Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional MARTES 23 5 2006 ABC AHORA SÍ COLLEEN P. GRAFFY Vicesecretaria de Estado Adjunta de EE. UU. T enía que ocurrir y ha sucedido de la peor manera posible. Desde esta columna hemos comentado con anterioridad la amenaza que para la seguridad europea suponen los programas iraníes de misiles y armamento nuclear, así como la necesidad de establecer un sistema regional antimisiles. Anteayer The Washington Times filtraba la noticia de que la OTAN está a punto de reconocer su necesidad y de proponer una primera estructura. Ayer The New York Times adelantaba que Polonia y Chequia, la Nueva Europa rumsfeliana, parecen dispuestas a aceptar la instalación en su territorio de diez interceptores que, guiados desde radares en el Reino Unido y Groenlandia, tratarían de corFLORENTINO tar el paso a cualquier PORTERO cohete enemigo. Cuando el presidente Reagan consideró que había llegado el momento de poner fin al Tratado ABM, por el que EE. UU. y la Unión Soviética se comprometían a no instalar sistemas antimisiles, los europeos nos escandalizamos. La propuesta de un sistema nacional de defensa antimisiles fue criticada desde el Viejo Continente por técnicamente imposible y por inútil. Aún así los norteamericanos siguieron adelante, con la colaboración de los israelíes. A principios de la década, Washington ofreció a Europa, en el marco de la OTAN, un sistema mixto, con desarrollos tecnológicos de uno y otro lado. Las empresas europeas, con las francesas a la cabeza, lo celebraron. Era una gran oportunidad para acceder a las patentes americanas y generar propias. Sin embargo, la propuesta quedó en nada. Para unos, un escudo antimisiles era innecesario ¿quién nos quería atacar? para los políticos franceses el escudo era necesario, pero europeo y con tecnología propia. El lelo pacifismo de unos y el ciego nacionalismo del otro hicieron perder una oportunidad de oro. Ahora el lobo ya está en la puerta y, una vez más, la altiva Europa corre a esconderse bajo las faldas del tantas veces despreciado y criticado imperio americano ¡y con Bush a la cabeza! La propuesta de la OTAN intenta aprovechar sistemas tácticos ya existentes, como los Patriot (tierra- aire) o los Aegis (mar- aire) y vincularlos al sistema norteamericano, que se vería reforzado por los nuevos interceptores Se trataría de ampliar el escudo nacional norteamericano, con muy limitado beneficio industrial para Europa y con escaso control militar. Nuestros políticos no podrán quejarse de imperialismo. Desperdiciaron irresponsablemente el tiempo, ignoraron ventajosas ofertas y todo para acabar dependiendo de la voluntad norteamericana para defendernos. Los europeos seguimos confundiendo la retórica con la política. Se nos llena la boca de antinorteamericano para, a la postre, ser incapaces de desarrollar un modelo continental. Cuando el nacionalismo ciega y la falta de valores lleva al entreguismo, difícilmente podrá existir Europa. En Guantánamo hay criminales de guerra que son bien tratados Promotora de otra imagen de George. W. Bush, defiende al presidente américano con hechos: 8.000 millones de dólares en ayudas para erradicar el sida en África, regularización de 12 millones de inmigrantes mexicanos... TEXTO: LUIS ORDÓÑEZ FOTO: SIGEFREDO MADRID. Colleen Graffy asumió sus funciones en septiembre de 2005. Es la responsable de los programas de diplomacia y asuntos públicos de la Oficina para Asuntos Europeos. Licenciada en derecho en EE. UU. e Inglaterra, ha vivido 20 años en Londres, donde a menudo era invitada por los medios de comunicación para transmitir el punto de vista estadounidense sobre asuntos internacionales. En su discurso trasciende la importancia que tiene la comunicación. Defiende a ultranza la política del presidente Bush y piensa que las desavenencias existentes son en muchos casos por falta de entendimiento. -Después de la segunda reclamación de las Naciones Unidas para que se cierre Guantánamo por considerarla una prisión ilegal, ¿no piensa que debería cerrarse? -El problema es que no se entiende nuestra utilización de Guantánamo, pues en España se cree que es un problema de terrorismo, cuando en realidad son criminales de guerra. No utilizamos leyes criminales penales sino leyes de guerra. Y, lógicamente, no vamos a soltar a los prisioneros hasta que acaben las hostilidades. Los individuos capturados en Afganistán fueron más de 10.000, por eso no podemos juzgarlos a todos, pero nos aseguramos de que los reclusos no son inocentes. Los detenidos tienen derechos legales individuales, pueden recurrir a cualquier Tribunal de Norteamérica por mucho que en otros países se hable de indefensión. Hemos soltado a un diez por ciento de los presos por acuerdos con sus países de origen, y muchos de ellos han vuelto a matar. -Pero hay torturas... -He estado en Guantánamo, asistí a un interrogatorio, y la base es establecer una relación. Se les trata bien. Está claro que la buena estrategia no es la tortura y no es la que se utiliza en Guantánamo. El trato a los presos es muy distinto a lo que la gente piensa. Las imágenes que se sacaron en la televisión sobre las torturas están sacadas de contexto, fueron tomadas hace cuatro años y durante un periodo de cuatro meses. Ahora no es así. Les procuramos facilidades para sus rezos diarios, disponen de los mismos servicios sanitarios que los que trabajan allí, tres comidas al día, asesores a los que pueden consultar y que es- Colleen P. Graffy en la embajada americana durante la entrevista con ABC No podemos absorber a toda la gente que quiere entrar en EE. UU. tenemos un límite tán allí para ayudarles... ¿Qué opina de la Alianza de Civilizaciones? -No sé bien a que se refiere con la Alianza de Civilizaciones, aunque creo que es positivo que existan este tipo de ideas. ¿En qué estado se encuentran las relaciones bilaterales entre España y EE. UU? -Creo que las relaciones son buenas y van mejorando con el tiempo. Para EE. UU. España tiene una imagen muy buena. La gente contrasta mucho las diferencias entre las relaciones en la época Aznar y en la de Zapatero, pero es normal un cambio cuando hay otro Gobierno. Estados Unidos es el tercer país en número de hispanohablantes en el mundo, además de otros muchos intereses en común. Esto tiene que hacer que exista el entendimiento. ¿A qué se debe el antiamericanismo existente en Europa? -Parte del antiamericanismo viene por los conflictos en Irak y Afganistán. La mayoría de la gente suele estar en contra de la violencia y creo que es muy bueno que esto sea así, pero a veces el uso de la fuerza es necesario. Afganistán necesita las tropas extranjeras. Y en Irak mucha gente quería que hubiese un Gobierno democrático, y ahora lo hay. ¿También el presidente Bush? -Sí, Bush es otro punto de discordia. Pero no entiendo ese posicionamiento a favor de un candidato americano en los países europeos. El presidente Bush ha hecho muchas cosas buenas: ha apoyado que el Estado palestino sea independiente, ha invertido 8.000 millones de dólares en ayuda a los países africanos para erradicar el sida intenta regularizar la situación de 12 millones de inmigrantes, en su gran mayoría mexicanos... ¿Qué le parecen las medidas en la frontera con México? -Las leyes de inmigración tratan de enseñar a los inmigrantes que la americana es una sociedad con reglas y hospitalaria. Pero esta hospitalidad tiene un límite, pues no podemos absorber a toda la gente que quiere entrar. Lo más importante para nosotros es darle legitimidad a los inmigrantes que entran, no las medidas que se han tomado en la frontera y de las que tanto se hablan. Estamos trabajando junto a México para que las políticas de inmigración sean entendidas y para que mejoren las situaciones humanitarias. Se está gastando mucho dinero para proteger la frontera, reforzar las leyes en el interior del país y crear un programa de trabajadores temporales.