Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 20 5 2006 Sociedad 51 es clara: algunos países abusan del Islam y esto provoca la discriminación contra los musulmanes. ¿Cómo evoluciona el periódico Aina- E- Zan (Espejo de las mujeres) -Cuando los talibanes se fueron del país, pudimos utilizar el papel de forma independiente e imparcial, y nuestro periódico fue el primero en hacerlo. El Aina- E- Zan es un espejo donde nuestra sociedad puede conocer las ideas de las mujeres. Estoy muy contenta porque estamos consiguiendo expresarnos y estamos utilizando la libertad de expresión para transmitir nuestro mensaje, decir quiénes somos y qué queremos. ¿Qué le ha aportado el periódico a los lectores? -Nuestro mensaje ha sido muy efectivo, tanto para las mujeres, como para los hombres. Ellos ahora tienen más respeto por las mujeres. Además, intentamos ofrecer una visión politizada de los hechos, porque tradicionalmente, en mi país, las personas piensan que la política es sólo para hombres. Nosotras pensamos que las mujeres pueden tener sus propios puntos de vista. Nunca hablamos de belleza, de moda o de cómo ser una buena cocinera, sólo enseñamos cómo ser iguales. ¿Cómo ve la actuación de las musulmanas fuera de Afganistán? -Vivo en un país subdesarrollado y me encanta hacer algo para mejorarlo. Las musulmanas que viven en países pacíficos tienen que intentarlo. ¿Por qué no luchan por la equidad? En Irán, por ejemplo, hay mujeres fuertes, pero el régimen allí no es democrático. En Filipinas tienen una mujer como presidenta y en Pakistán la primera ministra era una mujer. Es distinto en cada país pero, en general, el mayor problema para las mujeres musulmanas es la tradición. El segundo es la falta de educación, por las malas condiciones de algunos países. China concluirá la presa de las Tres Gargantas un año antes de lo previsto El dique de 2,3 kilómetros en el río Yangtsé quedará terminado hoy b Aunque el grueso de la construc- ción ha terminado, hasta 2008 no estarán operativas sus 26 turbinas, que generarán el 11 por ciento de la electricidad del país PABLO M. DÍEZ. CORRESPONSAL PEKÍN. Después de 13 años de obras, la monumental presa de las Tres Gargantas quedará finalizada hoy, cuando se cierre completamente el dique levantado en el río Yangtsé, de 6.360 kilómetros, el tercero más largo del mundo tras el Nilo y el Amazonas. Aunque todavía faltarán por instalar 12 de las 26 turbinas con que contará dicha presa, que estarán operativas en 2008 y producirán el 11 por ciento de la electricidad del país (84.680 millones de kilovatios hora) habrá terminado así el grueso de una construcción que ya ha sido bautizada como la segunda Gran Muralla china. En ese momento, la producción de esta colosal infraestructura superará a la que, hasta ahora, es la mayor central hidroeléctrica del mundo: la que genera al año 80.000 millones de kilovatios hora y se alza en Itaipú, en la frontera entre Brasil y Paraguay que marca el río Paraná. Barajado por el primer padre de la República, el doctor Sun Yat- sen, hace ya 70 años, y por el mismísimo Mao Zedong, este faraónico proyecto no fue aprobado hasta el 3 de abril de 1992. En medio de una gran polémica por sus perjuicios medioambientales, y con el inusual rechazo de un tercio de sus diputados, la Asamblea Nacional Popular dio luz verde ese día a un embalse que controlaría al indo- mable río Yangtsé y limitaría los daños de sus mortales crecidas e inundaciones, pero que también modificaría notablemente el bello paraje natural de las Tres Gargantas. Con un presupuesto de 20.934 millones de euros- -entre 31.000 y 38.000 millones, según las estimaciones occidentales- las obras comenzaron en 1993 con unos trabajos preparatorios que duraron cuatro años, por lo que el dique de contención no se empezó a levantar hasta 1998. Cifras desorbitadas Desde entonces y hasta 2003, unos 30.000 operarios (de los que actualmente siguen trabajando 8.000) edificaron la orilla izquierda de la también conocida como presa de Sandouping, ubicada en la localidad de Yichang y en plena provincia central de Hubei. En los tres últimos años han empezado a funcionar las 14 turbinas de esa sección del embalse, por lo que la producción de electricidad, que ya satisfacía al 5 por ciento del consumo nacional en febrero, ha sido paralela al cierre del muro en la orilla derecha. Desde una parte del río a la otra hay, en total, una distancia de 2,3 kilómetros sobre los que ahora se erige una descomunal barrera de hormigón que provoca una caída del agua de 185 metros de altura. Para salvar seme- Más de un millón de personas han sido realojadas al inundarse una superficie de 632 kilómetros cuadrados jante desnivel en un río navegable como el Yangtsé, esencial para el transporte fluvial al comunicar la megápolis interior de Chongqing con la costera Shangai, en la ribera izquierda ya están a pleno rendimiento cinco grandes esclusas en cada sentido. Cada una de ellas tiene capacidad para ocho barcos de 4.000 toneladas, al tiempo que un elevador hidráulico podrá trasladar a los navíos de 3.000 toneladas. Si estas cifras resultan desorbitadas, marean aún más las relacionadas con el movimiento de población que ha supuesto la construcción de la presa. En una de las mayores migraciones forzosas de la Historia, 1,2 millones de personas han sido realojadas al inundarse una superficie de 632 kilómetros cuadrados, que albergaba 365 pueblos y ciudades y 1.599 industrias. No en vano, el agua ha subido en muchos tramos desde los 140 hasta los 170 metros de altura sobre el nivel del mar, por lo que se han construido localidades enteras en el nuevo cauce del río. Todo ello con el fin de crear un embalse con capacidad para 39.300 millones de metros cúbicos de agua que cubre 1.045 kilómetros cuadrados y se extiende por 663 kilómetros de longitud del Chang jiang (Río Largo, en mandarín) La presa de las Tres Gargantas alimentará las acuciantes necesidades energéticas del gigante asiático y romperá su dependencia del carbón, que aporta el 80 por ciento de la electricidad del país, pero podría agravar la contaminación del río y causar un grave daño a su ecosistema y sus especies, como el delfín blanco y cuatro tipos de esturiones. jeres, víctimas del tráfico de blancas y del mayor índice de paro, deben integrarse en la política, en los sindicatos. Las familias, tal y como están concebidas hoy, colapsan el sistema. Un operario, junto a la presa de las Tres Gargantas el pasado miércoles REUTERS