Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 17 5 2006 51 Algunas zonas de España tendrán hoy temperaturas extremas que pueden superar las máximas históricas Una sentencia otorga derecho asistencial en toda la UE a los pacientes europeos Las listas de espera son suficiente motivo para ir a operarse a otro país británica recurrió ante el Tribunal de la UE después de que su país se negara a reembolsarle una operación de cadera que se hizo en Francia MARIBEL NÚÑEZ. CORRESPONSAL BRUSELAS. Las listas de espera en los hospitales europeos pueden salir a partir de ahora más caras de lo que pensaban algunos gerentes. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea emitió ayer una sentencia por la que reconoce el derecho de una ciudadana británica a operarse en otro país europeo, en este caso Francia, con cargo al presupuesto del sistema sanitario público británico, ya que la espera en su país habría sido médicamente inaceptable Esta sentencia es fruto del recurso que presentó ante el Tribunal la ciudadana británica Yvonne Watts en 2002, después de que el servicio de salud de su país no le autorizara una operación de cadera en el extranjero por calificar de poco urgente el caso, a diferencia de lo que pensaron los médicos que la trataron después en Francia. b Una ciudadana JUAN PIEDRA Marcos Kyprianou, comisario de Salud de la UE AP posibilidad de sufrir un infarto durante el consumo se multiplica por 24, con independencia de la dosis o la frecuencia con la que se accede a la droga. Además, el infarto causado por la cocaína no requiere enfermedades cardiovasculares anteriores: es un efecto directo de su consumo. Lo más desalentador es que aún no existe un tratamiento biológico estandarizado para la cocainomanía- -como sería la metadona para los heroinómanos- Por eso, su cura es más compleja. En la mayoría de los casos, requiere de un fuerte proceso psicoterapéutico, ya que la dependencia de la cocaína provoca trastornos psiquiátricos graves- -al margen de los físicos- hasta el punto de que su consumidor habitual acaba prefiriendo una dosis a cualquier otra actividad humana, ya sea sexual, intelectual o de cualquier otro tipo. Precedente importante El elemento fundamental que recoge el fallo, y lo que sienta un importante precedente para casos futuros, es el hecho de considerar la lista de espera como médicamente inaceptable en algunos casos y que, en definitiva, es lo que da derecho a los europeos a operarse en otro país miembro. Pero la cuestión va más allá, porque el Tribunal señala en su sentencia que en el país donde se operó la ciudadana británica recibe la asistencia a cambio de una remuneración, sin que sea necesario analizar si las prestaciones de asistencia hospitalaria realizadas en el marco del sistema nacional al que dicha perso- La sentencia califica la lista de espera como médicamente inaceptable en algunos casos na está afiliada (en este caso, el Reino Unido) constituyen en sí mismas servicios a efectos de las disposiciones relativas a la libre circulación de servicios lo que da más posibilidades a los pacientes a la hora de conseguir una intervención en un país europeo distinto al suyo. En el caso de la ciudadana británica, ella misma pidió autorización al Servicio de Salud británico (NHS) para realizarse la operación en Francia, permiso que le fue denegado alegando que el periodo de espera previsto en su sistema era médicamen- te aceptable con arreglo a la situación y a las necesidades clínicas del paciente Lo que ocurrió fue que un tiempo después su enfermedad (artritis de cadera) se agravó; y, tras el preceptivo examen médico, tampoco entonces consiguió el visto bueno para operarse en el extranjero, dada la existencia también de listas de espera en su país de origen, por lo que le recomendaron tratamientos paliativos. Unos meses después, en enero de 2003, Watts empeoró más y decidió trasladarse a Francia para una operación por la que pagó 5.700 euros (3.900 libras) que posteriormente reclamó al Servicio de Salud británico, a través de una denuncia ante el Tribunal de Justicia británico que ya no fue ni siquiera admitida a trámite. Ahora, más de dos años después de la intervención, tras el fallo dictado ayer en Luxemburgo, el Tribunal de la UE enmienda al Tribunal de Justicia británico con el argumento decisivo de que el tiempo que tendría que haber esperado Watts en Reino Unido era médicamente inaceptable para la evolución de su enfermedad. El viaje, por cuenta del paciente Una de las cosas que no incluye el fallo de ayer son los gastos de desplazamiento del enfermo a otro país miembro de la UE, ya que esto sólo se abonará en el caso de que en el país de origen del enfermo esta prestación esté explícitamente reconocida, algo que en el caso de la reclamación de la ciudadana británica no se daba. Este derecho, el de la asistencia hospitalaria de un europeo en otro país miembro, es de aplicación, según los artículos 48, 50 y 152 de las Comunidades Europeas, a los trabajadores por cuenta ajena, a los trabajadores por cuenta propia y a los miembros de sus familias que se desplazan dentro de la Unión Europea.