Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Internacional SÁBADO 20 5 2006 ABC Radmilla Shaulov perdió a su marido David en el atentado palestino del 17 de abril en Tel Aviv. Estaba embarazada de ocho meses. Un mes después, dio a luz a una preciosa niña La vida después de la muerte TEXTO: JUAN CIERCO CORRESPONSAL. FOTO: REUTERS JERUSALÉN. La familia Shaulov no ha parado de llorar desde el fatídico 17 de abril. Casi todas las lágrimas vertidas desde entonces han sido de tristeza, de impotencia, de rabia; también de ira, de odio, de rencor. Hace sólo unos días, el 17 de mayo, justo un mes después de la muerte de David Shaulov, de 29 años, en el atentado terrorista palestino de Tel Aviv, esas lágrimas, sin dejar de ser tristes, se han visto acompañadas de la alegría por el nacimiento de una niña. La hija de David y Radmilla, que se encontraba en su octavo mes de embarazo el día en que el Yihad Islámico asesinó a su marido y a otras diez personas, nunca conocerá a su padre pero sabrá de él, y mucho, por boca de su madre, de su abuela, de sus tíos. Sus hermanos, Ido de 6 años, y Karin, de 4, algo le contarán también. La pequeña sabrá que su padre, un odontólogo llegado hace 16 años de Tashkent (Uzbekistán) era el hijo mayor de una familia muy modesta que se adaptó con entereza a su nueva vida en Holón, al sur de Tel Aviv. Ese día del 17 de abril, David aprovechó un alto en el camino para acercarse a comer al restaurante Rosh Hair, ubicado en la antigua central de autobuses de la capital financiera de Israel. Minutos después volaba por los aires. otros hijos de David. Me he tenido que meter en el cuatro de baño para que Ido y Karin no me vieran llorar. Hoy lo he vuelto a hacer por defecto, hasta que me he dado cuenta de que hoy no hacía falta, de que hoy puedo llorar sin esconderme de mis sobrinos porque las lágrimas de ahora son de alegría La vida después de la muerte. La vida y la muerte fieles a su cita en un cruce de caminos, donde David se despide de los Shaulov mientras la recién nacida los saluda. Pero David se fue antes de que llegara su hija y no ha podido verla. La muerte se lo lleva antes que llegue la vida para desconsuelo de una madre, de una viuda, que no sabe si llora de pena o de alegría. La madre de David Shaulov besa el vientre de su nuera en el funeral de su hijo Mahmud Abbas resucita para Israel J. C. JERUSALÉN. Desde la victoria de Hamás en las elecciones palestinas de enero, Israel se ha negado a intercambiar siquiera una palabra no sólo con el Gobierno islamista sino también con el presidente de la Autoridad Nacional, Mahmud Abbas. El entierro fue terrible. El dolor se palpaba incluso en el vientre de Radmilla, acariciado por sus familiares Desde Tel Aviv se ha dicho, con la boca llena, que Abbas no era tampoco un interlocutor válido para negociar una salida al conflicto y se le ha mantenido al margen. Pues bien, de golpe y porrazo, por la presión de Estados Unidos y de la Unión Europea, el nuevo Ejecuti- vo de Ehud Olmert ha tenido que rectificar y aceptar a Abbas como socio para la paz imposible. Tanto es así que mañana se reunirán con él en un foro en Egipto, los ministros israelíes Tzipi Livni y Simón Peres, y en breve lo hará el propio jefe del Gobierno hebreo. Así sea. Reconocer a su marido A esa misma hora, Radmilla se dirigía al hospital para ser examinada de su embarazo, ya entonces muy avanzado. Allí supo del atentado terrorista y, pese a los consejos en contra de su médico, se desplazó al Instituto Anatómico Forense de Abu Kabir, donde se topó de bruces con la muerte dibujada en la cara de varios de sus familiares. Radmilla se resistía a aceptar la dramática realidad y presa de un ataque de nervios penetró en la sala donde se encontraba el cuerpo desmembrado de su marido para comprobar que, en efecto, era él. El entierro fue terrible. El dolor se palpaba incluso en el vientre de Radmilla, acariciado sin cesar por muchos de sus familiares, como si quisieran transmitir a la pequeña que estaba a punto de nacer muchas de las cosas buenas de su padre. Treinta días después de aquellos momentos tan duros, sin dejar de llorar una sola jornada desde entonces, Radmilla se puso por fin de parto y dio a luz a la niña, entre las primeras muestras de alegría de una familia tocada y hundida. No sé si llorar o reír explicaba Yossi, de 18 años, hermano pequeño de la víctima, tío de la pequeña. En estas últimas semanas me he ocupado de los AFP Confiscan 600.000 euros a un portavoz de Hamás en la franja de Gaza ABC. Cuando la miseria que se vive en Palestina pasa por sus peo- res momentos desde que los países occidentales suspendieran su ayuda financiera al Gobierno de Hamás, las fuerzas de seguridad leales al presidente Mahmud Abbas confiscaron ayer 639.000 euros, que llevaba ocultos en su cinturón, al portavoz de Hamás, Sami Abu Zuhri, quien trataba de entrar en Gaza desde Egipto. La organización integrista busca fondos de forma desesperada ante la creciente crisis económica y ha llegado a organizar colectas públicas, como la que muestra la imagen, en las que sus partidarios pueden aportar dinero, joyas y otros objetos de valor.