Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 5 06 La pantalla central agrupa todas las informaciones de confort y comunicación, que incluye el funcionamiento del teléfono (puede accionarse con voz) y el navegador. Los asientos son regulables eléctricamente, incluso los traseros, que opcionalmente pueden ser dos sillones individuales, con tapicería en piel de primera calidad POR DENTRO MOTOR. Gasolina V 6 de 3.0 l y 215 CV y diésel V 6 HDi 2.7 l y 208 CV TRANSMISIÓN: Tracción delantera y caja automática de 6 velocidades. Suspensión: Activa de flexibidad y amortiguación pilotada, con función sport y diferentes alturas seleccionables. Dirección: De asistencia hidráulica variable. Frenos: Discos, delanteros y traseros de discos ventilados, con ABS y ESP. Velocidad máxima: 230 km h Consumo medio: 11,2 litros 100 km en gasolina y 8,7 litros 100 km en diésel Largo ancho alto: 4,90 1,86 1,46 m Peso: 1.875 kg. Maletero: 421 litros. GARANTÍA: 2 años sin límite de km. En la consola central se reúnen todos los mandos de climatización primero, los ingenieros de Citroën han dotado el puesto de conducción de los elementos más avanzados, un cuadro de instrumentos de última generación: los datos más relevantes los proyecta en una imagen virtual sobre el parabrisas, para no tener que separar nunca la vista de la carretera. Además de la velocidad, que siempre se muestra, el conductor puede elegir qué informaciones quiere tener en este visor virtual. Asimismo, cuenta con detalles como el freno de mano eléctrico, que regula de forma automática la fuerza que aplica para mantener detenido el vehículo. Por supuesto, el C 6 cuenta con el sistema de alerta de cambio involuntario de carril, como el C 4 y el C 5, los faros de bixenón direccionables o los captores de lluvia. Pero ser pasajero en el C 6 también tiene su premio; el asiento del acompañante delantero tiene las mismas comodidades que el del conductor. Algo habitual, aun- PRECIOS C 6 3.0 V 6: 44.800 C 6 3.0 V 6 Palas: 48.600 C 6 3.0 V 6 Exclusive: 55.300 C 6 2.7 HDi V 6: 47.800 C 6 2.7 HDi Palas: 51.600 C 6 2.7 HDi Exclusive: 58.300 que no lo es tanto que la posibilidad de reclinar los respaldos y mover las banquetas también esté disponible en las plazas traseras o que en opción se puedan solicitar sillones individuales de gran comodidad, calefactables y, por supuesto, con reglaje eléctrico. Pero al propietario que, además de la comodidad, le guste disfrutar de la conducción, ya no habrá quien le arrebate el volante. El C 6 es un coche grande, con una gran distancia entre ejes, lo que le confiere un gran aplomo y estabilidad en marcha longitudinal, pero que cuando entra en terreno virado, lejos de lo que podría ser normal, se comporta y conduce como un coche de menor tamaño. Esto es debido a la suspensión pilotada de amortiguación variable, gracias a la cual tenemos la sensación de ir flotando sobre un colchón de aire. Cuando llegamos a una zona de curvas, se mantiene la misma comodidad y en el volante se tiene la certeza de que el coche pisa firme y se controlan sus movimientos. Aunque es necesario advertir de que, para llegar a este punto, hay que pasar por un pequeño periodo de adaptación, si antes no hemos conducido un coche con este tipo de suspensión. Por supuesto, quien llegue al C 6 desde un C 5 no necesitará adaptación, sino que disfrutará más. Las dos opciones de motor tienen una potencia similar. El V 6 3.0 de gasolina ofrece 215 CV, no demasiados pero sí suficientes, y el diésel 2.7 HDi, 208 CV, que además de suficientes, con un par que hace responder al motor a la mínima insinuación del acelerador, tiene un consumo más razonable, aunque en el 3.0 tampoco resulta disparatado. En conclusión, el Citroën C 6 puede ser una alternativa inteligente para quien desee una berlina de lujo, con estilo, confort y técnicamente avanzada y la garantía de una extensa red de atención posventa, con una dedicación especial a este modelo. Innovaciones para proteger a los pasajeros La seguridad es, al margen de otras cualidades que entran más por los sentidos, una de las mejores razones para decir que el Citroën C 6 es un coche recomendable. Desde pequeños detalles como la imagen virtual que se proyecta sobre el parabrisas, para no tener que separar la vista de la carretera, con las informaciones más importantes, hasta la seguridad activa que proporciona la suspensión inteligente, la dirección de dureza variable, el sistema de alerta de cambio involuntario de carril o la eficacia de los cuatro discos de frenos ventilados, o la pasiva, con hasta nueve airbags y uno específico para las rodillas, para proteger a los pasajeros si no ha sido posible evitar el accidente. El cuadro de instrumentos se proyecta en el parabrisas, para no apartar la vista de la carretera El C 6 dispone de un freno de mano eléctrico y para incrementar la eficacia de la frenada integra en la parte superior de la tapa del maletero un alerón móvil, que favorece la aerodinámica y disminuye la distancia del frenado. Gracias a este gran paquete de medidas de seguridad, el C 6 ha obtenido la máxima puntuación en el test EuroNcap, con la máxima clasificación en su segmento. La seguridad del C 6 también tiene presentes a los peatones, con un capó activo, que se eleva en caso de atropello