Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Internacional LA MAFIA SE DESPEREZA EN BRASIL MIÉRCOLES 17 5 2006 ABC La ciudad comienza a recuperarse después de cuatro días de violencia. El saldo provisional de la ola de ataques deja al menos 133 muertos y una pésima memoria para los brasileños sobre un problema que tardará mucho tiempo en ser resuelto: la violencia Sao Paulo, rehén del miedo VERÓNICA GOYZUETA. CORRESPONSAL SAO PAULO. Después de cuatro días de pánico, Sao Paulo comienza a retomar lentamente la normalidad. La ciudad, que fue desde el viernes rehén de la mafia de las cárceles, entró este martes en ritmo de día festivo, con pocos autos y gente en las calles. Un contraste con su rutina de movimiento frenético y de gigantescos embotellamientos. Desde el viernes, la facción criminal PCC (Primer Comando de la Capital) aterrorizó a la ciudad con 251 atentados que dejaron un saldo de 133 muertos: 71 bandidos, 32 policías, 18 presos, 8 carceleros y 4 civiles. Desde la prisión y con teléfonos móviles, los líderes del PCC ordenaron los ataques a puestos policiales, patrullas, agencias bancarias, y la quema de cerca de 90 autobuses. El PCC dirigió cerca de 80 motines en prisiones de los Estados de Sao Paulo, Paraná y Mato Grosso do Sul, con al menos 400 rehenes. El gobernador de Sao Paulo, Claudio Lembo, anunció el lunes por la noche el control de la situación y el fin de los 53 motines aún abiertos. Pero a esa al- tura, Sao Paulo ya era una ciudad fantasma, con un toque de queda voluntario. Sus 12 millones de habitantes estaban asustados por rumores de falsos atentados que comenzaron a circular en internet. Uno de los hoax como son llamados los rumores virtuales, informaba de que una céntrica estación de metro había sido ametrallada. La ciudad, motor económico de Brasil, entró en una especie de histeria colectiva y adelantó en tres horas su tradicional hora punta, con 190 kilómetros de embotellamiento en plena tarde. Amenazas y rumores de bombas y atentados provocaron evacuaciones de empresas y el cierre del comercio. Las universidades suspendieron sus clases por situación de inseguridad generalizada en la ciudad como informó la Pontificia Universidad Católica de Sao Paulo. El comandante de la Policía Militar, Elizeu Eclair Teixeira Borges, trató de controlar la situación informando de que no había toque de queda, y llamó la atención a la prensa por generar el mie- do. Fue la falta de noticias lo que generó el pánico. Faltaron informaciones de las autoridades, que no se manifestaban oficialmente desde el domingo en la noche criticó el periodista de TV Globo Chico Pinheiro. Para Óscar Vilhena, investigador de la ONU sobre violencia, los atentados fueron resultado de décadas de negligencia de los Gobiernos del Estado y Federal. Amnistía Internacional emitió un duro comunicado: Es hora de que los Gobiernos de Sao Paulo y Brasil se pregunten cuántos policías, cuántos jóvenes negros o mulatos, y cuántos otros deben ser asesinados antes de que ellos enfrenten los profundos y sistemáticos problemas de justicia penal, que mantienen los números de muertes violentas en un nivel chocante Reacción a la violencia El Congreso prometió votar, aprobar y enviar para sanción presidencial, en plazo récord de 15 días, una nueva ley sobre el régimen disciplinario de seguridad máxima que aísle por cuatro años a los líderes de facciones criminales. Tendrían prohibidas las visitas íntimas y sólo podrían conversar con su abogado una vez al mes. Los contactos serían grabados.