Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 22 5 2006 Toros 61 Y es que tal vez no exista el toro perfecto. O quizá los espadas de ayer debieron suplir las carencias con su parte. Esto es cosa de dos Iván Vicente en algún muletazo hacia dentro por el pitón derecho apuntó con el cuarto. Hacia fuera al toro le costaba un mundo y parte del otro. Y allí, cerca de las rayas, volvió grupas y buscó tablas. Luis Carlos Aranda, por cierto, se asomó al balcón en un par de terror, con la oleada coronada por los pitones como un tsunami arrasador, que ni tiempo dio a ver esas cosas de puristas como son la colocación y la ejecución. Se desmonteró por méritos propios y sobrados. Y por poco la gente hace destocarse al monosabio que quitó a cuerpo limpio la arrancada del toro cuando todavía apare- cían por el portón de caballos los del castoreño. Javier Valverde directamente se estrelló con el quinto. ¿Y antes? Pues antes Valverde se templó mucho con la calidad a cámara lenta del anterior, que le cantó prontísimo, en los buenos muletazos zurdos del prólogo, cuál era el pitón. Tres tandas por la derecha desperdiciaron, sin ser ni malas ni buenas, las justas fuerzas del guardiola, que cuando quiso ir al natural se había prácticamente vaciado. Iván Vicente saludó desde el tercio a la muerte de su primero, el de la prontitud y la vivacidad, el que salía un tanto a su aire con la cara distraída por arriba, aire al que le dejó Vicente, sin calentar motores. Y Cruz, que ya está contado, que ejecuta unos pases de pecho de pitón a rabo imponentes y un espadazo del copón, como bien pudieron comprobar las siete damas rubias, siete, que siguieron la corrida en un burladero de la empresa. Faltaba Fernández de la Vega. El Cid quiere conquistar de nuevo el corazón de Las Ventas en la primera de sus tres citas EL APUNTE DE HUMBERTO PARRA Rincón, El Juli y El Cid se miden hoy en Madrid en la tarde de mayor tirón de San Isidro. La reventa se ha disparado y ha hecho su agosto: hasta mil euros se han pagado por una barrera de sombra Precios galácticos en el cartel estelar TEXTO: ROSARIO PÉREZ FOTO: EFE ENTREBARRERAS Venía con hambre de triunfo y me encontré el plato vacío R. P. MADRID. La terna abandonó cabizbaja la plaza, con la sensación de que la corrida de Guardiola no colaboró lo suficiente para triunfar en Madrid El primer espada, Iván Vicente, aseguró que venía dispuesto a darlo todo, pero los toros no acompañaron El primero transmitió y tuvo movilidad- -explicó- pero le faltó humillar más. El cuarto cantó su mansedumbre desde que salió de chiqueros Valverde comentó que se encontró a gusto con el segundo guardiola, con el que pegué algunos muletazos buenos, pese a que le faltó una chispa de transmisión Respecto al quinto, dijo que fue un inválido Y concluyó: Venía con hambre de triunfo y me encontré el plato vacío A Fernando Cruz no le agradó su lote: El tercero nunca terminó de romper hacia delante y su defecto principal fue que reponía constantemente. El sexto se durmió en el peto y no tuvo emoción en la muleta Llegó la hora del cartel estelar. Tres figuras en el redondel: una de Bogotá, otra de Madrid y una tercera de Salteras. César Rincón, El Juli y El Cid rivalizarán para ostentar en esta feria el trono de Las Ventas. Los dos primeros ya han agotado uno de sus tres cartuchos con escasa fortuna por el deslucido juego de sus respectivas corridas, Núñez del Cuvillo y Fuente Ymbro. Manuel Jesús se presenta con toda la artillería pesada en la plaza que lo descubrió y lo aupó a la cima. Sobre el papel, la fecha no puede ser más redonda. De ahí que aficionados de España entera se citen hoy en Madrid. Y no sólo seguidores de la Fiesta; en esta ocasión también se dejarán ver por la Monumental rostros populares. Tarde de clavel en la solapa y de Chanel. Es el día grande para los reventas, que harán su agosto más que nunca. Los precios son desorbitados: hasta 1.000 euros se han pagado por una barrera de sombra, cuando su precio es de 115,50 (el 866 por ciento más) 500 por un tendido bajo del 10 que no alcanza los 60 euros en taquilla (8,3 veces su valor) y 300 por la fila 13 del 9 263,50 euros más que la cantidad estipulada. Nadie quiere perderse el festejo, que ha suscitado una expectación inusitada. Y no es para menos. El cartel aúna a los dos vencedores del pasado San Isidro- -precisamente con los toros que hoy se lidian, los de Alcurrucén, brindaron una tarde para la historia- -con un Juli que ha apostado fuerte en el ciclo, dispuesto a demostrar su condición de líder. No con menos ambición acuden sus compañeros, un colombiano y un sevillano que se han ganado ya el codiciado título de toreros de Madrid. Rincón, in- Los miedos... Rincón: En Madrid se pasa muchísimo miedo. Y cuantos más años pasan, peor. A veces entran ganas de tirar la muleta y salir corriendo. Lo que no quiero es defraudar El Juli: No sentirme a gusto y no estar al nivel que estoy en otras plazas El Cid: Miedo no tengo, pero sí mucha responsabilidad. Me fastidiaría que no me embistiese algún toro y los sueños Rincón: Reeditar el éxito del pasado año y abrir mi séptima Puerta Grande El Juli: Siempre me visto de torero con la ilusión de cuajar una buena tarde y salir a hombros. Además, busco demostrar mi sitio y ser respetado El Cid: Me encantaría que la gente saliese toreando de la plaza, como ocurrió el año pasado con aquel alcurrucén con el que hice el toreo de toda la vida saciable con casi un cuarto de siglo de alternativa, corteja su séptima Puerta Grande; El Cid también busca ocupar el pódium de la victoria, ayudado de su izquierda dorada y con la espada afilada. Una terna de lujo frente a la corrida triunfadora en 2005: Alcurrucén. Antes del espectáculo, por la mañana, los Lozano descubrirán un azulejo en el patio de arrastre por su éxito en la anterior edición isidril. Y por la tarde persiguen recoger nuevos plácemes e inmortalizar una vez más su divisa. La cita promete. Tres galácticos del toreo con las espadas en alto. Tres conceptos. Y un objetivo común: cruzar el arco neomudéjar de Las Ventas para acariciar la bóveda celeste de Madrid.