Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 LUNES 22 5 2006 ABC Cultura y espectáculos Una exposición capital recorre la vida y las circunstancias de José Ortega y Gasset La Residencia de Estudiantes acoge desde hoy una muestra que vincula al pensador con Madrid b Madrileño y universal, el autor de La rebelión de las masas mantuvo una intensa relación humana y cultural con su ciudad, su poblachón manchego MANUEL DE LA FUENTE MADRID. Quizá fue cuando paseaba por los rincones de su patria chica, de su poblachón manchego la Puerta del Sol o la Gran Vía, cuando concibió que, tarde o temprano, acabaría por llegar la rebelión de las masas. Tal vez fue a orillas del Manzanares esta líquida ironía o en sus excursiones por Gredos cuando este madrileño universal, José Ortega y Gasset, imaginó que las contracturas del separatismo querían acogotar a las vértebras de la España secular. No es tampoco improbable que, con los ojos vueltos al cielo velazqueño de la Villa y Corte, Ortega pusiese a dar vueltas a su imaginación en torno a Galileo, ni que junto al Palacio de Oriente empezara a idear los índices de la Revista de Occidente de la que fue fundador. Cincuenta y un años después de su muerte, la Residencia de Estudiantes va a acoger una minuciosa exposición que, precisamente, lleva por título El Madrid de José Ortega y Gasset La SECC y la Comunidad de Madrid son las entidades organizadoras de la muestra en estrecha colaboración con la propia Residencia y la Fundación Ortega. José Lasaga, asesorado artísticamente por Fernando Huici, es el comisario de la exposición. Pero, ¿por qué Madrid en ese título? Madrid nombra, por supuesto, la ciudad en que nació y murió, pero sobre todo remite al punto ciego donde se inserta la perspectiva cosmopolita que es la vida y obra del nuestro filósofo de la razón vital explica José Lasaga en el prefacio de la muestra. Es, en suma- -continúa- su paisaje esencial porque fue el primero, lugar donde el destino ancló su vida, y porque lo habitó, es decir, lo paseó, lo conoció, lo amó. Cuando, en contra de su voluntad, tuvo que vivir lejos de Madrid lo echó en falta. Pero nunca fue complaciente con una ciudad cuyos defectos históricos y sociales veía y criticaba con claridad: Madrid, ese poblachón manchego Al margen de su infancia malagueña, de sus estancias en Alemania y de su exilio, Ortega vivió el resto de su vi- da en los Madriles, una ciudad en la que clara y rotundamente se percibieron los cambios producidos en la sociedad española entre 1898 y 1936. El autor de Meditaciones del Quijote fue testigo de esos cambios y a menudo protagonista de algunas de sus causas. Precisamente ése, Meditaciones del Quijote. 1898- 1916 es el primero de los cuatro apartados en los que se ha dividido y vertebrado la exposición. Quedan aquí reflejados sus trabajos en la prensa- -no se olvide que era hijo de José Ortega y Munilla, director de El Imparcial y que decía que había nacido sobre una rotativa- -y sus disertaciones desde la cátedra o desde la inteligente polémica con otros grandes nombres de la política y la literatura. El año 1917, el decisivo 1917 de la Revolución Rusa, es el punto de partida hacia la segunda estación de este viaje, bajo el epígrafe de El Madrid de las vanguardias (1917- 1928) Son los fértiles tiempos de su amistad humana e intelectual con Juan Ramón y con Unamuno, los años del nacimiento de la Revista de Occidente de sus concurrídisimas conferencias en la Residencia de Estudiantes, residencia a la que en unos años se irá acercando la Generación del 27, mientras desde hace ya unos cuantos años Europa vive de Moscú a París la explosión de las vanguardias, el tsunami de los ismos. En 1931, Ortega y Gasset, junto con Ortega en la Universidad de Madrid, histórica foto de Alfonso El Madrid de José Ortega y Gasset ha sido organizada por la SECC, la Comunidad y la Fundación Ortega La muestra recorre la vida y la obra del pensador insertas en la historia de España, de Europa y de la capital un grupo de intelectuales entre los que se encontraban nombres como los de Gregorio Marañón y Pérez de Ayala, fundó la Agrupación al Servicio de la República y fue elegido diputado por León a las Cortes Constituyentes de la recién proclamada II República. Esos años (entre 1929 y 1936) están representados en la exposición por el capítulo denominado El Madrid de la República un tiempo convulso en el que de nuevo el filósofo fue testigo y hasta protagonista como diputado, y ya desencantado, otro español que ve cómo llega la Guerra Civil y tiene que tomar el Un paisaje con muchas figuras: Picasso, Dalí, Braque... Es hora pues de que con nosotros, el lector pasee y vea. Y se detenga en algunos de los documentos que integran la muestra, como los manuscritos de El tema de nuestro tiempo (1923) y La rebelión de las masas (1930) la literatura espistolar con Unamuno y Giner de los Ríos, entre otros. No faltan tampoco primeras ediciones de algunos de sus ensayos. Igualmente, hay lugar en la exposición para títulos y nombres de la vanguardia creativa española como José Moreno Villa, Juan Ramón Jiménez, Ramón Gómez de la Serna, García Lorca, revistas como Cruz y Raya las hojas literarias como Lunes del Imparcial Otro de los paisajes en los que la muestra sitúa al filósofo es el de la obra plástica que dibujó el mundo que Ortega vivió. Kandinsky, Picabia, Dalí, Juan Gris, Braque y Picasso son algunos de los maestros que escoltan a Ortega en la exposicón. Por último también cabe resaltar que en el catálogo se incluyen las más recientes investigaciones alrededor de la obra orteguiana- -Eugenio Trías, Pedro Cerezo, Jacobo Muñoz, José Luis Molinuevo, Tomás Mermall- su biografía- -Javier Zamora, Marta Campomar- -y sobre la etapa histórico- cultural de entre siglos- -Vargas Llosa, Santos Juliá y Fernando Rodríguez Lafuente- Además, en coincidencia con la muestra se celebra un ciclo de conferencias, por el que van a desfilar (en el histórico salón de la Residencia de Estudiantes en el que disertó Ortega) el citado Mario Vargas Llosa (23 de mayo) Fernando Savater (5 de junio) Javier Gomá (20 de junio) y Francisco Calvo Serraller (21 de junio) Además, como complemento de la muestra, del catálogo y de las conferencias dedicadas a José Ortega y Gasset, la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales y Televisión Española han coproducido una película documental que se proyectará en la exposición.