Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional CRISIS POLÍTICA POR EL ESTATUTO CATALÁN VIERNES 19 5 2006 ABC Maragall se revuelve contra Zapatero y le acusa de confundir Cataluña con CiU Crece el malestar entre los socialistas contra el president cuya sustitución se acerca b El responsable de la Generalitat, que ayer evidenció su falta de sintonía con el presidente del Gobierno, aseguró comprender la postura de ERC ante el pacto CiU- PSOE MARÍA JESÚS CAÑIZARES BARCELONA. Los insistentes rumores sobre su sucesión provocaron ayer que el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, pusiera de manifiesto su malestar respecto a quienes cuestionan su liderazgo dentro de las filas socialistas y, de forma implícita, reconociera que, hoy por hoy, sus relaciones con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, no son precisamente buenas. Ocurrió en la sesión del control del Gobierno celebrada en el Parlamento catalán, donde acusó al líder del PSOE de cometer el error importante de confundir Cataluña con el nacionalismo catalán Un error que Maragall hizo extensivo a los expresidentes Adolfo Suárez (UDC) y a Felipe González (PSOE) La reflexión se produjo en respuesta a la intervención del líder de CiU, Artur Mas, quien criticó el desbarajuste que ha supuesto para los catalanes la expulsión de ERC del Ejecutivo autonómico y el anuncio de elecciones anticipadas. Mas acusó a Maragall de ser el último en enterarse de que había posiciones diferentes sobre el texto estatutario en el seno del tripartito, ya que el inicial voto nulo pedido por ERC ya sugería esa división. El dirigente socialista dijo que, efectivamente, el voto nulo era difícil de entender, pero no era un no En este sentido, aseguró haber demostrado una máxi- ma compresión respecto a las dificultades que los republicanos podían tener para hacer compatible una posición moderadamente crítica con el proceso de negociación en el Congreso Fue entonces cuando Maragall dijo que en Madrid se confunde Cataluña con el nacionalismo catalán. Eso es un error importante que, añadió, cometieron Suárez, González y, en cierta medida, Zapatero El líder del PSC prometió extenderse al respecto en una futura ocasión, si el tiempo parlamentario se lo impedía, pero quedó claro que los dardos lanzados contra el presidente del Gobierno se referían al acuerdo estatutario entre PSOE y CiU, del que quedó excluida ERC y prácticamente el propio Maragall. Es precisamente en los denominados pactos de la Moncloa donde se sentaron las incipientes bases de un po- Don Felipe y Doña Letizia, al abandonar ayer por la tarde el acto de los empresarios catalanes ELENA CARRERAS Las pymes catalanas proclaman su apoyo al Estatuto ante los Príncipes de Asturias J. C. VALERO BARCELONA. El presidente de Pimec (patronal catalana de la pequeña y mediana empresa) Josep González, abogó anoche por el voto afirmativo en el referéndum sobre la reforma del Estatuto de Cataluña en el transcurso de la entrega de los premios Pimes 2006 que presidieron en Barcelona sible relevo del presidente de los socialistas catalanes como candidato a la Generalitat. Un relevo por el que pugnan determinados sectores del PSOE, donde el nombre de José Montilla, primer secretario del PSC, cada vez cobra más fuerza. Los socialistas ven a Maragall cada vez más desmarcado del partido y excesivamente entregado a una posible reedición del tripartito en las elecciones que, de forma anticipada, se celebrarán probablemente en noviembre. La dirección de los socialistas catalanes ha bendecido la posible sustitución de Maragall por Montilla como cabeza de lista, algo que, en todo caso, no se producirá hasta después del referéndum del 18 de junio- -el propio Maragall firmó ayer el decreto de la convocatoria- -para evitar una imagen de división interna. Hasta ahora, el ministro de Industria se ha mostrado reacio a relevar a Maragall porque no quiere protagonizar un enfrentamiento personal con quien ha formado tándem electoral durante años, pero cada vez son más las voces socialistas que empujan al primer secretario del PSC a aceptar ese cometido. De ese empeño por volver a pactar con los independentistas dio muestra ayer el presidente de la Generalitat, también en la sesión de control, cuando expresó al líder republicano, Josep Lluís Carod- Rovira, su voluntad de no romper los puentes con esta formación. Carod echó en cara al líder socialista que acusara a su partido de predicar el fundamentalismo y compararle con el PP en un acto celebrado anteayer en Madrid. Le pido que no se apunte al castigo fácil a ERC, a su estigmatización. Sus últimas palabras han sido desproporcionadas e injustas dijo. Por su parte, Maragall instó a Carod a no hacer imposible ningún escenario de futuro y, tras alabar la trayectoria de ERC, lamentó que este partido no emulara el sacrificio que hizo Francesc Macià cuando se aprobó el Estatuto de 1932. No obstante, dijo que nada de lo que ha pasado me ha hecho cambiar de opinión sobre la acción de Gobierno de ERC y aseguró que su balance se puede exhibir con orgullo los Príncipes de Asturias. González se mostró preocupado respecto a la inestable situación política derivada de la expulsión de ERC de la Generalitat. El máximo dirigente de Pimec apremió al presidente catalán, Pasqual Maragall, a que convoque lo más pronto posible las elecciones autonómicas, ya que sólo desde la estabilidad se puede planificar, ejecutar y se avanza aseguró. González dijo que su llamamiento en favor del sí en el referéndum del nuevo Estatuto es fruto del sentimiento mayoritario del mundo empresarial El Príncipe de Asturias pidió a las administraciones que no escatimen esfuerzos para ayudar a las pequeñas y medianas empresas, las que más padecen el cambio de modelo productivo. En su discurso, el Príncipe Don Felipe aseguró que el tejido pyme es fundamental porque son las pequeñas y medianas empresas las principales generadoras de empleos y de contribución a la riqueza El dirigente socialista marcó distancia con el PSOE en pleno debate sobre su sucesión por Montilla El presidente del PSC se mostró comprensivo con la postura de los republicanos ante el pacto CiU- PSOE