Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Nacional LA NUEVA OLEADA DE INMIGRANTES ILEGALES DOMINGO 21 5 2006 ABC MIGUEL ÁNGEL FERNÁNDEZ MAZARAMBROZ Coordinador del equipo de diplomáticos enviado a África El problema hay que encauzarlo; ganamos todos LUIS AYLLÓN Un grupo de inmigrantes, ayer, en el patio del centro de internamiento tinerfeño de Hoya Fría EFE Más de 600 inmigrantes internados en los centros de Canarias no tienen plaza Con capacidad para 2.476, la cifra de acogidos se eleva ya a más de 3.000 b De la Vega asegura que los cen- tros no tienen problemas en estos momentos mientras el PP le acusa de no decir la verdad, porque el colapso es absoluto ERENA CALVO LAS PALMAS. Los centros en estos momentos no tienen problemas, hay plazas suficientes aseguró ayer la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega, en una jornada tranquila que no dejó ningún cayuco en las islas. Sin embargo, la última avalancha ha superado con creces las posibilidades de internamiento de Canarias. Ahora mismo, unos 3.162 subsaharianos ocupan las 2.476 plazas del archipiélago (de las que mil pertenecen a los dos acuartelamientos habilitados provisionalmente) De la Vega, además, no descartó crear más plazas si es necesario medida que no convence al Ejecutivo canario, que pide más solidaridad y menos centros. Mientras, la portavoz del Grupo Parlamentario Popular en la Comisión de Interior del Congreso, Alicia Sánchez Camacho, denunció a Ep que el colapso es absoluto y acusó a la vicepresidenta de no decir la verdad Lo cierto es que los centros están al 150 por ciento de su capacidad, menos en Fuerteventura, donde 980 indocumentados ocupan sus 1.070 plazas. Sin embargo, no se descartan más traslados de los 600 que permanecen en la comisaría sur de Tenerife. Esta isla, que ha visto desembarcar en sus costas a la mayoría de los más de 6.000 inmigrantes que han arribado a Canarias en 2006, continúa siendo la más afectada. Hoya Fría, con capacidad para 238, acoge a 330 personas; y 666 ocupan las 600 plazas de Las Raíces, que se reabrió este pasado fin de semana después de doce días cerrado. Una semana más ha tardado en volver a ver inmigrantes entre sus muros La Isleta, en Gran Canaria. La avalancha del jueves- -más de 600 indocumentados- -ha obligado a utilizar de nuevo las instalaciones. Diez autobuses con 600 inmigrantes que fueron trasladados en barco y avión desde Tenerife se dirigieron hasta allí este viernes para desahogar la desesperada situación de la isla vecina. No son los únicos que están en Gran Canaria; unos 175 ocupan las 168 plazas de Barranco Seco, y otros 150 esperan en las depencias de la comisaría de Maspalomas, en el sur de la isla, según confirmaron ayer a ABC fuentes de Delegación del Gobierno. Incremento en la llegada de menores Ya son casi 400 los menores inmigrantes internados en las islas; cerca de 40 llegaron esta semana, 30 de ellos a La Gomera. Esta isla, sin embargo, sólo tiene capacidad para acoger a tres. Según informó ayer el presidente del Cabildo insular, la isla contará en breve con un centro para los menores, aunque el Ejecutivo regional ha insistido en reiteradas ocasiones en que las Comunidades deberían implicarse en esta área, en la que también estamos al límite El Rey traslada a Adán Martín su respaldo al pueblo canario El Rey don Juan Carlos mantuvo este viernes una conversación telefónica con el presidente de Canarias, Adán Martín, en la que le mostró su preocupación por las últimas oleadas de inmigrantes arribadas al archipiélago. El Monarca quiso así trasladar al jefe del Ejecutivo regional su apoyo al pueblo canario y le aseguró que seguirá pendiente del transcurso de los acontecimientos. Don Juan Carlos se puso en contacto con Martín después de que éste advirtiese de que acudiría a la Corona si el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, no le recibía para hablar del fenómeno de la inmigración que afecta a las islas. Sin que se haya convocado todavía el encuentro, Martín propuso ayer un cambio en la legislación para ampliar el período de retención en los centros si las repatriaciones no son inmediatas, ya que las oleadas están colapsando todos los servicios previstos -Usted llegará en las próximas horas a Senegal, junto a un equipo de diez o doce diplomáticos, como parte de una ofensiva para abordar el problema de la inmigración desde África Subsahariana. ¿Cuál será su primera tarea? -Lo primero es el asentamiento de los diplomáticos en los países que les han sido encomendados. Allí tendrán que ponerse en contacto con los embajadores españoles y europeos o, donde no los hay, con los cónsules honorarios, y establecer los mecanismos de conexión conmigo en Dakar. ¿En que consistirá el trabajo de esos diplomáticos? -Su objetivo fundamental será transmitir al Gobierno una información fidedigna de cada uno de esos países, en todo lo relacionados con el proceso migratorio. Por supuesto, ejercerán una labor de interlocución con las autoridades locales para tener canales abiertos y que se pueda actuar cuando surjan situaciones especiales. -En las conversaciones con esos gobernantes, ¿qué ideas les van a transmitir? -Queremos llevar a su ánimo la idea de que España es un país generoso, abierto y respetuoso con los derechos humanos, pero al propio tiempo, haciéndoles ver con una claridad meridiana que el problema de las migraciones hay que encauzarlo, porque eso beneficia a todos. Que la inmigración ilegal no conviene a nadie: ni a quienes emigran, que pueden perder la vida; ni al país del que proceden, porque va en deterioro de su credibilidad; ni al país que los recibe porque en condiciones de irregularidad pueden ser explotados muy fácilmente. -Si en esas tareas se detecta que se ha producido un efecto llamada con la legislación española, ¿lo pondrán de relieve en sus informes al Gobierno? -Por supuesto. Lo que vamos a hacer es facilitar una información profesional y fidedigna que sea lo más completa posible, donde se indiquen las causas de esa avalanchas que, yo creo, que también tiene que ver con el hecho de que España es el país de la UE que más empleos está creando en los últimos años. Nosotros elaboraremos esos informes- -que esperamos poder tener pronto- -y, después, las decisiones las tomarán quienes deban hacerlo.