Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 22 5 2006 35 Madrid Aguirre pide unidades adscritas de policías nacionales y guardias civiles en la Comunidad Seis marroquíes adultos y un bebé mueren en un brutal accidente de autocar en la A- 1 El reventón de una rueda, quizá por un error humano, hizo que el vehículo se saliera de la vía b El resto de pasajeros, magrebíes pero vecinos de Bélgica, sufrieron heridas de diversa consideración; volvían de pasar unos días con sus familias en Tánger CARLOS HIDALGO MADRID. La carretera volvió a escribir ayer por la mañana uno de sus luctuosos capítulos. Uno, además, de los más tristes que se conocen en la Comunidad de Madrid en los últimos años. Siete personas- -una de ellas, un bebé de tan sólo 17 meses- -perdieron la vida en un accidente de autocar en plena A- 1, cuando regresaban de Marruecos y volvían a sus casas, en Bélgica. Los 33 ocupantes del vehículo, la mayoría hombres, son originarios del país norteafricano. Las primeras hipótesis de la Guardia Civil, a falta de que en las próximas horas se conozca el informe técnico, apuntan a que quizá un error humano esté detrás del reventón que hizo salir de la vía al autocar. Eso sí, el conductor negó que se hubiera quedado dormido. La prueba de alcoholemia dio negativo. Tenía carné de conducir belga que había sido canjeado por uno original marroquí. El autobús iba a una velocidad adecuada: 100 kilómetros por hora. El vehículo accidentado, de doble altura y de la marca Eos- Coach, perteneciente a la empresa belga Vidale Travel, salió a las doce de la noche de Tánger, unas nueve horas antes de que se produjera la catástrofe, con los 31 pasajeros- -tres de ellos, niños- -y dos conductores. Tomaron el ferry hasta Algeciras, de donde partieron con destino a Bélgica. El cambio de conductor se produjo al llegar a Bailén (Jaén) cuatro horas antes del siniestro. Una vez sobrepasada la capital de España, tomaron la carretera de Burgos (A- 1) A la altura del kilómetro 47,800- -municipio de Pedrezuela- sentido norte, el Los servicios funerarios y los Bomberos de la Comunidad retiran los cuerpos de las personas fallecidas AFP El relevo de los dos conductores se produjo apenas cuatro horas antes del siniestro, en Bailén (Jaén) autobús circulaba con aparente normalidad hasta que una de las ruedas gemelas del lado derecho- -la exterior- -reventó. Eran las nueve de la mañana. La Guardia Civil de Tráfico apuntaba ayer, como hipótesis más probable aunque no definitiva, que un error humano del conductor- -somnolencia o una distracción- -hubiera hecho salir de la vía, hacia el arcén, el vehículo. Tampoco se descarta que un objeto provocara la rotura de la rueda o que el error fuera mecánico. Lo normal es que la que se pinche sea una rueda delantera, y no una de las traseras. El autobús perdió un neumático durante su carrera mortal, y también apareció otro junto al vehículo. Lo que está claro es que el autocar se salió de la calzada, invadió la cuneta, incluso circuló sobre un montículo in- clinado, se fue acercando al quitamiedos, transitó sobre éste, aplastándolo literalmente, y volvió a la zona de tierra- -ya inclinado sobre su lado derecho- donde chocó con un árbol que arrancó de cuajo el techo, el frontal y las ventanas del autobús, y se estampó de lado contra el suelo, justo al lado de una zona conocida como El Barranco, aunque no se precipitó. En definitiva, el vehículo mantuvo su fatídico recorrido a lo largo de más de 300 metros. Por el camino y desde que se quedó (Pasa a la página siguiente)