Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 21 5 2006 Economía 79 Bruselas se reunirá en junio con Rabat para intentar cerrar el acuerdo pesquero El Parlamento aprueba el convenio, a falta de cuestiones técnicas b El sector muestra su cautela ante los resultados de esta reunión y manifiesta su preocupación porque el tema técnico no está cerrado, ni claro PALOMA CERVILLA MADRID. El comisario de Pesca de la UE, Joe Borg, admitió esta semana que el próximo día 21 de junio se reunirá con autoridades marroquíes para ultimar cuestiones técnicas aún sin cerrar dentro del convenio de pesca con Rabat. Este reconocimiento se produjo el día que el Parlamento europeo aprobó por 409 votos a favor, 197 en contra y 79 abstenciones el dictamen del eurodiputado del PP, Daniel Varela Suanzes, y que supone el respaldo de la Cámara a su contenido, en el que se han incluido las enmiendas presentadas. Después de la aprobación por el Parlamento, queda pendiente la ratificación del Consejo y del Gobierno marroquí, cuyo Parlamento todavía no ha dado el visto bueno para que entre en vigor el 1 de julio, cuatro meses después de lo previsto y un año desde su firma. El convenio sobre las cuestiones técnicas es un aspecto fundamental para que al acuerdo pueda acogerse gran parte de la flota española, a la que han correspondido 100 de las 119 licencias disponibles. La mayor parte, 42 son para Andalucía, 37 para Canarias, 17 para Galicia y 400 toneladas de cuota para especies pelágicas, dos para el País Vasco y dos para Cantabria. Una de las cuestiones fundamentales a tener en cuenta es la certeza de que la flota española podrá pescar con luz en el caladero marroquí, imprescindible para parte de LA LLAMADA DE ÁFRICA P Gran parte de la flota española está a la espera de volver a faenar la flota andaluza. En este sentido, tanto el presidente de los armadores andaluces como de la cofradía de pescadores, Pedro Maza y Manuel Peinado, respectivamente, coincidieron en mostrarse cautelosos con el resultado de los acuerdos, porque debemos esperar a los resultados de la comisión mixta UE- Marruecos que se celebrará en junio informa Ep. A juicio de Maza, habrá que despejar muchas dudas y ver si esas decisiones se adaptan a nuestras necesidades mientras que Peinado indicó que el sector se muestra preocupado porque el tema técnico no está cerrado ni EFE El PP advierte de los flecos del acuerdo y el PSOE lo culpa del retraso por frenar la vía de urgencia claro y esperamos que se solventen las cuestiones técnicas y Marruecos permita faenar con luces en el caladero El PP mostró su satisfacción por la aprobación del dictamen que ha elaborado su diputado Daniel Varela, quien afirmó que vamos a estar muy encima de lo que pase allí, toda vez que el 30 de junio la UE debe efectuar su primer pago por el acuerdo y porque ha sido muy difícil dar el visto bueno a un pacto del que quedan flecos En este sentido la también diputada popular, Carmen Fraga, lamentó que aún persistan dudas que pueden afectar a la flota de cerca. Por su parte, el PSOE afirmó que hoy es un gran día para los pescadores españoles que llevan seis años esperando el acuerdo aunque lamentó el retraso, a su juicio provocado por el PP al impedir la tramitación por la vía de urgencia. La propuesta de la CE para la OCM de frutas y hortalizas contempla ayudas desacopladas LAURA VILLENA. SERVICIO ESPECIAL BRUSELAS. El Ejecutivo comunitario presentó el pasado jueves a los representante del sector de frutas y hortalizas el documento que abre la consulta para la reforma de la Organización Común del Mercado (OCM) de frutas y hortalizas, y evitar que el sector distorsione el mercado. El texto ha sido recibido con desconfianza por la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) que teme que la Unión Europea no haga una reforma dirigida a los productores En este documento Bruselas propone una modificación de las subvenciones a los productos para transformación para que puedan adaptarse a los compromisos internacionales. Así, propone tres opciones: en primer lugar plantea el pago único o ayudas otorgadas en función de las hectáreas explotadas, o a cada explotación y no en función de la producción, que eventualmente puede sufrir reduccio- nes. En 2005 la UE destinó 854 millones al sector de frutas y verduras en función de su producción, con la aplicación de penalizaciones en caso de sobreproducción. Bruselas contempla en segundo lugar la posibilidad de un status quo de las ayudas para adaptarlas a la ronda de Doha, y por último, establecer ayudas a la renta aunque ligadas a la superficie. Eduardo López, representante de frutas y hortalizas del COAG, señaló como uno de los puntos más peligrosos del texto el intento de fomentar las relaciones e importaciones de países terceros a través de la OCM, alegando que éstos deberían recurrir a otras organizaciones y no al presupuesto de la UE para dar salida a sus productos y desarrollar sus economías. oner en marcha un Plan África pedir ayuda a la UE, ya sólo nos falta enviar a la Armada a Canarias para intentar contener la avalancha de emigrantes. El efecto llamada se podría medir perfectamente, porque lo primero que se procura un emigrante es un teléfono móvil y si el ministro Caldera quisiera podría saber hasta a quién han llamado para decir que en España le dan papeles a cualquiera, puesto de todos modos las autoridades no son capaces de devolver a nadie a su país. Pero no es sólo eso lo que hace que vengan, es la desesperación, la certeza de que en sus países de origen no hay futuro por más que se esfuerENRIQUE cen. Saben que allá en SERBETO África su vida vale tan poco, que es mejor jugársela a una sola carta intentado llegar a Europa. ¿Qué podemos hacer nosotros? Hoy, por ejemplo, miles de personas tienen previsto manifestarse en ciudades de todo el planeta con el noble propósito de protestar contra el hambre en el mundo, siguiendo una iniciativa que patrocina, según tengo entendido, el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas. Sería fantástico un mundo sin hambre y todos deberíamos esforzarnos en colaborar en lo posible para alcanzar este propósito, porque a veces un grano de arroz es la diferencia entre la vida y la muerte y muchos granos de arroz hacen un cargamento. Pero ¿será bastante con una manifestación o tal vez sería más útil si nos diésemos cuenta de que esta actitud voluntariosa solo sirve para adormecer un rato nuestras conciencias? Es bueno que la ONU pueda socorrer a los que solo pueden salvarse con un puñado de harina, pero si no hacemos nada más, en cuanto esas personas hayan recuperado sus fuerzas se pondrán en camino hacia Canarias o hacia donde sea. Mejor sería reconocer que mientras insistamos en defender que los países pobres tienen derecho a mantener sus peculiaridades culturales, étnicas, religiosas o folclóricas, no debemos extrañarnos de que tengan problemas para construir sociedades justas. Y si hay algo de lo que nosotros somos culpables es de haber dejado al continente africano culturalmente abandonado. En los documentales de aires antropológicos quedan muy bien los consejos de ancianos, los chamanes de la selva y los hombres sabios del desierto. Pero los seguidores de esta corriente neoindigenista nunca dicen que esas sociedades son intrínsecamente perversas e incapaces de llevar a sus ciudadanos al progreso. Es muy fácil culpar de los males del mundo a la industria de armamento, a EE. UU. o a las multinacionales mientras los gobiernos africanos corruptos sonríen mientras se filma el documental y luego hacen la vista gorda cuando sus ciudadanos se suben al cayuco, porque la emigración les viene de perlas como fuente de divisas y porque para cargar con las culpas ya están los propios europeos.