Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 20 5 2006 Nacional EL DEBATE SOBRE LA NEGOCIACIÓN CON ETA 13 Los seis etarras extraditados crearon una base logística y financiera en México Uno de los encarcelados ayer, Kinito fue de HB y confidente de Amedo b La red etarra asentada en Méxi- co suministró al aparato de logística temporizadores que luego fueron utilizados en varios atentados en España DOLORES MARTÍNEZ MADRID. En un avión del Ejército del Aire fueron trasladados de México DF a Madrid seis miembros y colaboradores de ETA que en el país azteca habían creado una base para financiar a la banda y abastecer a su aparato de logística En concreto, a través de esta red la organización criminal adquirió temporizadores que luego fueron utilizados para cometer varios atentados. El primer caso se detectó el 25 de noviembre de 2001 en la bomba que dos terroristas colocaron en el coche en el que se dieron a la fuga tras asesinar en Beasain a los ertzainas de tráfico Ana Isabel Arostegui y Francisco Javier Mijangos. Los etarras extraditados son Juan Carlos Artola Díaz, Ernesto Alberdi Elejalde, María Asunción Gorrochategui Vázquez, Asier Arronategui Duralde, Félix García Ribera y Joseba Urquijo Borde, Kinito ex miembro de Herri Batasuna y confidente del ex comisario José Amedo. En el traslado desde México fueron custodiados por agentes de Interpol y al llegar a la Base de Torrejón fueron fichados antes de ser puestos a disposición de la Audiencia Nacional. Todos ingresaron ayer en prisión por orden del juez Fernando Grande- Marlaska, que los acusa de blanqueo de capitales, integración en organización terrorista y allegamiento de fondos a ETA. Detenidos el 18 de julio de 2003, los seis terroristas formaban parte de una red que dirigía desde Francia Ángel Ochoantesana Badiola, Kirru a quien se acusa de haber pagado 22.000 euros por la compra de 180 temporizadores- -90 digitales y En el asesinato de Martín Barrios De los seis etarras extraditados por México, Ernesto Alberdi Elejalde, Raka de Eibar es el que tiene el currículum terrorista más sangriento. Así, en octubre de 1983 participó en el secuestro y posterior asesinato del capitán de farmacia Alberto Martín Barrios. Este atentado provocó que los vascos se echaran por primera vez a la calle para expresar su repulsa por una muerte. También intervino en el secuestro del médico dentista Manuel Allende Porrua en Bilbao. No obstante, de todos los entregados el más conocido es el apodado Kinito por haber sido durante años confidente del ex comisario Amedo. EFE Jesús Bastante presenta su nuevo libro, Setién: Un pastor entre lobos ABC MADRID. Jesús Bastante, responsable de la información religiosa de ABC, presentó ayer en Madrid su último libro, titulado Setién: Un pastor entre lobos El periodista analiza la figura del polémico prelado, de quien asegura que nadie podrá decir que no ha condenado los atentados de ETA, aunque a continuación los compara con otras situaciones como las supuestas torturas en las cárceles o bien las muertes de los terroristas. La obra fue presentada por el cineasta Iñaki Arteta y al acto asistieron, entre otros, el ex párroco de Maruri, Jaime Larrínaga, y el jesuita Antonio Beristáin. otros tanto analógicos- -en el comercio PS. Control Calor, SA situado en México DF. Este individuo vivió un tiempo en el país azteca y en 2002 regresó a Francia para reincorporarse al aparato de logística La pista sobre las actividades que realizaba la aportó Asier Oyarzábal Chapartegui, tras ser detenido el 23 de septiembre de 2001. Este último, que fue jefe del aparato de logística tenía en un documento la clave 17 millones- Ehun Al descifrarla, la Policía llegó a José Ángel Ochoantesana, detenido el 25 de agosto de 2002. Además, la red desmantelada recibía dinero del aparato de logística a través de un hombre de 70 años residente en Guernica (Vizcaya) Esta persona transfirió desde España a su hijo Asier Arronategui, uno de los extraditados, hasta 156.263 euros, canti- dad que distribuyó por medio de cheques a otros integrantes del grupo, entre ellos a Juan Carlos Artola, que era el responsable del comité de refugiados en México. Con el dinero, los etarras también abrieron fondos de inversión. De ellos fueron sacados los 22.000 euros para comprar los 180 temporizadores que, tras ser enviados a Francia, ETA distribuyó entre sus comandos operativos en España. Además de en el atentado contra los ertzainas de tráfico Ana Isabel Arostegui y Francisco Javier Mijangos, temporizadores adquiridos en México fueron empleados en el coche bomba que el 4 de marzo de 2002 fue colocado contra en la Bolsa de Bilbao, en el artefacto que estalló en Guecho el 20 de abril de 2002 y en la bomba que explosionó en Santander el 22 de junio de 2002. Además, los miembros del comando Madrid Miguel Guillermo San Argimiro y Manuel Miner Villanueva, detenidos el 14 de mayo de 2002, también tenían esos temporizadores, así como los etarras Joseba Segurola e Ibai Aguinaga, capturados en Berriozar (Navarra) el 15 de julio de 2003. Responsables por zonas Cada uno de los miembros de la red era responsable de una zona. Así, del talde de México era jefe Félix García, del de Puebla se encargaba Ernesto Alberdi, el de Oaxaca estaba en manos de Asunción Gorrochategui, el de Nuevo León era dirigido por Asier Arronategui y José María Urquijo, Kinito se ocupaba del de Quintana Roo. Todos compaginaban sus ocupaciones terroristas con trabajos legales. De hecho, Artola y García Ribera tenían cargos de responsabilidad en empresas de un grupo maderero. El hombre que se encargaba de la coordinación entre la dirección de ETA y los taldes de zona en México era Juan Carlos Artola, Mambru por ser responsable de los comités de refugiados.