Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 21 5 2006 Madrid 45 Esperanza Aguirre ha tocado a rebato ante sus consejeros y les ha instado a presentar propuestas para el programa electoral del PP. A partir de 2007, una vez hecha la ampliación del Metro, habrá menos obras y más dinero para otros proyectos Los planes de la presidenta TEXTO: MARIANO CALLEJA MADRID. Los 90 kilómetros de Metro que se están construyendo en Madrid, con una inversión total que supera los 4.000 millones de euros- -unos mil millones por año- -son algo así como el icono de la primera legislatura de Esperanza Aguirre como presidenta de la Comunidad. Una ampliación que supera las emprendidas por su antecesor, Alberto Ruiz- Gallardón, y que probablemente tardará tiempo en repetirse con estas dimensiones. Porque lo que ya tiene claro la presidenta regional es que a partir de 2007, si gana las elecciones, el esfuerzo presupuestario para construir más Metro perderá intensidad, ya que el grueso está hecho. Si acaso se ampliará la red con alguna estación más o se llevará el tren ligero a algún municipio que lo pide a gritos, como puede ser Las Rozas. Esperanza Aguirre aprovechó una reciente reunión semanal con todos sus consejeros para tocar a rebato por la proximidad de las elecciones e instarles a presentar propuestas para elaborar el programa electoral del PP. Un programa en el que las obras de Metro cederán su protagonismo a otros capítulos como sanidad, educación, vivienda y, atención, alguna medida relacionada con la conciliación de la vida familiar y laboral. Uniforme de gala para los alumnos de las Bescam Los alumnos de la Academia de Formación que luego serán agentes de las Brigadas Especiales de Seguridad Ciudadana (Bescam) tendrán su propio uniforme de gala, que deberán utilizar en días especiales como el de la Fiesta de la Comunidad, el 2 de Mayo, cuando participan en el desfile por la Puerta del Sol. También podrían utilizar este uniforme en la entrega de despachos. Se trata de dar a las Bescam una imagen con mucho más empaque en momentos muy especiales, y que estos alumnos no tengan que formar con la vestimenta de campaña. Al mismo tiempo, el consejero de Justicia e Interior, Alfredo Prada, también quiere poner en el uniforme de los agentes de las Bescam que ya están desplegados en más de 30 municipios, con el patrocinio de la Comunidad, un distintivo en el que se vean claramente las palabras Seguridad Ciudadana y Comunidad de Madrid para que no se confundan con el resto de policías locales. El distintivo está ya previsto dentro del convenio para poner en marcha las Bescam; Prada explicó que no será tan sólo una chapita decorativa, sino una forma de identificar a los agentes. Conciliar a la alemana La presidenta regional ha leído con detenimiento el plan del Gobierno de Alemania para reformar el sistema de subsidio a las familias, aprobado hace apenas un par de semanas, según el cual el Estado pagará en el futuro a los padres que dejen de trabajar para cuidar a sus hijos hasta el 67 por ciento de los ingresos que pierdan durante los primeros 14 meses. Para que esa subvención se pague durante los 14 meses, se exigirá que el padre asuma al menos dos meses de ese tiempo, mientras que el periodo restante se lo pueden distribuir padre y madre como mejor les convenga. Como máximo, se reembolsarán 1.800 euros mensuales de los ingresos que dejen de recibirse. Aguirre está encantada con esta idea, según han comentado en el entorno de la presidenta, y quiere meditar a fondo las medidas que se pueden tomar en nuestra Comunidad para las familias. Una de las grandes promesas electorales de Aguirre estará relacionada con la Sanidad, y en concreto con las listas de espera diagnósticas, que serán uno de los caballos de batalla en los próximos años. Hasta ahora, el PP había centrado sus esfuerzos en reducir las listas de espera quirúrgicas a un máximo de 30 días, una promesa que, según aseguró el consejero de Sanidad, Manuel Lamela, se cumplió ya en junio de 2005. Queda por ver si Aguirre dará un golpe de efecto semejante El debate sobre la seguridad y la policía autonómica se animará aún más la próxima legislatura en la próxima campaña y pondrá un límite fijo a la demora en las pruebas. ¿Y quién será el consejero que lleve a término ese plan que ya ha echado a andar? En principio, es poco probable que Manuel Lamela vuelva a repetir al frente de Sanidad, según se comenta en la dirección de su partido. Los casi tres años que lleva Lamela al frente de la Consejería seguramente no se los desee a nadie y parecería lógico que se ocupara de otras responsabilidades, sin abandonar el Gobierno de Aguirre. En la próxima legislatura, que comenzará en 2007 y terminará en 2011, se abrirá otro debate apasionante en Madrid, relacionado con la posibilidad de tener una Policía Autonómica, una idea que Aguirre nunca ha descartado y que ni siquiera ve con malos ojos. Por el momento, el Gobierno autonómico va a pedir al Ministerio de Interior una Unidad adscrita de la Policía Nacional, como ya tienen Andalucía, Galicia y la Comunidad Valenciana. Reforma de Estatuto Con la ley en la mano, para poder tener esa Unidad de Policía Nacional, la Comunidad de Madrid tendría que cambiar primero su Estatuto de Autonomía, pues es necesario que mencione la posibilidad de tener un Cuerpo de seguridad autonómico. Las Brigadas Especiales de Seguridad (Bescam) proyecto que ha puesto en marcha el consejero de Justicia e Interior, Alfredo Prada, en más de 30 municipios y que supondrá tener en las calles a 2.500 agentes locales pagados por la Comunidad para tareas de seguridad dentro de un año, han significado la primera inmersión del Gobierno regional en la espinosa tarea de la lucha contra la criminalidad, pese a lo muy limitado de sus competencias, pero no colman su pretensión de volcarse a fondo en esa misión. Las Bescam ya existen y no van a desaparecer, pero es improbable que se multipliquen en el futuro. Los esfuerzos irán dirigidos, más bien, a lograr esa Unidad de Policía Nacional, embrión de una Policía Autonómica. Lo que quiere mantener la presidenta, si gana las elecciones, es su política de rebaja de impuestos, aunque el margen ya es muy pequeño. En los Presupuestos regionales de 2007, que se debaten y aprueban este otoño, Aguirre tiene previsto introducir el último de sus compromisos relacionados con Hacienda: la rebaja de un punto en el tramo autonómico del IRPF. El PP también quiere incluir en su programa electoral una ampliación del Abono Transporte Joven, para que alcance a una población mayor. En las próximas semanas y meses, Aguirre aprovechará sus visitas a los distintos pueblos de la región para dar píldoras de todos estos compromisos.