Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 19 5 2006 Nacional EL DEBATE SOBRE LA NEGOCIACIÓN CON ETA 15 El TSJ vasco también suspende por tres años la pena que prohibía a Otegi acudir a las elecciones La decisión abre la puerta para que el batasuno se presente a las próximas municipales NIEVES COLLI MADRID. La suspensión por tres años de la ejecución de la condena dictada el pasado mes de octubre por el Tribunal Supremo contra Arnaldo Otegi no sólo afecta a la pena principal que le fue impuesta- -un año de prisión como autor de un delito de injurias graves al Rey- -sino también a la pena accesoria, consistente en un año de inhabilitación para ejercer el derecho al sufragio pasivo (es decir, la prohibición para presentarse como candidato a una convocatoria electoral) De esta manera, la única condena firme que pesa sobre el portavoz de la ilegalizada Batasuna- -que en la actualidad tiene abiertas otras seis causas penales- -no será suficiente para impedir, en su caso, que éste concurra a los comicios municipales previstos para el próximo mes de mayo si lo hace en el seno de un partido político legal. Fuentes del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) explicaron que, aunque el auto de suspensión de la ejecución de la condena no diga de manera expresa que la medida afecta a la pena accesoria, debe entenderse que ésta sigue la misma suerte que la principal, pues ambas van unidas. En medios de la Fiscalía y del Tribunal Supremo se asegura que, aunque no existe una jurisprudencia asentada sobre esta cuestión, es práctica habitual en juzgados y tribunales aplicar la suspensión de la ejecución de la condena sólo a aquellas penas que afectan a la libertad de las personas y no a las penas que se impongan con el carácter de accesorias, Mujeres del PSN, contra la edil que apoyó a Batasuna BEGOÑA LÓPEZ PAMPLONA. Las mujeres que integran la Comisión Ejecutiva del Partido Socialista de Navarra (PSN- PSOE) cargaron ayer contra las andanzas de la edil socialista en el Ayuntamiento de Pamplona Ainhoa Aznárez por su adhesión a la iniciativa Ahotsak que han suscrito mujeres de todos los partidos del País Vasco y Navarra (entre ellas la batasuna Jone Goirizelaia) salvo de UPN y CDN, para blindar el proceso de paz Las dirigentes del PSN acusaron a Aznárez de desprecio a su partido. Uno de los etarras, Félix Salustiano, custodiado por un policía mexicano AFP México extradita a seis presuntos etarras reclamados por la Audiencia EFE MEXICO. El Gobierno de México extraditó ayer a seis vascos investigados por la Audiencia Nacional por presunta pertenencia a la organización terrorista ETA. Los seis extraditados son Juan Carlos Artola, Asier Arronategi, María Asunción Gorrotxategui, José María Urquijo, Ernesto Alberdi y Félix Salustiano, quienes fueron detenidos en México en julio de 2003 por su presunta relación con la trama financiera de ETA. El Gobierno español solicitó la extradición en septiembre de 2003, y el 30 de julio de 2004 la Cancillería mexicana accedió a la petición. No obstante, la defensa presentó un recurso de amparo y por ello se aplazó hasta ayer la extradición. Hasta su trasladado a España, los seis acusados perma- necieron encarcelados en el Reclusorio Norte y en el penal de Santa Marta Acatitlán, ambos en Distrito Federal. Desde 1994, las autoridades mexicanas han expulsado del país a más de veinticinco miembros, o presuntos miembros, de ETA. La última extradición hasta ayer fue la de Oscar Cadenas, en 2000 acusado de estar implicado en 19 asesinatos. así como tampoco a la responsabilidad civil que se fije en cada caso. Al regular esta institución jurídica, el Código Penal se refiere única y exclusivamente a las penas privativas de libertad del mismo modo que el Tribunal Constitucional ha venido manteniendo que la razón que justifica este beneficio no es otro que evitar el perjuicio que el cumplimiento de penas privativas de libertad cortas puede causar en determinados penados. En este sentido, las fuentes citadas recuerdan que no se trata de un indulto ni de un perdón, sino de dejar en suspenso la entrada del condenado en la cárcel.