Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 JUEVES 18 5 2006 ABC Internacional Informe de la Comisión del Parlamento Europeo sobre los vuelos de la CIA 1 Orebo Shannon 1- Suecia: Dos egipcios fueron entregados a agentes de la CIA en 2001 4 2 Mallorca Washington Rabat Argel Mitiga Trípoli El Cairo Tenerife Guantánamo Líbano Jordania 3 Bucarest Skopje Bakú 2- Italia: La CIA captura al iman de una mezquita de Milán 3- Bosnia: Seis argelinos son entregados a la Agencia estadounidense Yibuti -La CIA operó más de 1.000 vuelos por territorio europeo- La Agencia estadounidense confirma la existencia de 30 a 50 detenciones y traslados- EE. UU. habría instalado cárceles secretas en Europa, África y Asia para trasladar sospechosos, algunos de ellos detenidos en suelo europeo Nigeria Liberia Nairobi 4- Alemania: Un ciudadano de origen libanés fue secuestrado en la frontera de Macedonia. Fue liberado en un aeropuerto aleman y ha presentado una denuncia en EE. UU. Fuentes de la CIA afirman que las capitales europeas estaban al corriente de los vuelos Los eurodiputados que han viajado a Washington dicen que han hablado con fuentes fidedignas b Representantes de EE. UU. han confirmado que hubo entre 30 y 50 casos de detenciones y traslados, y que se crearon centros secretos de detención en Europa ENRIQUE SERBETO. CORRESPONSAL BRUSELAS. Como era de esperar, la comisión de investigación del Parlamento Europeo ha vuelto de EE. UU. cargada de información sobre los vuelos de la CIA, información que incrimina... a los propios gobiernos europeos. La mayor parte de esta información no viene de las de fuentes abiertas y oficiales con las que también se entrevistaron, pero los eurodiputados han vuelto de Washington con la cartera llena de conjeturas que sirven para redondear las teorías de que las autoridades europeas estaban al corriente de los vuelos irregulares, detenciones extrajudiciales y cárceles secretas, que lo autorizaron todo y por tanto los norteamericanos no han violado nunca la soberanía de nadie El socialista italiano Giovanni Fava reveló ayer que las fuentes con las que se han entrevistado le han confirmado que hubo entre 30 y 50 casos de detenciones y traslados, y que tras los atentados del 11 de septiembre es cierto que Estados Unidos creó varios centros secretos de detención en Europa. Los diputados europeos reconocen que no les han dado ni fotografías, ni nom- bres, ni datos concretos sobre la localización de tales centros de detención, pero consideran que las fuentes son fidedignas Los norteamericanos pueden hacer tranquilamente este tipo de revelaciones, teniendo en cuenta que en las actuales circunstancias su sensibilidad política y social sobre este caso es muy diferente de la europea. Al fin y al cabo, Bush acaba de nombrar como director de la CIA a un general implicado en el caso de escuchas telefónicas masivas y no parece que cualquier revelación sobre detenciones ilegales de sospechosos de terrorismo en Europa pueda afectar al futuro del debate de asuntos como Guantánamo. Silenciar a los aliados Sin embargo, arrojando las sombras de la sospecha sobre la responsabilidad de los gobiernos europeos, los servicios secretos norteamericanos se procuran una situación muy cómoda y se aseguran de que cualquier cosa que les pudiera afectar a ellos, va a pasar antes o después también como un ciclón por los despachos de los ministerios de Defensa o de Asuntos Exteriores de los aliados del otro lado del Atlántico, a los que de alguna manera obligan a atrincherarse en el silencio. Los eurodiputados se han entrevistado con fuentes que calificaron como fidedignas que fueron altos funcionarios de la CIA hasta fechas recientes o que identificaron simplemente como fuentes de la Inteligencia norteamericana También se reunieron con el secretario de Estado adjunto para Europa, Dan Fried; el asesor legal del Departamento de Estado, John Bellinger, y el ex director de la CIA, James Woolsey. Según reveló ayer el portugués Carlos Coelho, presidente de esta comisión temporal de investigación, la única diferencia entre los interlocutores que no pueden identificar y los que se reunieron abiertamente con ellos es que mientras que los primeros hablaron más claramente, los segundos usaban siempre eufemismos diplomáticos. Así, sobre el caso del secuestro en Milán del egipcio Abu Omar, en el año 2003, los interlocutores reservados dijeron que consideraban imposible que las autoridades italianas no estuviesen al corriente de lo que estaba pasando cuando los agentes de la CIA entraron en el país, lo detuvieron y lo metieron en un avión; mientras que para el Departamento de Estado, la versión es que existe el convencimiento de que Estados Unidos no ha violado la soberanía de ningún país europeo se supone que sencillamente porque los servicios secretos no han hecho nada sin autorización previa. El hecho es que por este caso concreto los tribunales italianos han identificado a 22 agentes estadounidenses y ya han pedido su extradición. Asunto zanjado Con los primeros datos de este viaje a Washington (el informe completo aún no ha sido redactado) se deduce que los norteamericanos también son diestros en el conocido deporte de tirar de la manta en casos delicados. Para Washington, oficialmente, el tema quedó zanjado a nivel de Gobiernos en una reunión en la OTAN en la que la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, y sus colegas europeos acordaron considerar que el asunto no merecía más que un perfil bajo y que a todos convenía correr un tupido velo sobre el tema. Sin embargo, el Parlamento Europeo y el Consejo de Europa han creado distintas modalidades de entidades de investigación, para seguir dirimiendo las circunstancias exactas que han envuelto las actividades de la CIA en el Viejo Continente. Coelho, el eurodiputado conservador que presidió la delegación, dijo ayer que la visita a Washington le había confirmado en su tesis de que las sospechas deben tomarse en serio y que las instituciones comunitarias tendrían que determinar si ha habido violaciones de la legislación interna europea Existe el convencimiento de que Estados Unidos no ha violado la soberanía de ningún país europeo