archipiélago La propuesta aprobada el lunes, sin embargo, se realizó en los términos expuestos por los socialistas canarios, solicitando la devolución de los indocumentados al puerto de origen. Desde la semana pasada, unos 200 militares ya controlan con un dispositivo aéreo y naval la llegada de cayucos al archipiélago, según fuentes de Defensa, aunque sus funciones disuasorias consisten en la vigilancia, y no en la intervención para devolver a los ilegales. Esta petición del Parlamento regional ya fue planteada en el año 2002, también por el PP, y fue rechazada no sólo por los nacionalistas canarios, sino por el líder de los populares, Mariano Rajoy, que consideró que no tenía sentido Minusválido de nacimiento, este marfileño llegó en patera a Canarias desde el Sahara. España acuerda posteriormente la devolución a su país pero lo manda a Mauritania. Desde hace tres días malvive en Dakar con el cayuco en mente La tragedia de Bakari TEXTO Y FOTOS: LUIS DE VEGA, ENVIADO ESPECIAL DAKAR (SENEGAL) A la (poca) sombra de un baobab en Thyoryé, un suburbio de Dakar, Bakari Koné deshoja la margarita de su vida. Bajo este árbol sagrado para muchos africanos, que Saint d Essuperi ayudó a mitificar en El Principito, no está bien maldecir. Baraki, marfileño de 25 años, no maldice pero se lamenta de lo que considera una gran injusticia por parte de las autoridades españolas. Saca del bolsillo un documento de la Delegación del Gobierno en Las Palmas en el que se le informa de la devolución a su país de origen Pero Bakari y varios de sus colegas de viaje, que habían llegado 42 días antes en patera hasta Fuerteventura desde las playas de El Aaiún, no fueron trasladados ni a su país de origen, Costa de Marfil, ni al lugar desde donde salió en barca, el Sahara Occidental. En la noche del miércoles 17 de mayo y a bordo de un avión de Air Europa- -guardan la revista de la compañía y una servilleta- -fueron enviados a Nuadibú (Mauritania) Las autoridades de este país magrebí, nadie sabe porqué, los mandaron en un camión en el que no meterían ni a corderos explican, hasta Roso, en la frontera con Senegal. Injusticias El joven considera que España no ha cumplido el plazo de devolución de 40 días que marca la ley; considera una injusticia que haya compañeros suyos de patera deambulando por la Península con una orden de expulsión que no se hará, de momento, efectiva y considera que, por su puesto, no ha sido devuelto a su país de origen ni del que provenía cuando llegó a Canarias. Bakari apura ahora el paso lento de las horas acogido en casa de un compatriota en el barrio de Thyoryé, uno de los puntos de la costa senegalesa desde donde están saliendo los cayucos a Canarias. Apoyado de por vida en una muleta- -le falta desde que nació gran parte de la pierna izquierda- -intenta buscar un trabajo con el que ahorrar y volver a intentar la travesía hacia España. Aún así dice que se va a dedicar a lo que miles de senegaleses, la venta ambulante. El joven trabajaba con su padre en una tienda de su localidad natal, Gorogó, hasta que decidió emigrar a Europa vía Marruecos con el apoyo económico de la familia. Gorogó, como gran parte de Costa de Marfil, está en guerra. Siete meses antes su madre y su hermana habían caído abatidas por disparos del Ejército Nadie en España me informó de que tenía derecho a solicitar asilo como refugiado de guerra comenta. A lo largo de su estancia de aproximadamente un año en Marruecos pasó por Casablanca- -adonde llegó en avión- Rabat, Tánger- viví en el ba- Bakari Koné, ayer en las calles de uno de los suburbios de Dakar rrio de la plaza de toros Agadir y Uxda- -por donde la Policía llegó a expulsarlo hacia Argelia- Durante todos estos meses su padre le iba mandando el dinero que podía, hasta que de la mano de un grupo de mafiosos llegó en Land Róver al desierto que rodea El Aaiún. Allí pagó 1.500 euros por un pasaje a Canarias que no pudo utilizar porque fue detenido y expulsado de nuevo a Uxda, a más de 2.000 kilómetros del Sahara Occidental. Finalmente llegó en patera frente al faro de la Entallada de Fuerteventura el pasado 5 abril, como consta en la orden de devolución Ismael Fofana, también marfileño, coincidió con su compatriota buscando Europa y no se han separado desde entonces. Navegaron juntos en la patera, fueron expulsados juntos y ahora comparten casa- -y todavía sueños- -en Dakar. Asegura que hasta el próximo 3 de diciembre no alcanza la mayoría de edad y que las autoridades españolas se lo quitaron de encima falsificando su edad- -pusieron 18- -en la orden de devolución Volveré a intentarlo porque soy la única esperanza de mi familia. Me eligieron para emigrar y yo he aceptado. No puedo volver El relato de Ismael se rompe con la aparición de un senegalés malencarado maldiciendo- -sí, maldiciendo- -bajo el baobab. ¡Callaos! que estos periodistas os van a poner en primera página les dice. No queremos que el ambiente se caldee más. Bakari coge su muleta e Ismael su historia. Me queda mucho por contar Nadie en España me informó de que tenía derecho a solicitar asilo como refugiado de guerra Volveré a intentarlo porque soy la única esperanza de mi familia. Me eligieron para emigrar y acepté