Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Internacional DOMINGO 21 5 2006 ABC CARTA SOÑADA DE UN ELECTOR COLOMBIANO uerida hija: No sé cómo verás desde España las elecciones presidenciales que se celebrarán el próximo domingo en nuestra patria colombiana. Hace muchos años que tú marchaste en busca de mejores oportunidades y la distancia quizá te haya hecho perder perspectiva de lo que aquí sucede. Déjame contarte. Ésta ha sido, sin duda, la campaña electoral más insulsa de nuestra historia. Nadie discute que el presidente Álvaro Uribe será reelecto. El país está con él porque ha hecho frente a la guerrilla que ha asolado nuestro país RAMÓN durante décadas hasta PÉREZ- MAURA devenir en un grupo terrorista sin más ideal que su propio enriquecimiento. Yo admiro eso, pero me preocupa mucho más la deriva autoritaria y populista del propio presidente. Primero hizo que se reformara la Constitución de 1991 en su beneficio personal. Así, la reelección que la Constitución prohibía es ahora legal. Después permitió (muchos aseguran que promovió) movimientos políticos en apoyo de su propia persona. No en vano su principal respaldo es un llamado Partido de la U La U de Uribe. Más tarde, arremetió contra los partidos, genéricamente, aduciendo que son un impedimento a las reformas... Supongo que quiere decir con ello a las reformas que él quiere y de ello se deriva que toda alternativa es ilegítima. Se atisba aquí una deriva autoritaria muy preocupante que me hace rechazar la reelección del presidente Uribe, tan contraria al espíritu de la vigente Constitución. Mas debemos tener presente el contexto político continental. Latinoamérica vive hoy una ofensiva política de una coalición populista indigenista que ningún bien puede hacer a nuestras gentes. El coronel Chávez ha sido el factor decisivo en las elecciones presidenciales de Bolivia y puede serlo en las de Perú dentro de dos semanas. También querría serlo en las de México y Colombia, mas no podemos permitir que la única alternativa lejanamente creíble al presidente Uribe, la del izquierdista Carlos Gaviria, sea viable. Porque lo más triste de esta campaña electoral es que no hay opción que sostenga los mismos valores que el presidente Uribe sin las graves cargas que conlleva su nombre. Además de Gaviria, sólo hay otro nombre con alguna relevancia: el candidato del oficialismo liberal Horacio Serpa. Es su tercera concurrencia en una presidencial. Y sin duda va a confirmar la tendencia descendente- -o más bien el descalabro- -que marca su trayectoria desde que Pastrana lo derrotara- -felizmente- -en 1998. Así pues, querida hija, los colombianos enfrentaremos el próximo domingo la alternativa de abrir la puerta al peligroso populismo chavista o mantener el autoritarismo de Uribe. Comprenderás, hija mía, que ante esa alternativa Uribe me parece un mal menor. Q Banderas de EE. UU. y de México en una vivienda de la localidad tejana de El Cenizo AP Ambiguo apoyo de Bush a la moción del Senado contra el uso del español La Cámara alta solicita que el inglés sea declarado única lengua oficial b Según la Casa Blanca, el presi- dente no tiene problema en identificar el inglés, nuestra divisa linguística común, como un lenguaje nacional P. RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. El trascendental pulso que libra Estados Unidos para aprobar una reforma completa de su política de inmigración empieza a parecerse a una de esas inversiones filatélicas en las que está muy claro el dinero invertido en un principio, pero no el resultado final. Dentro del empeño por lograr un elusivo consenso político con los sectores más conservadores en la colina del Capitolio, el Senado se tropezó esta semana con la polémica del english only y todas las tensiones acumuladas en un país que avanza demográficamente hacia el bilingüismo del inglés y el español. En ese contexto problemático se entienden tanto las dos enmiendas aprobadas este jueves- -una declarando al inglés como lengua oficial y otra hablando de lengua común y unificadora- -como la poca clara respuesta de la Casa Blanca. Con una Administración Bush respaldando y rechazando de forma casi simultánea los argumentos utilizados a favor y en contra de llenar la laguna lingüística dejada en la Constitución de Estados Unidos, que no contempla específicamente ninguna lengua oficial para un país donde 47 millones de habitantes ha- blan en casa otra lengua diferente al inglés, en su gran mayoría hispanos. Al día siguiente de la votación en el Senado sobre las enmiendas del inglés, el flamante portavoz oficial de la Casa Blanca recalcaba que la posición del presidente Bush es que hay que asegurarse que la gente que se convierte en ciudadanos de Estados Unidos domina el inglés Según Tony Snow, el tertuliano de la cadena Fox reconvertido en portavoz institucional, es tan simple como eso Pero en la bronca sobre qué hace con los más de doce millones de inmigrantes ilegales acumulados por la mayor economía del mundo, nada es simple. Hijo de inmigrantes El fiscal general Alberto Gonzales, hijo de inmigrantes mexicanos que no se sabe si entraron legal o ilegalmente en Estados Unidos, aumentó esta confusión al indicar en Houston que el presidente nunca ha respaldado hacer del inglés el lenguaje nacional Esta afirmación provocó rápidamente una rectificación de la Casa Blanca, en la que se insistía en que el presidente Bush no tiene problema en identificar el inglés, nuestra divisa lingüística co- Para los líderes del movimiento hispano las enmiendas del Senado se prestan a ser malinterpretadas mún, como un lenguaje nacional Ante este pasional debate, el presidente Bush ha optado por no pronunciarse claramente a pesar de su costumbre de intercalar expresiones en español en sus discursos. En las últimas semanas, el ocupante de la Casa Blanca se ha limitado a indicar que los inmigrantes deben aprender inglés y que el himno nacional de Estados Unidos debe ser cantado también en inglés. Frente a la versión traducida al español y alterada en su letra que ha sido promovida durante las masivas manifestaciones de inmigrantes hispanos en las grandes ciudades de Estados Unidos. Para los líderes del movimiento hispano, que exige un inmediato proceso de regularización, las enmiendas introducidas en el Senado sobre el inglés se prestan a ser malinterpretadas. Con el riesgo de servir como instrumento de discriminación y merma de servicios para los no anglohablantes. Según John Trasvina, presidente del Fondo Mexicano Americano de Defensa y Educación, los latinos no necesitan una ley que les diga que deben aprender inglés, ahí están todas las listas de espera para las clases de adultos Esta disputa planteada a nivel federal recuerda al gran debate generado a nivel estatal y local hace una década. Como resultado de esa primera ofensiva del english only en la actualidad 27 de los 50 Estados de la Unión ya tienen en vigor legislación que declara el inglés su idioma oficial.