Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 Sociedad SÁBADO 20 5 2006 ABC Religión El Papa aparta del ministerio público al fundador de los Legionarios de Cristo, acusado de abusos sexuales El Vaticano renuncia a un proceso canónico contra Marcial Maciel por su avanzada edad y frágil salud de una sanción muy dura, tanto la Legión de Cristo como su fundador manifestaron ayer que la acogerán con plena obediencia JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. Después de un maduro examen de las acusaciones contra el padre Marcial Maciel y de un atento estudio de la investigación realizada por el Vaticano, Benedicto XVI ha invitado al fundador de la Legión de Cristo a retirarse completamente a la vida privada y renunciar a todo ministerio público El abandono del ministerio público es una sanción muy dura, pero tanto el padre Maciel, de 86 años, como la Legión de Cristo, manifestaron ayer acogerla con plena obediencia. Al mismo tiempo, el Vaticano subrayó que con independencia de la persona del fundador, reconoce con gratitud el encomiable apostolado de los Legionarios de Cristo y de la Asociación Regnum Christi Tanto para el Papa como para todas las personas que han tomado parte en el estudio del caso, la decisión ha sido un trago muy amargo, pero el Vaticano está decidido a hacer borrón y cuenta nueva en el problema de los abusos sexuales, por dolorosos que sean los remedios. El Vaticano precisó que teniendo en cuenta la edad avanzada del reverendo Maciel y su fragilidad de salud el prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el cardenal William Levada, ha decidido renunciar a un proceso canónico, e invitar al padre Maciel, que actualmente vive en México, a una vida reservada de oración y de penitencia, renunciando a todo ministerio público. El Santo Padre ha aprobado esta decisión El milimetrado comunicado no explicita los motivos de la sanción, pero los da a entender en el primer párrab A pesar de que se trata fo: A partir del 1988, la Congregación para la Doctrina de la Fe ha recibido acusaciones, hechas públicas en parte, contra el reverendo Marcial Maciel Degollado, fundador de la Congregación de los Legionarios de Cristo, por delitos reservados a la exclusiva competencia del Dicasterio. En el 2002, el reverendo Maciel publicó una declaración para negar las acusaciones y manifestar su disgusto por la ofensa recibida de algunos ex Legionarios de Cristo Un examen maduro El Vaticano precisa que todos esos elementos han sido objeto de examen maduro a raíz del cual, el cardenal Joseph Ratzinger, responsable entonces de la Doctrina de la Fe, autorizó una investigación de las acusaciones. Después de haber sometido los resultados de la investigación a un atento estudio, la Congregación para la Doctrina de la Fe, bajo la guía del nuevo prefecto, el cardenal William Levada tomó la decisión anunciada ayer. Las acusaciones fueron presentadas a finales de los años noventa por nueve ex Legionarios a la Congregación para la Doctrina de la Fe, competente en ma- Marcial Maciel EFE terias de disciplina, pero fueron también publicadas, en modo bastante malicioso, por The Hartford Courant un pequeño periódico del estado norteamericano de Connecticut. Según los nueve ex Legionarios- -uno de los cuales ha retirado las acusaciones y otro ha fallecido- -el padre Maciel abusó de ellos cuando eran seminaristas o jóvenes sacerdotes en momentos que van desde 1943 hasta principio de los años sesenta. La Congregación cerró el caso en 1999 pero volvió a abrirlo en 2004 a raíz de nuevas acusaciones de más de una docena de personas, cuyo testimonio fue recogido por un investigador oficial en Roma y en México. En mayo del 2005, respondiendo a una oleada de rumores, la secretaría de Estado del Vaticano envió a la Legión un fax timbrado, pero sin firma, que decía textualmente: No hay ningún proceso canónico en curso contra el padre Maciel ni se prevé para el futuro Aunque la Legión divulgó la noticia como una exoneración plena, el texto Vaticano no era, ni mucho menos, eso. No ha habido proceso canónico- -vista la edad y la salud del padre Maciel- -pero sí una sanción, la más ejemplar impuesta hasta el momento tanto por la importancia de la persona como de la institución. Una sanción ejemplar La primera sanción de este tipo (y por motivos en parte similares) fue impuesta por el cardenal Levada y aprobada por Benedicto XVI en julio de 2005 al padre Luigi Burresi, fundador de los Siervos del Corazón Inmaculado de María. El caso era más grave, pues incluía abusos de la Confesión, por lo que se le prohibió, además del ministerio público, impartir ese sacramento a cualquier persona, incluso en privado. Con todo, la sanción era inferior a la suspensión a divinis que excluye celebrar cualquier sacramento. El cardenal Camillo Ruini, vicario del Papa para la diócesis de Roma, manifestó ayer que si bien la persona del fundador presenta algunos aspectos dudosos y discutibles, el árbol que ha crecido es muy sano El Vaticano Una institución dinámica El 3 de enero de 1941, en un sótano de la Ciudad de México, un seminarista de 20 años inició la Legión de Cristo al frente de un grupo de 13 adolescentes. En 1948, con el nihil obstat de Pío XII, aquel grupo original se constituyó en instituto religioso, y su fundador, el ya sacerdote Marcial Maciel, asumió el cargo de superior general. La Legión reúne hoy 600 sacerdotes y 2.500 seminaristas en 20 países. El movimiento eclesial Regnum Christi, fundado también por Marcial Maciel, cuenta con unos 65.000 miembros en todo el mundo, entre los que hay laicos consagrados. El número de amigos y simpatizantes supera los 400.000. La Legión de Cristo y Regnum Christi han promovido desde 1987 más de un centenar de escuelas en Europa y América, y administran una docena de universidades, incluida la Universidad Europea de Roma y el Pontificio Ateneo Regina Apostolorum, también en Roma.