Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Cultura LUNES 22 5 2006 ABC Chris Lowe y Neil Tennant, en una imagen promocional correspondiente a su nuevo lanzamiento discográfico ABC NEIL TENNANT Compositor y vocalista de Pet Shop Boys La mejor manera de sobrevivir al miedo es darle la vuelta y desvirtuarlo MADRID. Apenas interviene Chris Lowe, teclista de Pet Shop Boys y actor secundario en las desmelenadas puestas en escena del dúo británico, durante la entrevista promocional en la que la pareja presenta Fundamental su nuevo álbum de estudio. Es Neil Tennant quien explica las claves de su regreso, exuberante apuesta discográfica que sigue a la edición, en 2002, de su acústico y sobrio Release -Hace cuatro años se presentaron como los nuevos Pet Shop Boys ¿Vuelven ahora a hacerse viejos? -Al volver a mezclar pop y electrónica quizá recuperemos nuestro sonido clásico, pero creo que este disco es mucho más épico que cualquier trabajo anterior, menos dance, con más guitarras, con Johnny Marr... -También muy conservador. -Esperamos que la gente no piense de esa manera. No creo que sea conservador abrir un disco con una pieza de dance minimal como Psychological Desde luego, no es muy convencional. -Pero de inmediato suena The Sodom and Gomorrah Show y se abre el telón de los Pet Shop Boys. -Por supuesto. Pero si pone esa canción después de It s A Sin por ejemplo, verá que suena muy distinta: los arreglos de Trevor Horn están diseñados para que resulte extremadamente épica, con más arreglos que nunca. Y a la hora de escribirla, utilizamos pedazos de películas clásicas del siglo XX. Creo que se trata de elementos bastante novedosos en nuestra obra. -Después de tanto tiempo, ¿por qué decidieron volver a contar con Trevor Horn? Los veteranos Pet Shop Boys reactivan su zigzagueante e imprevisible carrera con Fundamental tratado de tecno- pop político con el que sofocar los traumas del siglo XXI TEXTO: JESÚS LILLO FOTO: ABC -Era el productor perfecto para este álbum. Hizo el disco de tATu, que en su día nos gustó mucho, y las canciones que habíamos escrito cuadraban mucho con su estilo... Horn hace discos tridimensionales. Es muy difícil encontrar un productor que haga que las canciones suenen como una película, con un ambiente envolvente, como si estuvieras en una sala de cine... Trevor Horn es capaz de transformar el sonido en imagen. -Después de dos décadas metidos en los estudios de grabación y con las ideas tan definidas, ¿no resulta difícil trabajar con ustedes? -En absoluto. Formamos un equipo con el productor y buscamos las mismas metas. Sólo hay que preocuparse de dejarlas claras antes de empezar a trabajar. Ante todo somos pragmáticos: queremos que el final sea feliz. -De nuevo un título de una sola palabra, Fundamental abierto a cualquier interpretación. -El título era mucho anterior al disco, es lo primero que teníamos... Creo que llevamos demasiado tiempo oyendo hablar del fundamentalismo, de la amenaza, de la guerra y del miedo. Para sobrevivir, lo mejor es darle la vuelta a todo eso, escribir esos conceptos con letras de neón y desvirtuarlos, sacarlos de contexto para generar contra- dicciones y combatirlos. La otra razón es que este disco es, fundamentalmente, Pet Shop Boys. -Y muy político. -Refleja la atmósfera política, pero sin contenido: sólo sonidos... Vivimos en un mundo aterrorizado por las amenazas de los políticos, por el pánico difundido por los medios audiovisuales, y todo esto lo llevamos a la música. Hay cadenas dedicadas a meter miedo durante las veinticuatro horas del día, y gobiernos autoritarios que intimidan a la gente con terrores, ya sean reales o inventados... Como sugerimos en Luna Park EE. UU. es un parque temático del miedo. ¿Van a cambiar el pop art por el movimiento hippy? -No somos hippies, y creo que a estas alturas nunca lo seremos. Lo nuestro Vivimos en un mundo aterrorizado por las amenazas de los políticos, por el pánico difundido por los medios audiovisuales... EE. UU. es un parque temático del miedo es más satírico, como la letra de I m Stupid La comedia es esencial en la obra de Pet Shop Boys. ¿Y toda esa oscuridad plástica de sus imágenes promocionales, hechas de neones y sombras? -También hemos querido reflejar el sentimiento de pánico en la portada. Yo voy vestido de enterrador, y Chris, más moderno, aunque del siglo pasado, va de fiesta. Es otra metáfora de esa dualidad de la que hablaba. -En los últimos años han realizado remezclas para Yoko Ono, han creado la banda sonora para el Potemkin de Eisenstein, han escrito un musical... ¿Por qué tienen la necesidad de regresar al pop? -Al contrario, lo que necesitamos es salir de nuestros álbumes. Resultaría muy aburrido hacer siempre canciones. Potemkim y Closer To Heaven nos permitieron componer de una manera distinta a la habitual, y también mantener el interés por la música. Es algo natural en una carrera marcada por los elementos teatrales y cinematográficos, productos que, aunque no estén dirigidos a la masa, son parte de la carrera de Pet Shop Boys. -Pero Potemkin lo firmaron con sus nombres propios. -Problemas burocráticos... En el catálogo clásico de EMI no se puede firmar una obra como dúo, pero seguíamos siendo los Pet Shop Boys. -Su gira de otoño, ¿será tan fría como Nightlife de Zaha Hadid? -Hemos empezado a trabajar con la escenógrafa de Closer To Heaven Visualmente será muy excitante, como una ópera.