Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 24 5 2006 11 La Inspección del CGPJ propone que se sancione a Del Olmo por falta muy grave por la liberación de El Harrak Los afectados de Fórum y Afinsa tendrán que declarar a Hacienda los intereses de su inversión en 2005 El PP no irá al Pacto para hacerse una foto y sí para acordar un frente común Rajoy decide llevar la lucha antiterrorista al debate del estado de la Nación b El Gobierno dice estar dispuesto a informar a los populares del contenido de los informes policiales cuando ellos quieran y en el formato que ellos quieran C. DE LA HOZ G. LOPEZ ALBA MADRID. La reunión del Pacto Antiterrorista y el pleno monográfico destinado a pedir autorización para hablar con ETA pondrán a prueba tanto al Gobierno como al primer partido de la oposición en un proceso que parece envenenado tras el anuncio que el domingo hiciera José Luis Rodríguez Zapatero, en el sentido de que acudirá al Parlamento en junio para pedir el apoyo de los grupos parlamentarios. La noticia, lanzada en un acto del PSE, ha provocado un profundo malestar- -dominado por la desconfianza- -en las filas del PP, hasta el punto de que no falta quien defiende un plantón a la comprometida reunión del Pacto Antiterrorista. Sin una postura tan drástica, fuentes de la dirección nacional del primer partido de la oposición sí quisieron dejar claro a ABC que no están dispuestos a acudir a una reunión para hacernos la foto y que, como ha sido habitual en estas convocatorias, de la misma tiene que salir una postura común por la que le transmitamos a ETA que no espere ninguna concesión política y que lo único que tiene que hacer es dejar de matar Más político que técnico Así, el PP contrapone a una convocatoria del Pacto de perfil casi técnico, como parece pretender el Gobierno, otra de calado político, donde puedan conocer el contenido de los tres informes de las Fuerzas de Seguridad, pero también salga un claro mensaje dirigido a la misma ETA que en Gara mantuvo intactos todos sus postulados. El segundo trámite, el parlamentario, se presenta también con dificultades, y ayer, el propio Mariano Rajoy, en una conversación informal con los periodistas en los pasillos del Congreso, resumió su postura con el siguiente aserto: Mantengo la misma posición que el 22 de marzo Esto es, el PP se reafirma en su apoyo al Gobierno para que verifique si los terroristas tienen la clara voluntad de dejar de matar. Sin embargo, la afirmación está sujeta a interpretaciones. El autor de la misma y el partido que le sustenta indican que el respaldo es sólo y exclusivamente para eso, admitiendo que para ello Zapatero puede utilizar los instrumentos que considere necesarios. Para Moncloa fue, de nuevo, un espaldarazo a la posición gubernamental, lo que abonaría la teoría de Zapate- Rajoy insiste en que su apoyo es sólo y exclusivamente para constatar la voluntad de ETA de dejar de matar ro de que tiene el apoyo de todos los grupos parlamentarios de la Cámara. Rajoy tendrá ocasión de rebatir las, a su juicio, intoxicaciones monclovitas, durante el debate del Estado de la Nación, en el que finalmente hablará de la cuestión antiterrorista, porque seríamos marcianos si después de los últimos hechos, no lo hiciéramos afirman las mismas fuentes consultadas. Portavoces gubernamentales expresaron su plena disposición para informar al PP del contenido de los informes de verificación, como paso previo a la comparecencia del presidente del Gobierno, cuando ellos quieran y en el formato que quieran es decir, en el foro oficial de la comisión de seguimiento del Pacto Antiterrorista o en una comunicación bilateral del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, con el interlocutor que designe Rajoy. Las fuentes consultadas se esforzaron en negar que las relaciones entre José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy pasen por momentos de tensión. Con la intención de rebajar esa impresión, portavoces gubernamentales también juzgaron favorablemente las declaraciones realizadas ayer por Eduardo Zaplana en el sentido de que el Gobierno conserva el apoyo del PP para acabar con el terrorismo, eludiendo los otros aspectos- -más críticos- -de sus manifestaciones, para concluir que van en la buena dirección