Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 MIÉRCOLES 17 5 2006 ABC Cultura y espectáculos Seguridad extrema Condiciones de embalaje Realizado por una empresa especializada en movimiento y transporte de obras de arte (SIT) Características de la caja: material antichoque y antivibración, material isotérmico, sistema compacto de medida de la humedad y temperatura, sistema medidor de impactos, estructura y resistencia diseñada en función del peso, las dimensiones, la posición del traslado, los puntos de anclaje y la accesibilidad de manipulación. Interior revestido para la protección física, el asilamiento térmico con barrera de humedad. Movimiento de la pieza Manipulación con guantes. Los materiales en contacto con la escultura con pH neutro. Inmovilizado en el interior de la caja mediante un sistema de anclaje que en ningún caso genere tensiones o roces. Sondas de medición de humedad, temperatura e impacto en el interior. Cerraduras de seguridad. Manipulación en posición vertical por personal cualificado. Carmen Calvo, ayer junto a la Dama de Elche, antes de su viaje Condiciones de transporte Máxima seguridad, en un vehículo protegido contra robo y acompañado de escolta. Características del vehículo: capitoné, climatizado, doble cierre de seguridad, sistema de suspensión neumática, carrocería blindada, con aislamiento térmico, sistemas de control de temperatura y humedad controlables desde la cabina, sistema de alarma y extinción de incendios, sistema de alarma contra intrusión, sistema de suspensión global y de apoyo del embalaje que evite la vibración del mismo. donde comparte protagonismo con otra gran Dama, la de Baza, habrá un módulo especialmente diseñado, en el cual se insertarán dos pantallas: en una de ellas se mostrará a la Dama de Elche, mediante circuito especializado que garantiza su visión en tiempo real. En la segunda, se proyectará un vídeo que recorre la larga historia de esta importante pieza, desde su descubrimiento hasta la actualidad, representaciones e interpretaciones que se han hecho de ella y su simbolismo dentro de la cultura ibérica. La Dama de Elche, descubierta el 4 de agosto de 1897, llegó al Arqueológico Nacional el 11 de marzo de 1971. Pieza clave del arte y la cultura de los íberos, y una de las obras más bellas de la antigüedad hispana, durante 44 años estuvo exiliada en Francia. Pierre Paris la compró para cederla al Louvre. El 8 de febrero de 1941 regresó a España, formando parte de los fondos del Prado durante tres décadas. Sólo en una ocasión volvió fugazmente a Elche. Fue en 1963, en un traslado en que viajó a bordo de un dos caballos para presidir un Congreso Eucarístico. Cuarenta y tres años después, está en casa de nuevo. La ministra de Cultura supervisó ayer el embalaje y despidió con honores a la Dama de Elche. La escultura será por seis meses la estrella del Museo Arqueológico de Elche, adonde llegó anoche Pareja de Damas para un viaje de película TEXTO: NATIVIDAD PULIDO FOTO: IGNACIO GIL MADRID. El viaje de la Dama de Elche, narrado en vivo y en directo. Bueno, casi. A primera hora de ayer, los técnicos del Museo Arqueológico Nacional se afanaban en acomodar a tan insigne viajera en una caja de lo más psicodélica. Parecía más una cápsula destinada al espacio interestelar que una caja de transportes con destino a Elche. La cápsula- caja no se selló hasta que a mediodía llegó la ministra de Cultura para hacerse la foto con ella y despedirla con honores de Estado. Y es que mañana Carmen Calvo estará en Bruselas y no podrá acompañar a la Infanta Doña Cristina en la inauguración del Museo Arqueológico de Elche (ubicado en el Palacio de Altamira) parada final de la Señora ilicitana. Allí estará los próximos seis meses. A falta de foto el jueves, buena es la del martes. La expectación no defraudó, como era de esperar, y los flashes y las cámaras inmortalizaron a esta pareja de Damas, que posaban encantadas. Sorprende que se haya esperado hasta el último momento para hacer el traslado de la pieza. Viajó ayer por carretera. Más en concreto, en un ca- mión especial ignífugo, cuyo ritmo, advertían, será lentísimo, para que no se resienta la pieza La empresa de transportes elegida es SIT. La Dama llegó a Elche pasadas las nueve de la noche, escoltada por varios vehículos policiales. Algunas calles y avenidas de la ciudad se cerraron al tráfico para facilitar su traslado al Palacio de Altamira, donde fue recibida por unas 800 personas entre vítores y aplausos como una gran estrella de cine. Todos los informes, favorables Al contrario de lo que ocurre con el Guernica de Picasso, cuyo exhaustivo informe de su estado de conservación desaconseja cualquier viaje, en el caso de la Dama de Elche todos los informes fueron favorables. Ha sido examinada a través de técnicas de imagen, se le han realizado análisis colorimétricos, se han estudiado las pátinas, las capas y los depósitos superficiales y se ha sometido a rayos gamma para conocer el estado de la piedra. No se han escatimado gastos en medidas de seguridad. Estamos tranquilos, porque viaja con las máximas garan- tías afirma con rotundidad la ministra. La pieza se ha asegurado en quince millones de euros. El beneficiario es el Estado español. En concreto, el Ministerio de Cultura. Se trata de un seguro a todo riesgo y clavo a clavo desde el momento de la salida de los bienes del museo hasta su regreso, incluyendo tanto el transporte de las obras como su estancia en la exposición. El seguro corre a cargo del Ayuntamiento de Elche. El busto viajó encerrado en una caja de poliespán recubierta con otra caja de madera ignífuga. Contaba con unos apoyos de espuma de baja densidad y con un panel de abeja de aluminio tanto en el embalaje como para su exposición. Unos sensores se encargaban de controlar en todo momento la temperatura y el movimiento de la obra. Durante el medio año que estará fuera de casa, se aprovechará para remodelar y poner al día la sala donde se exhibe la Dama de Elche en el Museo Arqueológico Nacional, que se dotará de la tecnología más puntera. Durante su estancia en el Palacio de Altamira, estará protegida en una vitrina. Mientras, en el espacio donde habitualmente se exhibe, y