Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 Sociedad MARTES 23 5 2006 ABC La obesidad, relacionada con todos los tipos de cáncer de mama b El riesgo aumenta en todas las Científicos españoles hallan una nueva conexión entre cáncer y envejecimiento Uno de cada cuatro tumores tiene el gen alterado de la vejez prematura Laboratorio de Epigenética del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas permitirá predecir la respuesta a la quimioterapia N. R. C. MADRID. La edad es el factor de riesgo más importante para desarrollar un tumor. Envejecimiento y cáncer están íntimamente relacionados, pero existe escasa información de cómo es la relación a nivel molecular. Científicos del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) han encontrado la primera conexión entre los años de vida de una persona, el cáncer y la regulación de un gen. La clave está en la inactivación del gen que causa el síndrome de Werner, según publican hoy en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias de EE. UU. Esta enfermedad provoca un envejecimiento tan acelerado que las personas que lo padecen adquieren a los 40 años el aspecto y las enfermedades propias de ancianos. El hallazgo permitirá avanzar en tratamientos más personalizados contra el cáncer. El equipo del Laboratorio de Epigenética del CNIO, que dirige Manel Esteller, ha detectado la alteración del gen del síndrome de Werner en el 25 de los tumores humanos, con especial presencia en los cánceres de colon, estómago, linfomas y sarcomas. La función normal de este gen es proteger nuestras células de las lesiones externas, restaurando el ADN. El cáncer aparece cuando el ADN deja de repararse porque el gen provoca una mayor fragilidad de los cromosomas y su fragmentación explicó ayer Esteller. El Laboratorio de Epigenética buscó la inactivación del gen en 90 pacientes con cáncer de colon y más de 600 tumores. Un primer paso que deberá refrenb El hallazgo del mujeres con sobrepeso desde los 18 años, incluso en aquéllas que no tomaron terapia hormonal para los síntomas de la menopausia ABC MADRID. La obesidad es un riesgo en sí mismo para el cáncer de mama. Un estudio publicado en la revista de la Sociedad Americana del Cáncer demuestra que las mujeres que ganan peso en la edad adulta se enfrentan a un mayor riesgo el resto de su vida de desarrollar todos los tipos de cáncer de mama, incluso si no toman tratamientos hormonales para reducir los síntomas de la menopausia. El trabajo revela que a mayor ganancia de peso en las mujeres adultas, mayor es el riesgo de todos los tipos de cáncer, fases y grados del tumor y en particular de las malignidades avanzadas. Las mujeres más obesas eran hasta tres veces más propensas a tener metástasis regional o distante que las mujeres que pesaban menos. El estudio es el primero en investigar la relación entre el aumento de peso y el tipo de cáncer de mama. El riesgo de cáncer de mama está vinculado a mayores niveles vitales de estrógeno circulante. El tejido graso aumenta la circulación de estrógeno, aumentando por ello el peligro de que el tumor se desarrolle. El peso actual definido por el índice de masa corporal no es tan importante como el aumento de peso a partir de los 18 años. El equipo de Manuel Esteller (a la izquierda) en el laboratorio del CNIO darse ahora en series más abultadas de pacientes. El avance abre una nueva vía de estudio para comprender mejor las relaciones entre envejecimiento y cáncer, con la epigenética como mediadora del proceso. La investigación también tendrá una aplicación inmediata en la práctica clínica. Las células tumorales crecen y se multiplican con la pérdida del gen del envejecimiento, una alteración que también constituye su talón de Aquiles Al no poder reparar adecuadamente su ADN, los tumores en los que este gen está inactivado son más vulnerables a un determinado tipo de quimioterapia que ataca ese ADN. Lo que permitirá identificar a los enfermos que mejor van a responder a la quimioterapia antes de comen- ABC zar el tratamiento; sin perder un tiempo precioso cuenta. Fármacos que despiertan al gen Ese tipo de quimioterapia se utiliza en el tratamiento del cáncer de colon, de vejiga y de ovario. En esos tumores, la alteración del gen de síndrome de Werner será un factor predictivo de la respuesta al tratamiento que permitirá realizar una medicina más personalizada. Otra opción es utilizar medicamentos capaces de despertar el gen cuando se sepa que está inactivado para tratar el cáncer. O probar con terapia génica para combatir el tumor. Al reintroducir el gen del síndrome de Werner en una célula deficiente se consigue una acción antitumoral asegura Esteller. Aumento de 27 kilos Aunque hay mucha literatura científica sobre el riesgo de obesidad y el cáncer de mama, no existen datos sobre si ese riesgo es específico para el tipo de cáncer de mama. Los científicos investigaron el riesgo entre el aumento de peso y el tipo de cáncer de mama invasivo entre 55.161 mujeres posmenopáusicas que no tomaban terapia hormonal. A mayor aumento de peso, mayor era el riesgo para todos los tipos, fases y grados del cáncer de mama. En comparación con mujeres que habían engordado 9 kilogramos o menos durante la edad adulta, las mujeres que habían engordado más de 27 kilos eran casi dos veces más propensas a tener tumores de tipo ductal y más de 1,5 veces más propensas a tener tumores de tipo lobular. El riesgo de metástasis aumentó para todas las mujeres que subieron de peso, con más de tres veces de riesgo para aquellas que aumentaron más de 27 kilogramos. Los científicos concluyen que estos datos subrayan la importancia de mantener un peso corporal saludable a lo largo de la edad adulta. Ancianos y enfermos antes de tiempo El síndrome de Werner es una de esas enfermedades hereditarias, raras y crueles. Provoca el envejecimiento prematuro de quien lo sufre, de una forma tan acelerada que en la cuarta década de la vida los enfermos con síndrome de Werner tienen una edad biológica de 80 años. Entre los 20 y los 30 años comienza a acelerarse este proceso que culmina con la muerte y afecta a personas de cualquier sexo y etnia. El envejecimiento no es sólo externo. A las arrugas, las canas y la calvicie prematura se suman todas las enfermedades de los ancianos: enfermedades cardiovasculares, diabetes, cataratas, artrosis y desórdenes endocrinos, sin olvidar el cáncer. El riesgo de desarrollar cualquier tipo de tumor aumenta con el envejecimiento. Y las personas con síndrome de Werner tampoco se libran. La conexión entre vejez y cáncer llevó al equipo del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas a hurgar en las causas genéticas que originan el síndrome para buscar Una paciente, a los 15 años (izquierda) y a los 40 años una conexión con el cáncer. La hipótesis de partida funcionó y se pudo demostrar que la inactivación de un gen que previene el envejecimiento, como es el caso del gen que origina el síndrome de Werner, puede desempeñar un papel destacado en la aparición del cáncer.