Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 19 5 2006 Opinión 7 TRIBUNA ABIERTA De lo que se trata en esta historia es de presentar un cristianismo sin resurrección, una religión sin trascendencia y, en consecuencia, una moral sin heteronomía, donde el bien y el mal lo decide la conciencia autónoma del hombre, que se cree Dios paganos. De convertir en norma el reverso tenebroso en lugar del anverso. De hacer de la moral cristiana, que sirve de guía para lograr la felicidad, un código de represión que hay que desterrar. Esta nueva religión, con un Dios muerto, había sido anunciada por el maestro Eckhart y por Hegel. Según el oráculo Savater: Dios venía agonizando de manera más o menos decorosa desde el renacimiento, fue la ilustración la que precipitó fulminantemente su fallecimiento... pero su hueco quedó repleto de sólidas instituciones Por eso, en esta religión sin trascendencia, donde no hay diferencia entre lo temporal y lo espiritual, es posible cualquier mesianismo histórico. Y, por lo tanto, también la divinización de la política: una nueva religión secular, una nueva ideología fundamentalista, que prometa la salvación en la tierra, en la historia. En fin, instituciones tan sólidas como el comunismo o el nacionalsocialismo. El nuevo cristianismo sin trascendencia que predica Dan Brown es una nueva versión de la diosa Gea del deus sive natura de Espinoza; de la divinización del cosmos. Al cabo, un nuevo panteísmo que sacraliza a la naturaleza, a la materia y al yo. Es una religión cuyo mensaje de esperanza se traduce en la muerte como una vuelta armoniosa a la madre naturaleza, de la que el hombre había salido. Es de nuevo el triunfo de la filosofía del absurdo, del sinsentido, de la nada. De la ausencia de finalidad que caracteriza a toda la metafísica moderna, y que tanto desesperó al siglo XX; pues solamente la resurrección da sentido a la vida, al menos en el cristianismo. Abogado del Estado POR JESÚS TRILLO- FIGUEROA LAS CLAVES DE EL CÓDIGO DA VINCI (I) El nuevo cristianismo sin trascendencia que predica Dan Brown es una nueva versión de la diosa Gea del deus sive natura de Espinoza, de la divinización del cosmos. Es de nuevo el triunfo de la filosofía del absurdo, del sinsentido, de la nada ARA alguien como yo, que saca en procesión todos los viernes santos a la Magdalena, le parece evidente cuál es la clave teológica que encierra la historia de El Código da Vinci convertir a Magdalena en la novia y esposa de Cristo, con quien tiene un descendiente que continúa la dinastía de la diosa femenina significa que se diluye la divinidad de Jesucristo y desaparece la trascendencia que supone la resurrección del crucificado. Jesús es tan solo un maestro y profeta humano Por el contrario, para los cuatro evangelistas canónicos, María Magdalena está presente en la muerte y en la resurrección de Cristo. Ella es el testigo humano de ambos acontecimientos, y por lo tanto de la divinidad de su maestro A muchos les escandalizó siempre que a la primera persona que se apareció el Dios resucitado fuera a María Magdalena, de quien la tradición dice que era aquélla de la que habían salido siete demonios. Pero es justo, pues ella fue la más valiente, y leal en la primera hora, de entre los discípulos. De lo que se trata en esta historia es de presentar un cristianismo sin resurrección, una religión sin trascendencia y, en consecuencia, una moral sin heteronomía, donde el bien y el mal lo decide la conciencia autónoma del hombre, que se cree dios; por eso se entiende el éxito que ha logrado, que, sin duda, sintoniza con el pensamiento hegemónico. La vida que propone este tipo de pensamiento necesita ser vivida desesperadamente, apurando la copa de cada momento, como si fuera a durar eternamente, sin preguntarse ni por el comienzo ni por el final. Pero vana es nuestra fe sin la resurrección como decía el apóstol Pablo; porque, en tal caso, tendrían razón aquellos filósofos que anunciaron la muerte de Dios. El cristianismo ya no sería una religión de vida y victoriosa: sería una religión de vencidos. El problema de esta movida es que no se queda en una simple novela frívola, hecha para vender libros. La intención, según el propio autor, es transmitir un determinado pensamiento en materia de religión y una actitud ante la vida. Él dice ser cristiano, pero de un cristianismo sin un Cristo Dios: Jesús es un simple hombre testigo de la religión de la diosa. No es necesario negar el cristianismo, pues, como apuntaba Nieztsche, hasta ahora el ataque al cristianismo no solamente es tímido, sino mal dirigido. El problema de su verdad es accesorio mientras no se ponga en cuestión el valor de su moral Sin un Cristo resucitado, la moral cristiana habría sido una moral de muerte, a la que sólo le quedaría un tímido mensaje de caridad y de misericordia. Si el hombre no es capaz de trascendencia y no sale de su conciencia, la realidad carece de valor. P La valoración será un acto del hombre, producto de sus instintos, de sus deseos, de su voluntad. Sin un orden trascendente, el alemán tendría razón: En verdad los hombres se dieron a sí mismos su bien y su mal, no los hallaron, no los escucharon como una voz salida del cielo Y de esto es de lo que se trata: de darle la vuelta a la tortilla, de trasmutar los viejos valores cristianos por los nuevos valores REVISTA DE PRENSA POR JUAN PEDRO QUIÑONERO TREGUA INCIERTA, COLÓN INGLÉS Europa entera a los pies de Barcelona afirma El Comercio en Lima, reflejando la admiración de Europa y América ante la épica aventura del Barça, con un entusiasmo que suscita un largo rosario de incertidumbres. ¿Dónde irán los inmigrantes? se pregunta Berliner Zeitung, en Berlín, dando por supuesto que el Gobierno español no podrá contener indefinidamente la marea humana subsahariana. En Londres, Financial Times publica un indispensable análisis de fondo sobre el problema de la inmigración a ambas orillas del Atlántico. A su modo de ver, la posición de los EE. UU. es ambivalente (se reconoce la necesidad de mano de obra, pero se piensa construir un muro en la frontera mexicana) mientras que la posición de la UE es incoherente España es citada como ejemplo de política que ha causado trastornos significativos a sus vecinos europeos. En Burdeos, Sud- Ouest intenta poner en claro la imprevisible evolución de la marea negra etarra, sin poder conseguirlo, a la luz del vasto arco iris de opiniones que se desprenden de la no menos imprevisible tregua subrayando el único punto sensible: su carácter irreversible será directamente proporcional al compromiso de Francia y España Proporcionalidad inquietante: para Francia es pura y sencillamente IMPENSABLE el diálogo con una banda terrorista; y, para España... vaya usted a saber. Ausente el presidente Zapatero, desde hace meses, de la UE, El Mercurio hace un balance feroz de la nueva realidad hispanoamericana, queresume con esta frase: Retroceso continental España no es citada expresamente, pero su denuncia del populismo político coincide con los bien visibles apoyos españoles de los últimos doce meses. Ante la crisis hispano- boliviana, El Nuevo Día boliviano publica un editorial titulado Demagogia y políticas de Estado denunciando el discurso provocador y generador de enfrentamientos que el Gobierno español comenzó apoyando con simpatía, antes de replegarsecon la cautela del gato duramente escaldado. En el terreno de las incertidumbres políticas, en París, L Humanite resume de manera muy lírica la crisis del tripartito: El Ejecutivo catalán pierde su alma Mucho más imaginativo, el Daily Telegraph, en Londres, se pregunta si finalmente no terminará descubriéndose que Cristóbal Colón era inglés, a la luz de las investigaciones en curso del estudio del ADN de sus inmortales restos. Veremos.