Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
21 5 06 SIETE DE SIETE (Viene de la página anterior) ción para que captaran las imágenes. A Cacharro, presidente de la Diputación casi desde que hizo la Primera Comunión, le quedaba poco tiempo de vida en las alturas. La hoja de ruta de Núñez Feijóo por la renovación mantiene sus plazos, y Barreiro- -de acuerdo con N. F. -ya había anunciado que sería candidato a sustituir a Cacharro para que éste se fuera haciendo a la idea. El PP gallego está cambiando de arriba abajo. En menos de seis meses se ha convertido en otro partido. Incluso ha logrado un importantísimo acuerdo en Vigo con el BNG, nada menos que el Plan General de Urbanismo, sin aprobar durante veinte años. La alcaldesa Corina Porro tiene agallas, pactar con el BNG desde el PP es todo un reto. INCONGRUENCIAS en una España tan de locos que un diEstamos PSOEdirigente muyJarigente del le ha dicho a vier Solana que tiene ya poco que hacer en España, porque los cargos importantes deben ocuparlos políticos que no hayan cumplido los cincuenta años. Toma ya. Al mentecato que hizo semejante afirmación habría que recordarle que lo poco bueno que hay en el gobierno ha superado esa barrera, pero así están las cosas. De mal. Y estamos en una España tan de locos que en la generación de la Transición, generación de lujo aunque la desprecie Zapatero, los extremos se tocan. Cuenta Mariano Rajoy que en el debate parlamentario para rechazar el estatuto catalán cogió ideas de una conferencia que había pronunciado Joaquín Leguina días antes. No es una sorpresa que haya coincidencias entre socialistas y populares de la generación anterior, del plan antiguo les une el sentido del Estado aunque sus ideologías sean distintas. Pero ante lo importante no dudan, defienden lo que hay que defender por encima de siglas y de oportunismos. Otro gallo cantaría si fueran esos socialistas los que tuvieran en su mano la oportunidad de negociar un acuerdo de paz con una ETA debilitada y contra las cuerdas: sin ninguna duda lo rematarían bien, en lugar de dar alas a la organización terrorista y permitir que Otegi pase el día lanzando bravatas por esa boca que no calla. Se comprende que los españoles empiecen a caer en el escepticismo: incluso la esperanza más firme se tambalea ante un gobierno que aún no ha explicado qué es lo que le piensa decir a ETA una vez que se siente en la mesa de la negociación. No somos tontos Economía JESÚS GARCÍA Para que los afectados puedan cobrar algo, los interventores tienen que buscar CÉSAR MINGUELA activos. Pero no pueden ser considerados tontos por pensar que invertían en la legalidad os siglos después de que Baldomera Larra Wetoret, la hija del escritor Mariano José de Larra y Pepita Wetoret, pusiera en marcha la primera estafa piramidal de nuestra historia más reciente- -la maquinaria de una especie de caja de imposiciones, que dejó en la estacada a 6.700 clientes del Madrid de postín a quienes hizo un agujero de veintidós millones de reales- -el sistema ha vuelto a crujir. Los mecanismos de control han fallado por inexistentes, por la desidia del legislador. No somos tontos Es el grito casi unánime de la legión de estafados en el escándalo de los sellos. Después de 27 años recibiendo religiosamente las altas rentabilidades prometidas y fijadas de antemano- -algo inaudito en el mundo de la inversión- -ahora sufren un shock psicológico por la casi segura pérdida de sus ahorros. Cada caso es un drama. Charo invirtió el dinero que ahora necesita para los cuidados de su madre con Alzehimer. Pilar esperaba pagar los estudios superiores de sus hijos. Domingo es doblemente afectado, como comercial de Fórum e inversor. Rosa saltó de la seguridad de las Letras del Tesoro al precipicio de los sellos, de la inversión a la compra sin conocer una legislación inútil para sus derechos. Según la norma, que deja a los afectados en la estacada, su inversión es un acto comercial. Perversión de ley. Los cerca de 4.000 empleados directos e indirectos de Afinsa y Fórum están sufriendo tanto o más que los afectados, con un inmenso sentimiento de culpabilidad. Decía con poca fortuna el diputado socialista Ricardo Torres en un programa especial de Punto Radio que el legislador se había equivocado, no había estado fino. A los afectados de Dos Barrios, un pequeño pueblo de Toledo, que escuchaban se les ponían los pelos como escarpias y la hiel a flor de piel. La diputada del PP Ana Pastor, ministra de Sanidad en la etapa Aznar, decía echando balones fuera que en el traspaso de poderes de Rato a Solbes se le había indicado la necesidad de legislar sobre el asunto. Todos intuían algo raro y nadie hizo nada. La tristemente famosa disposición adicional cuarta de la ley 35 2003 permite que estas sociedades que hacían labor pura y dura de inversión- -captación de ahorro, depósito, pago de rentabilidades y préstamo- -queden como simples comercios. Una norma creada con el objetivo de dar garantías a los inversores y que ha parido un agujero de inseguridad jurídica. D No se sabe si hay 350.000 afectados o 350.000 familias. El agujero alcanza los 3.500 millones, al menos hasta 2004. Quedan los datos de 2005 y 2006