Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 Madrid DOMINGO 21 5 2006 ABC El comercio de Gran Vía defiende los parquímetros, y los vecinos siguen protestando ABC MADRID. La Asociación de Empresarios de la Gran Vía se manifestó ayer, en un comunicado, a favor del sistema de parquímetros para regular el tráfico y los aparcamientos en el centro de Madrid, y descartó cualquier posible relación entre el SER y los problemas económicos que pudiera tener el comercio madrileño. Portavoces de la Asociación de Gran Vía consideran que el SER ha facilitado el aparcamiento en el centro, y lo ven más conve- PECADOS CAPITALES MAYTE ALCARAZ niente que fórmulas como los peajes que existen en ciudades europeas como Londres. A diferencia de lo manifestado por otros portavoces del pequeño comercio- -que aseguran haber perdido 370 millones de euros en sus negocios desde que el sistema de parquímetros funciona en la ciudad- los de la Asociación de Gran Vía consideran que los problemas económicos del comercio en esa zona se deben más a las obras en Madrid y sobre todo a los retrasos en su realización por parte del Ministerio de Fomento Por otra parte, los vecinos de Fuencarral, Hortaleza y Carabanchel Alto, los últimos en incorporarse al sistema de regulación con parquímetros, volvieron a manifestarse por las calles del centro de la capital para exigir la retirada de este sistema, que en sus barrios, afirman, no hemos pedido ni necesitamos Según el Ayuntamiento se manifestaron 400 personas; según los organizadores, 5.000. LAS NOVELAS DE LEGUINA eguina ha obligado, en su última novela, a hacer cameos a Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz- Gallardón. Para que la situación no fuera demasiado erótica ha metido también entre sábanas a Iñaki Gabilondo, Enrique Cornejo y Alicia Moreno. A todos (también a Tamayo y Sáez) les ha cambiado el nombre en Las pruebas de la infamia su obra recién publicada, pero ha de reconocerme el ex presidente de la Comunidad que el que menos ingenio le ha obligado a derrochar es uno de sus personajes menos queridos en la novela, bautizado como Roberto Romero de Tajadura, en la ficción jefe de los populares en Majadahonda, donde se desarrolla la acción, y cuyo apelativo suena sospechosamente al de Ricardo Romero de Tejada: en la vida real, casualidades de la vida, ex alcalde de Majadahonda y ex secretario general del PP de Madrid. Está claro que Leguina le ha dado tres cuartos al pregonero para situar en una trama de corrupción urbanística a quienes siguen envenenando sus sueños, que son los políticos de Madrid. Y es que el ex mandatario socialista continúa teniendo clavada esa espinita de no haber sido candidato al Ayuntamiento. Muchos recuerdan cómo hace algo más de tres años Leguina y su amigo Gallardón planificaban una estrategia que a ambos les sabía a gloria: el socialista se enfrentaría en las elecciones de 2003 a Esperanza Aguirre para la Alcaldía. Luego llegó Aznar con las rebajas y deshizo los planes de los hoy ex presidentes, llevándose a Gallardón a la Casa de la Villa (con el que el político y novelista tiene un pacto de no agresión electoral) Tanto Leguina como el alcalde del PP siguen sin digerir aquel cambio de planes. A Leguina le ha dado por poner en papel sus obsesiones (bellamente escritas, por cierto) y al regidor no para de ofrecerle la realidad municipal un guión para una próxima novela de Leguina. El último episodio, su marcha atrás en los parquímetros, tras haber permitido ya una segunda vuelta 3 de las alegaciones del proyecto del eje Prado- Recoletos, para mayor felicidad de la baronesa, que esta semana le contesta desde el Hola. Está claro que Leguina tiene ya en la vida política de su amigo material para un nuevo libro, que le permitirá tener devaneos con la crónica rosa y la de terror. A elegir. L