Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional EL NUEVO DRAMA DE LOS TERRITORIOS OCUPADOS LUNES 22 5 2006 ABC Israel devuelve parte del dinero de las tasas aduaneras a los palestinos b Mahmud Abbas prepara con Tzipi Livni y Simón Peres en Egipto su próximo encuentro con Ehud Olmert, mientras George W. Bush vigila desde Washington J. CIERCO GAZA. Casi nunca casi nada pasa por casualidad en Oriente Próximo. Ehud Olmert se embarcó ayer hacia Estados Unidos donde mañana se entrevistará con George W. Bush. Washington le ha insistido en las últimas semanas al nuevo Gobierno israelí en dos cosas sobre todas las demás: que recuperara el diálogo directo con Mahmud Abbas y que transfiriera el dinero congelado por Tel Aviv de las tasas aduaneras que recauda en nombre de la ANP. Ayer, sólo 48 horas antes de su cita en la Casa Blanca, Olmert satisfizo, en parte, esas demandas. Tzipi Livni, ministra de Asuntos Exteriores, y Simón Peres, viceprimer ministro del Ejecutivo, se reunieron en el balneario egipcio de Sharm el Sheij con el presidente palestino para preparar además otro cara a cara mucho más importante: el que mantendrán en breve Mahmud Abbas y el primer ministro de Israel. Mariya en una cama de la UCI del hospital Al Shifa. En el mejor de los casos quedará tetrapléjica de por vida Hamdi Aman perdió el sábado en Gaza, en un asesinato selectivo de Israel, a su madre, su esposa y su hijo mayor de 5 años. Su hija yace en el hospital. Sólo le queda Momen de 2 años Mariya, 3 años, tetrapléjica TEXTO Y FOTO: JUAN CIERCO, CORRESPONSAL Situación humanitaria Livni y Abbas hablaron asimismo de la grave situación humanitaria que viven los Territorios Palestinos. Y ahí entra la segunda de las demandas de Estados Unidas satisfecha en parte por Israel. La canciller hebrea informó a su interlocutor de que su Gobierno había ordenado, esa misma mañana, descongelar 8,5 millones de euros de los 172 millones que tiene retenidos para destinarlos a ayuda de carácter médico. Abbas agradeció el gesto aunque reclamó que Israel le devolviera todo el dinero congelado, porque en realidad no es de ustedes sino nuestro y se dijo dispuesto a mantener abierta la vía negociadora, quien habla con Israel es la OLP Pese a encontrarse en Sharm el Sheij, Mahmud Abbas no pudo quitarse de la cabeza la explosiva situación que se padece en Gaza. Negó, más por deseo que por convicción, que los palestinos fueran a cruzar la línea roja de la guerra civil y apeló al diálogo entre las facciones. Sin embargo, la realidad en la Franja no invitaba, tampoco ayer, al optimismo. La Policía palestina encontró una bomba junto a la casa del general Rashid Abu Shabak, otro de los fieles de Abbas en Gaza. Todo 24 horas después del atentado contra el jefe de la Inteligencia, reivindicado ahora por Al Qaida. De ahí que las palabras de Abbas estén más cerca de sus deseos que de su convicción. GAZA. ¿Por dónde empezar Hamdi? ¿Por cómo me han flaqueado las piernas cuando he fotografiado a tu hija Mariya, de tres años, entubada, desnuda sobre la cama de la UCI del hospital Al Shifa, con un pañal como el que todavía usa mi hijo de cuatro años por las noches? ¿Por dónde empezar Hamdi? ¿Por cómo me ha acordado de mis propios hijos cuando el doctor Mazen me ha dicho que lo mejor que le podría pasar a Mariya es morirse porque quedará tetrapléjica al haber impactado una esquirla del misil israelí en sus cervicales dañándole la espina dorsal? ¿Por dónde empezar Hamdi? ¿Por cómo los enfermeros me han dicho que tu cuñado, Nahed, también pasajero del coche de la muerte, no superará tampoco su estado actual y quedará tetrapléjico como tu hija? ¿Por dónde empezar Hamdi? ¿Por cómo se me ha encogido el corazón cuando me contabas que tu hijo Muhaned, de 5 años, te había pedido una bicicleta y tú le habías prometido una si aprobaba su primer examen escolar? Seguro que se la regalan en el cielo. ¿Por dónde empezar Hamdi? ¿Por cómo se te han iluminado los ojos al recordar que toda la familia se había subido el sábado por la tarde en el coche recién estrenado, un Mitsubishi Lan- cer, con tres horas de vida, para ir a visitar a tus hermanas? ¿Por dónde empezar Hamdi? ¿Por cómo te has quedado sin tu madre, Hanan; sin tu mujer, Naima, con quien te casaste hace siete años; sin tu hijo mayor, Muhaned, así de golpe y bombazo, sólo por estar detrás del coche de un jefe del Yihad Islámico? ¿Por dónde empezar Hamdi? ¿Por cómo me ha mirado Momen mientras le sostenías en tus brazos, con sus dos años, sin entender lo sucedido pese a estar contigo en el vehículo en el momento de la brutal explosión? ¿Por dónde empezar Hamdi? ¿Por cómo me preguntabas sobre qué reac- ¿Por dónde empezar Hamdi esta carta que no te llegará nunca pero que no podía dejar de escribirte? Según los médicos, lo mejor que le podría pasar es morirse porque quedará totalmente paralítica ción internacional había tenido la muerte de tu familia y no he podido contestarte porque a nadie le importa? ¿Por dónde empezar Hamdi? ¿Por cómo me has reconocido que la vida ya no te interesa demasiado salvo por ayudar a tu hijo pequeño, que no es poco; que ya no tiene madre, ni abuela, ni hermanos? ¿Por dónde empezar Hamdi? ¿Por cómo me has contado entre lágrimas que hace sólo unos días les habías hecho un pasaporte a tus tres hijos para viajar a Egipto y visitar a la familia? ¿Por dónde empezar Hamdi? ¿Por intentar decirte que del otro lado del muro también mueren niños israelíes inocentes en atentados palestinos? ¿Por dónde empezar Hamdi? ¿Por informarte de las palabras del ministro hebreo de Defensa, Amir Peretz, quien, tras ordenar una investigación al Ejército sobre la muerte de tu familia, ha asegurado que la vida de los niños israelíes en las escuelas y en las guarderías debe ser una prioridad absoluta, en referencia al cohete Qassam disparado ayer desde Gaza contra una escuela de Sderot en la que no ha habido víctimas, los chavales rezaban en la sinagoga, pero sí daños materiales? ¿Por dónde empezar Hamdi esta carta que no te llegará nunca pero que no podía dejar de escribirte?