Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 19 5 2006 Sociedad 53 Ciencia Un investigador español prueba que los simios tienen capacidad para planificar Hasta ahora se creía que sólo los humanos disponen de esa facultad de años, nuestros antepasados más remotos ya eran capaces de pensar en las necesidades que aún no tenían y en cómo iban a satisfacerlas DANIEL MEDIAVILLA MADRID. Planear el futuro es una de las capacidades más humanas que existen y, aunque a veces esta posibilidad de pensar en lo por venir puede convertirse en una fuente de angustia- -un temido lunes puede echar a perder el fin de semana- la previsión ha sido una de nuestras grandes ventajas en la lucha por sobrevivir. Ya se sabe: hombre previsor... Pero resulta que los humanos no somos los únicos animales capaces de hacer planes con anticipación. Los investigadores Josep Call y Nicholas J. Mulcahy, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva de Leipzig, han realizado una serie de experimentos con orangutanes y bonobos (un tipo de chimpancé pequeño) que demuestran que también ellos pueden planificar. En el estudio, que publica hoy Science estos investigadores señalan cómo, durante las pruebas, ejemplares de ambas especies fueron capaces de guardar herramientas con las que habían obtenido una recompensa para volver a utilizarlas más tarde. Había investigadores que afirmaban que la capacidad de planificar era exclusivamente humana, y esto queda refutado por el estudio afirmó Josep Call a ABC. La planificación es una actividad muy exigente cognitivamente, porque impone una amplia separación entre el desarrollo de una actividad y la recompensa que de ella se deriva. En el mundo animal, aunque existen especies que pueden planear y ejecutar varias acciones para lograr un objetivo, siempre lo hacen pensando en una necesidad presente. Así, cuando los chimpancés transportan piedras para cascar nueces, o los cuervos de Nueva Caledonia fabrican herramientas con forma de garfio para cazar insectos, lo hacen para saciar el hambre que tienen en ese momento, no la que tendrán en el futuro. b Hace 14 millones Dos telescopios robóticos gemelos estudiarán las estrellas desde Tenerife EFE TENERIFE. El Observatorio del Teide, en Tenerife, cuenta desde ayer con dos telescopios robóticos gemelos, únicos en el mundo, que permitirán hacer un estudio exhaustivo de la actividad de las estrellas y buscar el origen de sus campos magnéticos. Además, los dos telescopios, de 1,2 metros de diámetro cada uno, ayudarán a los expertos en la búsqueda de planetas extrasolares y, a través de una conexión por internet, permitirán a los escolares y universitarios experimentar con la estrategia de la inteligencia artificial. Los dos nuevos telescopios forman parte del proyecto científico Stella fruto de la colaboración entre astrónomos alemanes y españoles, y ha sido coordinado científica y técnicamente por el astrónomo alemán Klaus Strassmeir. Ambos instrumentos fueron presentados en el Observatorio de El Teide, por el director del Instituto Astrofísico de Canarias (IAC) Francisco Sánchez, y el director del Consejo Rector del Instituto Astrofísico de Potsdam (Alemania) Rainer Kopke. Los dos telescopios son construcciones basadas en espejos con 1,2 metros de diámetro y cuya elaboración ha supuesto un enorme esfuerzo que nunca acaba según el director del Proyecto Stella, Klaus Strassmeir. Una hembra bonobo utilizada en esta investigación planificar es una facultad que se consideraba exclusiva humana. Muchos científicos pensaban que esta capacidad había aparecido en los homínidos hace menos de 2,5 millones de años. Para ver si esto era así, Call y Mulcahy utilizaron en sus experimentos orangutanes, que se separaron del tronco del que procede el ser humano hace aproximadamente 14 millones de años, y bonobos, que divirgieron hace unos seis. La intención era averiguar en qué momento apareció la habilidad de planificar. Si ninguno de los dos tipos de primate hubiesen guardado las herramientas para lograr posteriores recompensas, la exclusividad de los planes de futuro hubiera quedado en manos humanas. Otra posibilidad era que sólo los bonobos hubiesen sido previsores. Esto habría significado que la facultad para prever el futuro apareció después de que los orangutanes se separasen del tronco humano, hace 14 millones ABC de años, pero antes de que la separación de humanos y bonobos, hace 6, se hubiese producido. El resultado final nos muestra que tanto bonobos como orangutanes fueron capaces de guardar las herramientas para el futuro con lo que los estudiosos consideran muy probable que la capacidad de previsión apareciese en los grandes simios hace más de 14 millones de años. El Hombre de Flores no es una nueva especie, según un científico ABC MADRID. Los fósiles de una pequeña criatura con rasgos humanos que vivió hace 18.000 años en la isla indonesia de Flores son las de un Homo sapiens común que sufría microcefalia, asegura Robert Martin, primatólogo del Museo Field de Washington, en un artículo que publica hoy Science Cuando se anunció el hallazgo de este fósil en 2003, a través de la revista rival Nature sus descubridores afirmaron que el cráneo encontrado correspondía a una nueva especie humana a la que se denominó Homo floresiensis En línea con otros investigadores que tampoco han examinado directamente este fósil, Robert Martin sostiene que los restos de la isla de Flores pertenecieron a un humano moderno que sufría microcefalia, un problema patológico que se caracteriza por el tamaño pequeño del cráneo. Protección de la propiedad Después de mostrar que también los simios, igual que los humanos, pueden pensar en las necesidades que tendrán en el futuro y tomar medidas al respecto, los investigadores del Instituto Max Planck quieren estudiar si los antropoides, además de transportar las herramientas para utilizarlas en el futuro, también las protegerán de otros miembros de su especie. Hasta ahora, durante los experimentos, los antropoides estaban solos, y cuando entraban en la habitación dejaban la herramienta en el suelo- -explicó Josep Call- Ahora queremos realizar experimentos en los que participen varios simios, para ver si protegen frente a los otros las herramientas que han decidido guardar. Esto daría una idea aún más clara del valor que atribuyen a esos utensilios que pretenden utilizar en el futuro ¿Qué nos hace humanos? Este tipo de estudios no sólo son interesantes por el conocimiento que nos transmiten sobre los simios, también nos cuentan muchas cosas sobre los humanos. Como explica Josep Call, investigar cómo son los bonobos y los orangutanes es la forma de conocer cómo somos. Ni la comunicación ni este tipo de procesos evolutivos fosilizan, y cuando queremos tener más conocimientos sobre cómo y cuándo se produjeron esos cambios, esenciales para saber qué nos hace humanos, los antropoides son los más adecuados para contarlo Como se ha dicho, la capacidad de El trabajo de Josep Call aporta pistas sobre el proceso evolutivo de nuestras capacidades cognitivas