Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Sociedad DOMINGO 21 5 2006 ABC MIGUEL ÁNGEL QUINTANILLA Secretario de Estado de Universidades e Investigación No hemos logrado transmitir nuestros objetivos sobre la reforma de los títulos MADRID. Desde la Secretaría General del Consejo de Universidades (hoy Consejo de Coordinación Universitaria) Miguel Ángel Quintanilla fue protagonista destacado de la reforma de las carreras superiores, a la sombra de la Ley de Reforma Universitaria. A finales de 1995 volvió a su cátedra de Lógica y Filosofía de la Ciencia en la Universidad de Salamanca. Ahora, casi once años después, asume el desafío de unas reformas que tienen a la Universidad inquieta y expectante. Se siente orgulloso de haber llevado a los campus la cultura de la evaluación y su prioridad absoluta la reforma de la ley de universidades (LOU) Asegura que el proyecto estará disponible en los términos que dice la ministra, en mayo -Los rectores opinan que esta reforma tendría que haberse cerrado al principio de la legislatura... -Sí, pero en cualquier caso hay que hacerla para que nadie tenga excusas. ¿Y ganar el tiempo perdido? -Es una reforma sin convulsiones, que no supone volver al principio. Va a mejorar algunos aspectos de las universidades pero no conllevará la apertura de un nuevo proceso constituyente en los campus. Para mí, la reforma es una prioridad, no por ser lo más importante, sino lo más urgente, y quiero hacerla cuanto antes. -Dentro de esa modificación sin convulsiones, ¿es la cuestión del profesorado la más importante? -Así es. Sustituiremos la habilitación por la acreditación y potenciaremos la autonomía de las universidades en los concursos de acceso al funcionariado. ¿Y la elección del rector? -Va a quedar como estaba previsto. Que la Universidad que lo quiera pueda cambiar el sufragio universal por la elección a cargo del Claustro. Sin embargo, no será necesario que ninguna repita los comicios a rector por culpa de esta ley. -Ante la confusión sobre el proceso de convergencia europea de títulos, se pide su reordenación... -El Espacio Europeo de Educación Superior es mi segunda prioridad dentro de la política universitaria. No hay que frenarlo y la reordenación de que se habla debe tener dos dimensiones. ¿Cuáles? -Tenemos que recuperar la iniciativa y transmitir la imagen real de la convergencia europea, del proceso de Bolonia. ¿Se ha deteriorado? -Se ha cambiado su sentido y se ha centrado en la aparición de listas y en la supresión de títulos. ¿Por qué? -Algo ha fallado y no hemos logrado transmitir con claridad ni el mensaje Para mí, la reforma de la LOU es una prioridad, no por ser lo más importante, sino lo más urgente. Y quiero hacerla cuanto antes asegura Quintanilla TEXTO: MILAGROS ASENJO FOTO: ERNESTO AGUDO sobre Bolonia ni nuestros objetivos en relación con los títulos. ¿Cómo piensa resolver este problema? -Una de mis contribuciones será recuperar esas iniciativas y transmitir a la comunidad universitaria que tenemos unos objetivos muy simples, que nada tienen que ver con la supresión de títulos. ¿Cuál es el mensaje sobre la Declaración de Bolonia? -Por la Declaración de Bolonia se establece un acuerdo político para que el sistema español sea compatible con el resto de los sistemas europeos y que así la convergencia sea posible. Y para ello, hemos emprendido una adaptación de nuestro sistema. ¿Y no supone, como parece desprenderse de diferentes propuestas, la supresión de algunos títulos? -Las pretensiones de Bolonia son muy simples y no tienen nada que ver con la supresión de títulos. ¿Ha recibido la sociedad un men- saje erróneo sobre el trabajo de las subcomisiones que diseñaron las propuestas? -Sí. Y tenemos que cambiarlo, porque lo que estamos haciendo es adaptar el sistema español al europeo y eso no consiste en listas sino en directrices sobre condiciones científicas, académicas y metodológicas de impartición de títulos de Grado. No se va a suprimir ningún título que sea posible. -Entonces, ¿qué harán? -Haremos directrices sobre el mapa de titulaciones, como en cierto modo se hace ya. Diremos que un determinado título debe tener unas características comunes y, a partir de ellas, cada Universidad podrá poner en marcha diferentes especialidades dentro de un título genérico. Habrá algunos que tengan directrices propias en función de sus atribuciones profesionales. ¿Coincide con quienes entienden que los posgrados deben ser posteriores a los grados? -En parte sí y en parte no. Es bueno tener experiencias previas y muchas universidades ya contaban con másters como títulos propios y con programas de Doctorado. Y la oferta de posgrado procede en gran parte de la adaptación de los existentes. Pero lo importante es que haya experiencias. ¿Qué pasará con los precios? -La posición del Gobierno es que tendrán precios públicos sobre criterios similares a los del Grado. ¿Se compensarán con ayudas? -Sí, estamos preparando programas de becas y préstamos- renta, cuya devolución por el titulado dependerá del nivel de ingresos profesionales y de cómo evolucionen. El beneficiario de esa iniciativa devolverá un porcentaje de su renta únicamente cuando supere un nivel prefijado. ¿Cree que el préstamo tendrá éxito en España? -Todavía no tenemos esa cultura, pero cuando se conozca bien este sistema tendrá éxito. ¿Le va a costar al profesorado adaptarse al nuevo modelo de enseñanza europeo, más práctico? -Llevamos muchos años adaptándonos a las tutorías, a los seminarios, a las prácticas externas. No hay nadie que no conozca esto. ¿Hay que renovar las plantillas universitarias? -Hay que hacer una gran apuesta por los profesores e investigadores jóvenes porque se va a producir un gran relevo generacional. -A propósito de los jóvenes, ¿qué puede decir del Estatuto del Becario y de las reivindicaciones de los investigadores? -Eso se ha hecho muy bien. Después de este acuerdo, estamos entre los países que mejor tratan a los jóvenes investigadores. Es verdad que ha habido problemas de gestión que estamos solucionando. No sé a qué se deben las protestas porque tienen lo prometido y, además, han firmado el acuerdo. -Los rectores piden una atención especial a la investigación en la Universidad... -Las universidades son fábricas de conocimiento y los técnicos de estas fábricas somos los profesores que hacemos investigación y docencia. Me gustaría que la investigación se incorporara con más fuerza a la organización de la Universidad. ¿Que opina de la financiación de las reformas? -Nosotros no podemos financiar el gasto corriente de las universidades pero sí concertar programas con las autonomías. Me parece que las buenas reformas pueden costar dinero y, por tanto, hay que calcular sus costes y financiarlas.