Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 Madrid SÁBADO 20 5 2006 ABC Rajoy, Aguirre y Granados viajaron ayer en Cercanías rumbo a Coslada para ver las obras de ampliación de la línea 7 de Metro Esperanza Aguirre y Mariano Rajoy visitaron ayer Coslada. El objetivo, presumir de ampliación de Metro y recordar a los vecinos que se está construyendo un hospital en pleno municipio. Los cosladeños se echaron a la calle, pero también reclamaron ¡Esperanza, tráenos un Corte Inglés! TEXTO: SARAH ALLER FOTO: VÍCTOR INCHAUSTI MADRID. Nunca Coslada pidió tanto. Ayer, en cuestión de dos horas, a este municipio del Henares no se le quedó nada en el tintero. Sus vecinos se quejaron, criticaron, sugirieron y, sobre todo, aprovecharon la visita de una delegación del PP para reclamar muchas mejoras en el pueblo y, al tiempo, fotografiarse con la clase política. Y es que allí desembarcaron con todo su séquito el líder del PP, Mariano Rajoy, y la presidenta regional, Esperanza Aguirre, que ejerció de anfitriona en pleno Corredor madrileño. La plaza del Sol se convirtió en un hervidero de curiosos a media mañana. Hubo firma de autógrafos, fotos, achuchones y mucha expectación en este bastión del PP en el Henares. La excusa para acercarse hasta Coslada fue visitar las obras de ampliación de la línea 7 de Metro, que conectará bajo tierra este municipio con Madrid capital en 2007. Sin embargo, el baño de multitudes que se dieron tuvo poquito de infraestructuras y mucho de aires electorales. Da igual que quede un año para el arranque oficial de la campaña. El pistoletazo extraoficial hace tiempo que se ha dado y ya no hay político que espere más para vender su gestión en plena calle. Y Esperanza lo hizo ayer. A las diez y cuarto de la mañana ya estaba picando su billete para viajar a Coslada. Cambió el coche por el Cercanías y se dejó ver con Rajoy por los pasillos de la estación de Recole- tos. Los veinte minutos de trayecto dieron para todo. Se habló de las restricciones de agua y de las fuentes del Retiro. Si no tienen circuito cerrado de agua reciclada, que lo ponga el alcalde espetó Esperanza. Y también del eslogan de campaña para el referéndum del estatuto elegido por los socialistas catalanes. Es la cuarta vez que utilizan al PP se quejaba Rajoy. Los comentarios reposados acabaron en el momento mismo de poner un pie en la estación de Coslada, donde ya esperaban los vecinos. Cuando sea presidente no nos olvide le gritaban algunos cosladeños entusiasmados a Rajoy, que se fue directo a las obras del Metro, una de las principales apuestas del PP en el municipio. Acompañado por el alcalde, el secretario regional del partido, Francisco Granados, y una cuadrilla de técnicos y asesores, al presidente del PP no le debe quedar ya ninguna duda sobre cómo funcionan las tuneladoras. Y del Metro a la calle. En plena plaza principal, la plaza del Sol, Esperanza y Rajoy se mezclaron entre los vecinos. La presidenta regional, que sabe desenvolverse perfectamente en medio del gentío, no escatimó ocasión para vender sus inversiones en el municipio en lo que llevamos de legislatura. ¿Qué os parece lo del Metro? ¿verdad que va a estar fenómeno? preguntaba a diestro y siniestro. Estamos financiando 40 policías y se incorporarán 20 más Pero fueron los comentarios de los vecinos los que realmente caldearon el recorrido. ¡Qué guapa y qué bien vestida! decían unas seño- ras desde su corrillo. ¡Habéis limpiado hoy el barrio de rumanos y extranjeros! vociferaba irónica otra mujer. La frase, sin embargo, de la mañana salió de boca de una cosladeña, que al grito de ¡Esperanza, pareces una muñeca! dejó a la presidenta sin saber muy bien cómo tomarse el cumplido. El objetivo de Rajoy y Aguirre estuvo claro: rentabilizar su apuesta por el Metro hasta el municipio y por el hospital que se está construyendo en sus inmediaciones. Por la tercera planta Ya va por la tercera planta explicaban a unos y otros. Queremos que no sea particular, que sea del pueblo se quejó un anciano. Alguien se lo explicó: con la tarjeta sanitaria podrá ir sin problemas. Bueno, eso ya lo veremos dijo poco convencido. Esperanza gustó, sobre todo cuando dijo que pensaba aumentar la seguridad en el municipio. Aún así, ni Metro, ni hospital, ni brigadas de policía. Una vecina de Coslada se confesó ante Esperanza. ¡Lo que queremos es un Corte Inglés- -le voceó- Esperanza tráenos uno, que aquí hay mucho joven en paro! La presidenta debió quedar frustrada, sobre todo después de tanto empeño con sus kilómetros de Metro y su nuevo hospital. Oiga, es que eso no depende de mí fue toda su repuesta segundos antes de dar media vuelta. Esperanza gustó, sobre todo cuando dijo que iba a aumentar los efectivos de seguridad en el municipio